Tendencias21

El resurgimiento religioso tiene su origen en la crisis de nuestra civilización

La religión vive un momento de resurgimiento social que tiene su explicación en la crisis de nuestra civilización, señala el historiador norteamericano Alexander Saxton al comentar su nuevo libro, «Religion and the human prospect». Saxton considera que el cambio en las creencias religiosas es irreversible porque los creyentes no están más a salvo que los ateos de las consecuencias de nuestros actos sobre el mundo. El verdadero enemigo (que siempre se representa por el diablo) ya no son los “otros”, sino la amenaza que se cierne sobre el planeta: la extinción de sus recursos y de las formas de vida que lo pueblan. La solución pasa por la cooperación entre creyentes de cualquier religión y no creyentes, para extender una forma de vida en la Tierra que sea sostenible y que asegure nuestra supervivencia. Por Yaiza Martínez.

El resurgimiento religioso tiene su origen en la crisis de nuestra civilización

Alexander Saxton, antiguo profesor de historia de la universidad de California, en los Ángeles, y autor de diversos libros sobre religión y sociedad como The Rise and Fall of the White Republic: Class Politics and Mass Culture in Nineteenth-Century America , acaba de publicar un nuevo titulo Religion and the Human Prospect en el que analiza la polarización religiosa masiva a nivel mundial del último cuarto de siglo.

Con esta motivo, Saxton ha sido entrevistado por la también escritora Roxanne Dubar-Ortiz para la revista MRZINE. En esta entrevista, Saxton señala que entre la aparición de la Ilustración en el siglo XVIII y el final de la Segunda Guerra Mundial se dio una etapa de secularismo o laicismo en el mundo, reflejado en el marxismo, en las políticas socialistas, el cientificismo etc., que pareció haber dejado atrás las ideas religiosas de la sociedad.

Sin embargo, añade, las ideas religiosas permanecieron latentes, más entre las clases trabajadoras que entre las clases sociales altas, que se adaptaron mejor al escepticismo y al cientificismo característicos de esos años, a pesar de que también ayudaron a mantener las jerarquías eclesiásticas que propagaban la religión entre las clases bajas.

¿Por qué se ha producido entonces una explosión de la fe en el mundo moderno? Según Saxton, en términos históricos, la devastación y el sufrimiento causados por la Segunda Guerra Mundial, la Gran Depresión estadounidense y las fuertes crisis sociales consecutivas, han llevado a la gente a pensar que el “progreso” secular y tecnológico no nos conducirá a otra cosa que al desastre.

Ante esta situación, el ser humano puede escoger dos vías: o bien culpar al capitalismo de todos los problemas y tratar de mejorar las cosas desde la política, o bien atribuir los males del mundo moderno al secularismo y a la falta de fe, buscando una dirección más “espiritual”.

Tanto las instituciones religiosas y las jerarquías eclesiásticas, como las clases sociales altas del capitalismo, tienden a estar a favor de esta segunda alternativa, según Saxton. Por el contrario, la élite científica intenta asimilar la experiencia religiosa a la experiencia empírica, tratando así de igualarlas.

Una necesidad religiosa que no es nueva

Saxton señala que este “despertar” religioso no es nuevo, sino que lleva al menos medio siglo gestándose. Poco tiempo en comparación con la etapa de secularismo anterior, que duró dos siglos, pero esos cincuenta años de “preparación” señalan que el resurgimiento de la religión no es un fenómeno superficial, sino un aspecto de un cambio histórico profundo.

Pero existe una diferencia entre el antes y el después de este “despertar”: en la década de los cincuenta, sucedieron cosas como la Teología de la Liberación en Latinoamérica, el movimiento por los derechos civiles del protestantismo afroamericano, o la heroica dedicación que terminaría con el apartheid en Sudáfrica.

Estos movimientos con base religiosa fueron políticamente progresistas, pero, en la actualidad, los “despertares religiosos” de la primera década del siglo XXI parecen todo lo contrario: movimientos represivos, fundamentalismo protestante e islámico, etc, que según Saxton demuestran que la religión puede oprimir o liberar.

La fe y la capacidad de adaptación

¿Por qué los fundamentalismos religiosos de nuestra época? Saxton explica que los fundamentalismos actuales no proceden del simple hecho de que se tenga fe en un solo Dios, sino más bien de pensar que los credos particulares de cada religión proceden de una revelación divina última, absoluta y eterna, esto es, inamovible.

En este punto la religión choca frontalmente con la ciencia, que continuamente ha de revisar sus propios supuestos. Se da por eso una especie de “dicotomía entre ciencia y religión” que, para Saxton, no explica cómo han funcionado realmente las creencias religiosas a lo largo de la historia de la humanidad, ni porqué éstas son no-razonables y no-científicas.

Según Saxton, cualquier estudioso de la religión debe explicar cuál es su origen y por qué se vuelve universal. Es una labor difícil, porque su origen se remonta a mucho antes de las primeras evidencias históricas de su aparición, pero se pueden construir hipótesis, la más persuasiva de ellas, en opinión del autor, es la que señala que los humanos, definidos como simples animales con conciencia, debemos, a diferencia de otros seres, confrontar la muerte como permanente intruso. El terror a la muerte parece para Saxton la principal causa de la aparición de la necesidad religiosa.

Esta explicación no es nueva, pero en nuestra época gana de nuevo vigencia por la idea de la biología evolucionista de la “capacidad de adaptación”. El acceso privilegiado a un poder sobrenatural –simplemente la fe- aumentaría las posibilidades de supervivencia para los creyentes, considera Saxton.

Guerras santas y catástrofe global

Esto parece contradecir la violencia arrasadora típica de los fundamentalismos, pero Saxton señala que la fe se aplica también para alcanzar la dominación, que serviría para salvar y conseguir que sobreviva la parte que ataca. Por razones de evolución cultural, los enemigos siempre son percibidos como el demonio, asegura Saxton. El resultado: disputas económicas y políticas en nombre de guerras sagradas y cruzadas.

Saxton concluye que el cambio en las creencias religiosas es irreversible porque la religión no puede realizar más una función meramente adaptativa de la especie humana. De hecho, se está volviendo destructiva por razones de peso: a partir de la Segunda Guerra Mundial, se sabe que las armas de destrucción masiva pueden acabar con la vida en la Tierra. Además, los recursos terrestres se agotan, nuestra posibilidad de supervivencia se tambalea… y las religiones se vuelven disfuncionales.

Según se van consumiendo los recursos, la lucha por ellos se intensifica. La religión, bajo la consigna de la lucha contra el “Eje del Mal” (en realidad, aquellos que tienen lo que deseamos tener para poder sobrevivir), legitima el uso de armas de destrucción masiva. Mientras tanto, los esfuerzos científicos se centran en salvar nuestro planeta a partir de la cooperación internacional y la expansión de nuevas fuentes de energía.

Saxton ha intentado con su obra señalar, en primer lugar, la necesidad de explicar a los no creyentes por qué la religión se percibe como destructiva y disfuncional actualmente. En segundo lugar, destaca que no importa vencer en el debate sobre las religiones, sino asegurar la supervivencia humana y la del resto de las especies terrestres.

En tercer término, hay que intentar que cualquier creyente o no creyente se convierta en un cooperador: los creyentes no están más a salvo que los ateos de las consecuencias de nuestros actos sobre el mundo. Sólo teniendo en cuenta que la supervivencia depende ahora de la cooperación, no de la lucha, podremos afrontar la crisis del siglo XXI, la catástrofe global que se avecina.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente
  • Toda la biblioteca privada de Darwin ya está disponible en Internet 13 febrero, 2024
    La biblioteca privada de Charles Darwin ha sido completamente reconstruida y está disponible en Internet por primera vez, coincidiendo con el 215 cumpleaños del naturalista. El catálogo, de 300 páginas, contiene 7.400 títulos con un total de 13.000 volúmenes entre libros, escritos y revistas, que están al alcance de todo el mundo sin salir de […]
    Redacción T21
  • El metro de Londres implanta IA para vigilar la red subterránea 13 febrero, 2024
    El metro de Londres ha probado herramientas de vigilancia con IA en tiempo real para detectar posibles situaciones de riesgo o de conflicto y permitir al personal intervenir rápidamente. Detecta comportamientos agresivos e identifica a las personas que se cuelan sin pagar.
    Redacción T21
  • La memoria universal promete revolucionar a la informática 12 febrero, 2024
    La memoria universal podría reemplazar tanto a la RAM como al almacenamiento interno en los ordenadores de uso masivo, brindando una alternativa más rápida y más eficiente a nivel energético. Un nuevo estudio muestra un posible enfoque revolucionario de la memoria universal: empleando un nuevo material denominado GST467, los investigadores apreciaron que la memoria mejora […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente