Tendencias21
La innovación tecnológica es más cultural que cognitiva

La innovación tecnológica es más cultural que cognitiva

Los procesos culturales son más importantes en la innovación tecnológica que las habilidades cognitivas: lo determinante es nuestra capacidad de observar a los demás y de imitar las cosas que funcionan. No necesitamos saber por qué.

La innovación tecnológica es más cultural que cognitiva

La evolución tecnológica no es producto de la cognición o comprensión, sino de nuestra propensión a imitar los comportamientos de nuestros semejantes, según los resultados de una investigación de la Universidad Católica de Lille y el CNRS, con el apoyo de la Toulouse School of Economics y de la Universidad de Toulouse I Capitole, así como de la Universidad de Arizona (USA) y de la Universidad de Exeter (UK).

La investigación, publicada en Nature Human Behaviour, establece que la creación de tecnologías efectivas no requiere necesariamente  de su comprensión por parte de las personas que participan en su concepción, diseño y desarrollo.

El descubrimiento contradice la extendida creencia de que la producción de herramientas complejas ha sido posible gracias al desarrollo cerebral humano, que habría hecho a nuestra especie más ingeniosa e inventiva que otras especies.

Sin embargo, señalan los investigadores, la efectividad de tecnologías como el arco o el kayak depende de muchos parámetros que aún hoy son difíciles de entender y modelar,  incluso para los físicos.

Por esta razón, algunos antropólogos han sugerido que estas tecnologías no son el resultado de nuestras capacidades de razonamiento, sino de nuestra propensión a copiar a los otros miembros de nuestro grupo: la observación de los comportamientos ajenos habría permitido seleccionar sucesivamente pequeñas mejoras y, en consecuencia, la aparición de tecnologías eficientes, aunque no hayan sido bien comprendidas por sus protagonistas.

Según esta hipótesis, las tecnologías complejas resultan de la acumulación de muchas mejoras, en su mayoría pequeñas y con frecuencia poco comprendidas, realizadas a través de generaciones vinculadas por la transmisión cultural.

Experimento sorprendente

Los investigadores demostraron esta teoría mediante un experimento de laboratorio. Reclutaron a estudiantes que tenían que optimizar una rueda para que recorriera lo más rápido posible la distancia de un metro en unos carriles inclinados en pendiente. La tarea consistía en ajustar la posición de los pesos de modo que la rueda rodara hasta la parte inferior de la rampa lo más rápido posible.

Cada uno de los estudiantes tuvo cinco oportunidades para conseguir la configuración más eficiente de la rueda, antes de responder a una prueba que probó su comprensión de los mecanismos físicos que podrían influir en su velocidad.

Para simular la sucesión de generaciones humanas, los investigadores crearon cadenas de cinco individuos: cada uno tenía acceso, en una pantalla de ordenador, a la configuración y a la eficiencia de la rueda de las dos últimas pruebas del participante anterior.

A medida que la rueda ganaba velocidad, la comprensión de los participantes de los mecanismos que permitían el progreso tecnológico era muy pobre. Para los investigadores quedaba meridianamente claro que no existe ningún vínculo entre el rendimiento de la rueda y el nivel de comprensión tecnológica de los participantes.

Lo que pudieron determinar los investigadores es que, aunque cada estudiante había producido configuraciones más o menos aleatorias que mejoraban el rendimiento de la rueda, el factor determinante del progreso tecnológico era otro.

En realidad, lo que llevaba a las sucesivas “generaciones” de estudiantes a mejorar la configuración de la rueda era el resultado de dos procesos diferentes. El primero, detectar los errores que arrastraba la rueda en las diferentes fases de su desarrollo tecnológico. Y el segundo, y más sorprendente, la replicación de la configuraciones que obtenían mejor resultado.

Segunda fase del experimento

En una segunda versión del experimento, los participantes pasaron a la siguiente persona, además de sus dos últimos ensayos, un texto que describía su teoría sobre la eficiencia de la rueda. Aun teniendo esta información adicional, los resultados fueron similares: la rueda ganaba velocidad pero, nuevamente, sin que los individuos comprendieran por qué.

Con un agravante comprobado: la transmisión de teorías falsas o incompletas podría incluso impedir que las generaciones posteriores desarrollen una comprensión correcta de la tecnología, haciéndolos ciegos a los posibles problemas técnicos.

Los investigadores concluyen que esta experiencia ilustra la importancia de los procesos culturales en la aparición de herramientas complejas: ha sido nuestra capacidad para copiar a otras personas la que ha permitido el surgimiento de tecnologías que nadie podría inventar por sí mismas.

«Por supuesto, la inteligencia es importante para la adaptación humana», dice  Rob Boyd, uno de los investigadores, en un comunicado.  «Pero no es suficiente. Nuestra capacidad única de aprender unos de otros hace posible la evolución cultural acumulativa de adaptaciones excelentes, que en el mejor de los casos solo se comprenden parcialmente, y esta poderosa herramienta ha permitido a nuestra especie adaptarse y expandirse».

Este resultado nos invita a ser cautelosos en la interpretación de restos arqueológicos en términos de habilidades cognitivas, ya que estas habilidades prehistóricas no han sido el único impulsor de la evolución tecnológica, concluyen los investigadores.

Referencia

Causal understanding is not necessary for the improvement of culturally evolving technology. Maxime Derex, Jean-François Bonnefon, Robert Boyd et Alex Mesoudi. Nature Human Behaviour,  April 1,  2019. DOI : 10.1038/s41562-019-0567-9
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21