Tendencias21
La consciencia ya se podría crear en laboratorio

La consciencia ya se podría crear en laboratorio

Mini cerebros creados en laboratorio con células madre humanas pueden generar un sistema cognitivo y alumbrar formas básicas de consciencia. Desorientación ética.

Los científicos dicen que hay razones por las que podría ser necesario crear consciencia en laboratorio para estudiar determinadas enfermedades neurológicas en seres humanos y que después habría que destruirla.

Un debate ético condiciona el desarrollo de estas investigaciones, porque en la práctica resulta más difícil ponerse de acuerdo sobre lo que es la consciencia cerebral, que crear pequeños órganos cerebrales en laboratorio que muestren indicios de consciencia o sensibilidad: algo que ya está ocurriendo.

Varios hitos surcan esta trayectoria: en 2018, científicos del El Instituto Salk de Estudios Biológicos (California) implantaron mini-cerebros humanos (organoides) en ratones y descubrieron que se desarrollan hasta alcanzar la madurez, aunque sin añadir inteligencia alguna a los roedores.

En 2019, científicos de la Universidad de Yale revivieron parcialmente los cerebros de cerdos que llevaban muertos más de cuatro horas. Les inyectaron un cóctel de productos químicos y restablecieron algunas funciones vitales de sus cerebros: no observaron señales eléctricas generalmente asociadas con la función cerebral normal.

Un detalle. La posible reacción de consciencia fue deliberadamente bloqueada con los medios químicos, por lo que la posibilidad de que se pudiera generar algo de consciencia en los cerebros muertos no puede descartarse: el cableado neuronal creado por los recuerdos y experiencias que el animal tuvo mientras estaba vivo seguramente perduró un tiempo.

Gran sorpresa

La mayor sorpresa llegó ese mismo año: mini cerebros humanos creados en laboratorio registraron una actividad cerebral similar a la de los cerebros de los bebés prematuros, nacidos entre las 25 y las 39 semanas posteriores a la concepción.

Todavía no se sabe si estos mini cerebros, creados por investigadores de la Universidad de California, podrían generar consciencia en algún momento de su desarrollo, porque la investigación se suspendió por la desorientación ética provocada.

Según Nature, estos episodios han preparado el escenario para un debate entre aquellos que quieren evitar la creación de consciencia en laboratorio, y aquellos que ven los organoides complejos como un medio para estudiar enfermedades neurológicas devastadoras para las personas.

Muchos neurocientíficos piensan que los organoides del cerebro humano podrían ser la clave para comprender las condiciones exclusivamente humanas como el autismo y la esquizofrenia, que son imposibles de estudiar en detalle en modelos de ratón. Para lograr este objetivo necesitarían crear consciencia deliberadamente.

Creación artificial de consciencia

No es un asunto baladí: lo que se ha demostrado hasta ahora es que las neuronas creadas en laboratorio pueden mostrar indicios de formar una especie de sistema cognitivo capaz de reaccionar a los estímulos de su mundo, tal como hacen los cerebros complejos. El descubrimiento significa que la consciencia podría crearse desde cero en un laboratorio.

La frontera del conocimiento humano nunca había llegado tan lejos y enfrentado a los científicos a un debate que trasciende la biología y la neurociencia: no les resulta sencillo ponerse de acuerdo para definir la consciencia y cómo medirla, para saber si un organoide es o no consciente. Todo lo que nos ha valido hasta ahora para definir la consciencia no es que no sirva, sino que se queda corto.

Durante años, científicos y médicos han definido la consciencia de diferentes formas, según objetivos concretos, pero es complicado resumirlas en una definición clara que podría valer para decidir si es o no ético continuar perfeccionando mini cerebros humanos en laboratorio, destaca Nature.

La electroencefalografía para medir la actividad cerebral no es concluyente al respecto. Las pruebas médicas que se utilizan, midiendo reacciones corporales en estado vegetativo, no se pueden aplicar a neuronas de laboratorio.

Complejidad

Aunque todavía nadie ha informado de haber creado consciencia en laboratorio, la posibilidad ya está al alcance de la mano: bastaría con intensificar las conexiones neuronales de los organoides para alcanzar la barrera de la consciencia animal.

Aunque los organoides actuales no tienen esa capacidad, ni tampoco lo han pretendido, un desarrollo tecnológico de estos mini cerebros humanos podría, hipotéticamente, crear ese primer estado de consciencia.

De momento no podemos pensar en la capacidad de replicar artificialmente la creación de pensamientos humanos: la mayoría de los organoides están diseñados para reproducir solo una parte del cerebro, la corteza.

Pero, dado que los organoides cerebrales se cultivan a partir de células madre humanas, es posible recrear también otras partes del cerebro que se coordinen entre sí y formen los circuitos neuronales necesarios para el alumbramiento de una forma de consciencia artificial más compleja.

Y, aunque no es lo mismo para el estudio de las enfermedades neurodegenerativas humanas, de momento la investigación se está orientando a trabajar con organoides cerebrales formados con células madre de ratón, para evitar que cualquier alumbramiento de alguna forma de consciencia implique cuestiones éticas no resueltas.

Referencia

Can lab-grown brains become conscious? Sara Reardon. Nature 586, 658-661 (2020). DOI:https://doi.org/10.1038/d41586-020-02986-y

 

Foto: falso color de una porción de organoide cerebral humano de un paciente con trastorno del espectro autista. Forto: Alysson Muotri, UC San Diego Health.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren una colección de extrañas criaturas marinas en el Océano Índico 11 noviembre, 2022
    Espectaculares y misteriosas criaturas oceánicas, como peces que caminan sobre zancos o una nueva especie de anguila que vive a 5 kilómetros de profundidad, fueron encontradas cerca de volcanes de aguas profundas, en el marco de una nueva expedición para mapear las remotas Islas Cocos, un territorio externo de Australia ubicado en Asia.
    Pablo Javier Piacente
  • Un simulador cuántico arroja luz sobre el Universo primitivo 11 noviembre, 2022
    Un equipo de físicos utilizó un "simulador de campo cuántico" para representar un pequeño Universo en expansión hecho de átomos ultrafríos: la simulación permite probar innumerables modelos de la evolución temprana del cosmos, hasta determinar representaciones precisas del Universo en experimentos futuros. De esta forma, los científicos lograrán una aproximación a algunos de los mecanismos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una misteriosa imagen de Buda se refleja en la pared del Museo de Arte de Cincinnati 11 noviembre, 2022
    Los curadores del Museo de Arte de Cincinnati hicieron un descubrimiento sorprendente cuando iluminaron un espejo de su colección con un foco y se reflejó en la pared la imagen de un Buda que había estado oculta durante 500 años.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un antiguo diente de marfil contiene la primera oración gramatical completa del cananeo 11 noviembre, 2022
    Arqueólogos israelíes han descubierto un peine de marfil de más de 3.700 años de antigüedad que se usaba para quitar los piojos y que conserva fósiles de estos insectos. Contiene la primera oración gramatical en cananeo que especifica su utilidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Estamos viviendo la ecuación final de nuestra especie 11 noviembre, 2022
    Decisiones erróneas, genética ancestral y una profunda ignorancia, forman los términos de la ecuación final de nuestra especie: nos lleva a lo que la ciencia llama Climate Endgame, el suicidio colectivo de la especie humana.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • El iceberg más grande del mundo se escapa de la Antártida 10 noviembre, 2022
    Una nueva imagen satelital muestra que el iceberg más grande del mundo, A-76A, ingresó recientemente al Pasaje de Drake, una vía fluvial que contiene una corriente oceánica de rápido movimiento: la misma enviará a la enorme masa de hielo desde la Antártida hacia su eventual desaparición.
    Pablo Javier Piacente
  • Retratan una supernova con solo 8 horas de vida 10 noviembre, 2022
    Un equipo internacional de astrónomos descubrió recientemente imágenes que muestran las primeras etapas de la explosión de una estrella en forma de supernova, mientras rastreaba los datos recopilados por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA y la ESA: se trata del "retrato" de una supernova en distintos momentos de su desarrollo, comenzando aproximadamente desde […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los nuevos negocios crecen en torno a la soledad 10 noviembre, 2022
    La soledad se ha convertido en la gran pandemia de nuestro siglo: genera fórmulas de asociación y ayuda mutua, que, además, se pueden llegar a convertir en florecientes nuevos negocios. La formación de comunidades con soporte esencialmente digital tiene un gran recorrido.
    Miguel Ormaetxea Arroyo
  • Neuronas egocéntricas nos ayudan a ubicarnos en el mundo 10 noviembre, 2022
    Un nuevo tipo de neurona previamente desconocido ayuda a las personas a centrarse en sus mapas personales del mundo, según un nuevo estudio desarrollado en la Universidad de Columbia. Estas neuronas aportan un marco de referencia individual que hace posible la ubicación y el desplazamiento por nuevos espacios, sin que las distracciones del entorno nos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren genes que protegen a las neuronas: existe un diseño genético contra la neurodegeneración 10 noviembre, 2022
    Un programa genético protege a las neuronas de la degeneración: una nueva investigación desarrollada en la Universidad de Bonn, en Alemania, ha descubierto genes en moscas de la fruta que aparentemente tienen una función similar en los humanos. Estos genes responden a un programa orientado a evitar la neurodegeneración, que aparece a partir de patologías […]
    Pablo Javier Piacente