Tendencias21

El uso excesivo de móviles puede perjudicar al cerebro

El trabajo multitarea y durante largos períodos de tiempo con dispositivos móviles y otras pantallas puede conducir a una disminución en la capacidad de atención, como así también a pérdida de memoria.

Investigadores de la Universidad de Stanford han encontrado una estrecha relación entre los problemas de memoria, las deficiencias en la atención y el uso excesivo de dispositivos móviles y otras herramientas informáticas. De acuerdo a una nota de prensa, la conexión entre todos estos factores puede ser útil para descubrir por qué recordamos ciertas cosas y olvidamos otras.

Los científicos sostienen que ya es posible disponer de herramientas para explicar algunos de los fenómenos más extraños de la memoria. Por ejemplo, esas situaciones en las cuales una persona, de un momento a otro, no recuerda algo almacenado en su memoria y que era particularmente significativo en su vida. ¿Cuáles son los factores que determinan esos súbitos períodos de olvido?

Además de investigar esos “lapsus” de pérdida de memoria, los especialistas estadounidenses buscaron comprender con este nuevo estudio por qué algunas personas tienen una memoria más lúcida que otras y cómo el trabajo multitarea y extendido con dispositivos móviles podría incidir en estos aspectos, además de modificar la capacidad de atención.

La investigación, que fue publicada en la revista Nature, ha logrado comenzar a responder algunas de estas preguntas. El avance en estos aspectos no tiene solamente un fin científico o informativo: supone el desarrollo de nuevas herramientas para abordar patologías relacionadas con la memoria, como la enfermedad de Alzheimer. Las aplicaciones de la investigación podrían conducir a mejoras en la atención y en la memoria, repercutiendo positivamente en la calidad de vida de las personas afectadas.

Ondas cerebrales alfa

Los expertos abordaron los ejes de la investigación a través de un experimento en el cual participaron 80 voluntarios, de edades comprendidas entre los 18 y los 26 años. Los participantes se sometieron al monitoreo de su actividad cerebral mediante un electroencefalograma (EEG).

El objetivo central era medir las ondas cerebrales alfa en la parte posterior del cerebro, mientras realizaban tareas como recordar o identificar cambios en elementos previamente estudiados. Vale recordar que un incremento en las ondas mencionadas se ha relacionado con problemas de atención y pérdidas momentáneas de la memoria.

Para apreciar las diferencias en la capacidad para mantener la atención, se realizó una prueba en la cual las personas debían reconocer los cambios graduales en una imagen determinada. Al mismo tiempo, los científicos evaluaron el impacto del trabajo multitarea con dispositivos móviles intentando determinar cómo los participantes eran capaces de interactuar con múltiples pantallas y herramientas digitales.

En concreto, se les solicitó la realización de diferentes tareas al mismo tiempo, como enviar mensajes de texto y mirar televisión, dentro de un período temporal específico. El propósito era determinar si durante la realización de esas tareas y con el estrés relacionado al trabajo con múltiples dispositivos existía alguna variación en los patrones cerebrales, sobretodo en aquellos relacionados con la memoria y la atención.

Una estrecha relación

En una primera revisión, observaron que al comparar el rendimiento entre los distintos participantes se apreciaba que aquellos con menor capacidad de atención sostenida y un desempeño más pobre en las pruebas de memoria eran las personas que habían desarrollado un trabajo multitarea más extendido con los dispositivos móviles y las pantallas.

Según Kevin Madore, becario postdoctoral en la Universidad de Stanford y uno de los responsables del estudio, “no podemos demostrar aún una causalidad, pero sí una correlación entre el trabajo multitarea con medios digitales por largo tiempo, las dificultades en la atención sostenida y ciertas fallas de memoria», expresó.

En otro orden, los especialistas comprobaron que las constricciones en el diámetro de la pupila al realizar algunas tareas conllevan problemas de atención y hasta una reducción en la rapidez de la actividad cognitiva. Frente a esto, destacaron que en un futuro podrán desarrollarse sensores oculares portátiles que sean capaces de detectar problemas de memoria o disminución en la capacidad de atención en tiempo real, de acuerdo al tamaño de la pupila.

Referencia

Memory failure predicted by attention lapsing and media multitasking. Madore, K.P., Khazenzon, A.M., Backes, C.W. et al. Nature (2020).DOI:https://doi.org/10.1038/s41586-020-2870-z

Foto: William Iven en Unsplash.

Video y podcast: editados por Pablo Javier Piacente en base a elementos y fuentes libres de derechos de autor.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario