Tendencias21
Es posible recordar algo sin tener un cerebro

Es posible recordar algo sin tener un cerebro

El moho del limo, un organismo unicelular que no posee sistema nervioso, es capaz de recordar la ubicación de sus alimentos. Según los investigadores, este sencillo organismo posee sorprendentes capacidades y es altamente dinámico para almacenar y recuperar información sobre su entorno.

Un nuevo estudio realizado en el Instituto Max Planck y la Universidad Técnica de Munich ha confirmado que el moho del limo, un organismo dotado de una única célula biológica, es capaz de formar recuerdos a pesar de no disponer de un sistema nervioso. La falta de cerebro no le impide disponer de una incipiente memoria, gracias a la cual identifica la ubicación de sus alimentos y almacena información sobre el entorno en el que se mueve.

La habilidad para registrar información, almacenarla y luego recuperarla cuando es necesario es crucial para la supervivencia y desarrollo de las especies. Les permite desplegarse en un entorno complejo, competitivo y cambiante, disponiendo de una base concreta de datos para tomar decisiones e interactuar con el ambiente.

Tradicionalmente, esta capacidad se relaciona con la disponibilidad de un sistema nervioso y de un cerebro. Sin embargo, la nueva investigación de los científicos alemanes comprueba que un organismo unicelular tan simple como el moho del limo, cuyo nombre científico es Physarum polycephalum, también es capaz de disponer de una memoria y de gestionar la información proveniente de sus recuerdos.

De acuerdo a un comunicado, el descubrimiento se concretó a partir del reconocimiento de las notables habilidades del moho del limo, también conocido como moho mucilaginoso. El organismo, dotado de un cuerpo compuesto por una única célula, puede resolver problemas complejos como encontrar el camino más corto a través de un laberinto. Es así que se lo considera “inteligente”, aunque no dispone de cerebro ni de una organización central en forma de sistema nervioso.

Una memoria que se extiende

A través de una red de tubos que se van interconectando, el cuerpo de este organismo logra alargarse hasta varios metros. Los especialistas se preguntaron cómo una forma de vida de estas características puede gestionar información del entorno y tomar decisiones a futuro.

Básicamente, alcanza esta funcionalidad “tejiendo” recuerdos cada vez que toma contacto con los alimentos que necesita, pero lo hace directamente en la estructura de su cuerpo en forma de red tubular, ante la ausencia de un sistema nervioso y de un cerebro. La gran célula en forma de ameba que conforma su cuerpo puede extenderse o comprimirse en función de las necesidades del entorno.

En el marco de la investigación, publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), los especialistas rastrearon el proceso de migración y alimentación del organismo. Fue entonces cuando observaron y detectaron una huella distintiva de una fuente de alimento en una de las redes de tubos.

Como la mencionada huella se mantenía en el tiempo aunque el organismo realizara otras actividades, los científicos concluyeron que era factible que se tratara de una forma de almacenar información en las propias redes tubulares. De esta manera, este antiguo organismo era capaz de recordar posteriormente la ubicación de la fuente de alimentos.

Recuerdos impresos en el cuerpo

Combinando observaciones microscópicas del proceso de adaptación de la red tubular y modelos teóricos, los investigadores lograron precisar los detalles del mecanismo. Cada encuentro con la comida libera una sustancia química que se traslada desde la ubicación del alimento hacia toda la extensión del organismo, desplegándose por toda la red de tubos y favoreciendo la extensión del cuerpo para obtener el recurso deseado.

Los restos de estas reacciones quedan “impresos” en la arquitectura de la red y funcionan como una especie de memoria, localizada en el propio cuerpo del organismo, que posteriormente puede ser recuperada y utilizada para nuevos desafíos en el futuro.

Según los científicos, este hallazgo puede abrir nuevos caminos de investigación en torno a las habilidades de estas antiguas formas de vida, que podría tener múltiples aplicaciones, como por ejemplo el diseño de materiales inteligentes bioinspirados.

Referencia

Encoding memory in tube diameter hierarchy of living flow network. Mirna Kramar and Karen Alim. PNAS (2021).DOI:https://dx.doi.org/10.1073/pnas.2007815118

Foto: El moho del limo (Physarum polycephalum) consta de una sola célula biológica. Logra adaptar su red tubular a los cambios en el suministro de alimentos, teniendo la capacidad de formar una memoria incluso sin tener un sistema nervioso. Crédito: Nico Schramma / MPIDS.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

2 comentarios

RSS Lo último de Tendencias21

  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente