Tendencias21

Las señales cósmicas de radio están fuera de control

Después de que China detectara señales cósmicas de radio (FRB) originadas hace miles de millones de años, seguimos desconociendo qué las produce y de dónde proceden. Los astrónomos han constatado que emanan de fuentes diferentes, lo que aumenta el misterio que las rodea.

Los Observatorios Astronómicos Nacionales de la Academia de Ciencias de China anunciaron recientemente que han detectado tres misteriosas señales cósmicas de radio (FRB), extremadamente rápidas y originadas hace miles de millones de años, en un universo joven y muy diferente al actual. Sin embargo, este hallazgo no es un dato aislado: se suceden las detecciones de señales de distinta procedencia, incrementando las dudas y el desconcierto sobre su fuente y origen.

Según una nota de prensa, las tres señales de radio detectadas en China, provenientes de un universo en plena formación, y otros hallazgos similares concretados en los últimos años sugieren que podrían existir hasta 120.000 FRB llegando a nuestro planeta cada día con la posibilidad de ser detectadas. ¿De dónde provienen? ¿Quién o qué las origina?

Estas preguntas siguen desafiando a los astrónomos desde el hallazgo de la primera señal cósmica de radio en 2007. Ahora, la situación parece estar fuera de control: las detecciones aumentan y aún se conoce muy poco sobre estas emisiones. Frente a esto, un equipo de científicos realizó un análisis de señales originadas en distintos puntos del cosmos: se trata de algunos de los pocos ejemplos en los que se ha logrado determinar la procedencia de las emisiones.

Diferentes procedencias

Como indica un artículo publicado en Astrobites, se han descubierto cientos de señales cósmicas de radio, pero tan solo unas pocas han podido ubicarse en sus respectivas galaxias anfitrionas. Conocer en concreto la procedencia de las señales es vital para caracterizarlas, pero además para poder llegar a determinar en el futuro qué las origina. Un estudio publicado en arXiv se ha tomado en serio este gran desafío.

Utilizando observaciones infrarrojas (IR) y ultravioleta (UV) del Telescopio Espacial Hubble, los astrónomos estudiaron las galaxias anfitrionas de ocho señales cósmicas de radio diferentes. Seis de las mismas fueron recientemente detectadas, en tanto que las dos restantes se informaron en investigaciones previas.

En primer término, es interesante que los especialistas han podido comprobar múltiples procedencias, un dato que confirma que estas misteriosas señales no son un hecho aislado: provienen de todo el cosmos y además en muchos casos se repiten en distintas ocasiones, como si estuvieran intentando alertarnos de algo.

Al mismo tiempo, los astrónomos lograron determinar que más de la mitad de las señales analizadas provienen de galaxias espirales. Además, no se ubican en zonas con una elevada formación de estrellas, una condición que se había apreciado en estudios previos. Todas estas cuestiones incrementan aún más el misterio: ¿existen patrones que puedan caracterizar a las señales cósmicas de radio o su comportamiento es absolutamente caótico e impredecible?

Siguen las dudas

Luego de analizar todos los parámetros indicados, los investigadores llegaron a una conclusión que, en vez de aportar ciertas precisiones, en realidad nos sumerge en nuevas dudas: no hay fenómenos o mecanismos que permitan definir la naturaleza de las señales cósmicas de radio de una forma unívoca. Esto indica que las mismas responden a procesos distintos y que, por lo tanto, todavía es imposible determinar su origen o causa.

¿Llegará la ciencia a resolver este misterio con la irrupción de nuevas tecnologías o seguiremos sabiendo muy poco sobre estas señales? ¿Serán extraños mensajes de civilizaciones inteligentes actuales o pasadas o, simplemente, ecos originados en la profundidad del cosmos?

Referencias

A High-Resolution View of Fast Radio Burst Host Environments. Alexandra G. Mannings et al. arXiv (2021).

CRAFTS for Fast Radio Bursts: Extending the Dispersion–Fluence Relation with New FRBs Detected by FAST. Chen-Hui Niu et al. The Astrophysical Journal Letters (2021).DOI:https://doi.org/10.3847/2041-8213/abe7f0

Foto:

Señales de radio provenientes de distintas galaxias y brazos espirales. Crédito: Mannings et al.

Video y podcast: editados por Pablo Javier Piacente en base a elementos y fuentes libres de derechos de autor.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario