Tendencias21

Enigmáticas señales de radio procedentes del centro de la galaxia desconciertan a los astrónomos

Un equipo de astrónomos australianos ha detectado una extraña señal de radio proveniente del centro de la Vía Láctea: por el momento, no encuentran ninguna explicación sobre su origen. Luego de descartar diferentes hipótesis, los científicos creen que podría tratarse de una nueva clase de objeto celeste desconocido hasta hoy.

Investigadores de la Universidad de Sydney han identificado una misteriosa señal de radio utilizando el radiotelescopio Australian Square Kilometer Array Pathfinder (ASKAP), pero sus características los desconciertan. No sigue los parámetros esperados de un púlsar ni de otras hipótesis trabajadas, por lo tanto su origen es actualmente una gran incógnita.

Según se explica en el nuevo estudio, publicado recientemente en The Astrophysical Journal, la señal de radio podría proceder de un tipo de cuerpo celeste que no se conoce hasta el momento y que no encaja en las condiciones esperadas para ningún objeto astronómico clasificado actualmente. Los astrónomos piensan que estos enigmáticos objetos comenzarán a descubrirse y podrán estudiarse al detalle a partir de las nuevas tecnologías utilizadas en la identificación de señales de radio astronómicas.

Un enigma a resolver

Las ondas de radio son un tipo de radiación electromagnética que se presenta en longitudes de onda en un espectro más largo que la luz infrarroja: por lo tanto, no pueden detectarse sin la ayuda de instrumentos específicos. Como uno de los grandes desafíos de la astronomía para las próximas décadas es poder precisar el origen y las características de estas señales de radio, actualmente se están desarrollando nuevas herramientas y tecnologías más completas y avanzadas.

En este caso, los investigadores detectaron múltiples emisiones entre 2020 y 2021, que en principio se desvanecieron abruptamente, luego volvieron a identificarse, se fortalecieron en su manifestación y por último desaparecieron, aparentemente al azar. De acuerdo a una nota de prensa, este extraño comportamiento llevó a los científicos a intentar hallar algún tipo de explicación.

Entre las posibilidades que se barajaron, los especialistas colocaron en primer lugar a las señales de radio emitidas por un púlsar. Los púlsares son estrellas de neutrones dotadas de un fuerte campo magnético: giran sobre sí mismas y producen pulsos de radiación regulares y simétricos a través del espacio. Pero como las señales detectadas no mantenían la regularidad ni la simetría esperadas, hubo que descartar esta posible explicación.

Tema relacionado: Las señales cósmicas de radio están fuera de control.

Luz polarizada y súbita desaparición

La fuente de las emisiones de radio fue bautizada como ASKAP J173608.2-321635, en función de sus coordenadas. Las señales originadas en el centro de nuestra galaxia se detectaron en seis ocasiones diferentes, pero fue imposible confirmar la presencia del objeto celeste que las producía. Como no pudieron lograrlo con el radiotelescopio, los expertos probaron suerte con técnicas que emplean el espectro de luz visible: tampoco pudieron apreciar nada.

Sin embargo, los astrónomos aclararon que las características de las señales detectadas permiten confirmar que se trata de emanaciones con una elevada polarización: esto significa que su luz oscila en una única dirección, pero que en forma simultánea esa orientación cambia con el tiempo. Incluso, los expertos indicaron en su investigación que luego de mostrar hasta un 80% de polarización lineal, las señales se desvanecieron rápidamente: en concreto, en una escala de tiempo de un día terrestre.

Aunque las características de las señales de radio no son exactamente las mismas a las registradas en otros casos similares, los expertos también piensan que podría tratarse de una clase de objetos misteriosos conocidos como Transitorios de Radio del Centro Galáctico (GCRT, según las siglas en inglés). En el futuro, el empleo de nuevas tecnologías actualmente en desarrollo podría permitir acabar con el enigma: por el momento, las dudas y las conjeturas se multiplican.

Referencia

Discovery of ASKAP J173608.2–321635 as a Highly Polarized Transient Point Source with the Australian SKA Pathfinder. Ziteng Wang, David L. Kaplan, Tara Murphy, Emil Lenc, Shi Dai, Ewan Barr, Dougal Dobie, B. M. Gaensler, George Heald et al. The Astrophysical Journal (2021).DOI:https://doi.org/10.3847/1538-4357/ac2360

Video: Universidad de Sydney / YouTube.

Foto: recreación artística del fenómeno observado. Crédito: Sebastian Zentilomo.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

7 comentarios