Tendencias21

El sonido moldea al cerebro desde antes del nacimiento

Los estímulos sonoros recibidos desde los primeros días de vida e incluso antes de nacer pueden cambiar los circuitos cerebrales de forma significativa. Las modificaciones pueden concretarse previamente a la apertura de los canales auditivos, específicamente en áreas del cerebro que procesan el sonido.

Una nueva investigación desarrollada en la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos concluye que los sonidos modifican patrones cerebrales desde los primeros días de vida, e incluso pueden hacerlo desde antes del nacimiento. Los cambios, que se concretan en regiones del cerebro dedicadas al procesamiento sonoro, pueden generarse con anterioridad a la apertura de los canales auditivos.

Es sabido que muchas madres hacen escuchar su música favorita o sonidos inspiradores a sus bebés durante el proceso de gestación, pero hasta el momento no existía una comprobación científica sobre los beneficios o consecuencias de esa práctica en el entorno familiar.

Ahora, un nuevo estudio desarrollado por científicos estadounidenses ha logrado verificar en ratones que los efectos de la estimulación sonora son evidentes en el cerebro, y se concretan desde los primeros días de vida. Según una nota de prensa, es probable que las modificaciones en las redes neuronales observadas en los roedores puedan comprobarse también en humanos.

Como las variaciones en los circuitos cerebrales se han registrado incluso antes de la apertura de los canales auditivos, la investigación sugiere que las zonas del cerebro dedicadas al procesamiento sonoro podrían modificarse con estos estímulos incluso durante el embarazo. Vale recordar que en el ser humano los canales auditivos se abren aproximadamente a las 20 semanas de gestación.

Antes de lo pensado

En el marco del estudio, publicado recientemente en la revista Science Advances, los científicos utilizaron ratones sordos modificados genéticamente, a los cuales se les introdujo una proteína que hace factible la transformación del sonido en un pulso eléctrico, para que de esta forma llegue al cerebro.

Luego de distintos experimentos, comprobaron que los ratones sordos de una semana de edad con la modificación genética indicada presentaban hasta un 30% más de conexiones neuronales en las áreas que procesan el sonido que los ratones con audición normal y de la misma edad, que no habían sido objeto de ninguna variación genética.

En consecuencia, esto sugiere que los sonidos pueden cambiar los circuitos cerebrales a una edad muy temprana, mucho antes de lo pensado hasta hoy. Teniendo en cuenta que en los roedores los canales auditivos se abren a los 11 días del nacimiento, el estudio ha comprobado que las variaciones pueden darse con anterioridad a su apertura.

Neuronas vitales

En este proceso, existe un grupo de neuronas que tiene una trascendencia especial: las denominadas neuronas de la subplaca, que son de las primeras en desarrollarse en el cerebro.

Las mismas mueren durante el desarrollo, pero antes de hacerlo establecen conexiones vitales entre las áreas del cerebro dedicadas al procesamiento sonoro y sensorial, concretamente el tálamo, la materia gris y las capas medias de la corteza cerebral.

Los científicos constataron que cuando las neuronas mencionadas se ven privadas de información, como en este caso el sonido, se “extienden” para encontrar otras neuronas que les permitan establecer conexiones que subsanen sus carencias. Este proceso fue observado en los ratones a los 7 días de vida, o sea 4 días antes de la apertura de los canales auditivos.

Si tenemos en cuenta que en el ser humano estos canales se abren antes del nacimiento, todo indica que las modificaciones también podrían concretarse en el período prenatal.

Según los especialistas, estos hallazgos podrían sentar las bases para futuras intervenciones en casos en los cuales se registran anomalías en las redes cerebrales dedicadas a la audición o al procesamiento sensorial en general, permitiendo el diseño de alternativas de estimulación u otras instancias terapéuticas.

Referencia

Early peripheral activity alters nascent subplate circuits in the auditory cortex. Xiangying Meng, Didhiti Mukherjee, Joseph P. Y. Kao and Patrick O. Kanold. Science Advances (2021).DOI:https://doi.org/10.1126/sciadv.abc9155

Foto: Arteida MjESHTRI en Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

  • Esto es algo conocido, por eso muchas Mamás escuchan música clásica para crear un ambiente lo más armonioso posible tanto para ella como para el bebé en gestación. Hemos conocido más de un caso que el mismo día del nacimiento cuando el Papá hablaba y se desplazaba por la habitación, el recién nacido seguía todos los movimientos y como es obvio la familia pensaba que reconocía las voces de los progenitores.