Tendencias21
La nanotecnología moverá 1 billón de dólares en 2015 y desplazará a la biotecnología

La nanotecnología moverá 1 billón de dólares en 2015 y desplazará a la biotecnología

Un informe sobre el futuro de la nanotecnología advierte no sólo de la creciente dimensión del sector, sino de su desarrollo incontrolado a espaldas de gobiernos y sociedad civil. El paso de los genomas a los átomos está cargado de oportunidades y de riesgos, ya que la tecnología de lo infinitamente pequeño no sólo ofrece enormes posibilidades de progreso, sino que también se utiliza para el desarrollo de armas convencionales con capacidad de destrucción masiva. Por Raúl Morales.

La nanotecnología moverá 1 billón de dólares en 2015 y desplazará a la biotecnología

La nanotecnología está a punto de provocar una revolución económica y social que tendrá un valor en el mercado de 1 billón de dólares en el año 2015, según el informe La inmensidad de lo mínimo elaborado por el grupo ETC.

Ya en el 2002, los fondos públicos y privados para la investigación básica de la nanotecnología fueron aproximadamente de 4 mil millones de dólares en todo el mundo. Al menos 30 gobiernos nacionales promovieron iniciativas en nanociencia en ese período.

Una gran parte de las empresas incluidas entre las 500 primeras del mundo por la revista Fortune, están reforzando sus áreas de investigación y desarrollo relacionadas con la tecnología atómica. El número de artículos científicos y de patentes relacionadas con la nanotecnología también aumenta día a día.

Para el 2005, la tecnología atómica atraerá más interés y controversia que la biotecnología. Para el 2010, las tecnologías de nanotecnología serán el factor determinante para la rentabilidad en prácticamente todos los sectores de las economías industriales, y para el 2015, quienes controlen la tecnología atómica serán la fuerza dominante en la economía mundial.

De los genomas a los átomos

La capacidad de los científicos para modificar la materia está dando un gigantesco paso a lo diminuto, ya que se está pasando, casi sigilosamente, de los genomas a los átomos.

Mientras que la sociedad está distraída en acalorados debates sobre las promesas y peligros de la modificación genética, las industrias ya preparan una revolución de la ingeniería atómica que podría modificar toda la materia -tanto la orgánica como la inorgánica- y transformar todos los aspectos de la producción y la vida, según el informe de ETC.

La nanotecnología se dedica a la manipulación de los átomos y moléculas al nivel de un nanómetro, la millonésima parte de un milímetro. A esta escala, la física cuántica rebasa la física
clásica, y las propiedades de los elementos pueden cambiar impredeciblemente.

Tecnología atómica

El informe se refiere a la nanotecnolgía como “tecnología atómica”, no sólo porque es un término más descriptivo, sino también porque la nanotecnología implica que la manipulación de la materia se detendrá al nivel de los átomos y las moléculas, medidos en nanómetros.

La tecnología atómica, en cambio, abarca un espectro de nuevas tecnologías que operan en la nanoescala y más allá, es decir, la manipulación de átomos, moléculas y partículas subatómicas
para la creación de nuevos productos.

“La tecnología emergente más poderosa del mundo se está desarrollando en un vacío normativo y político casi total” advierte el director del Grupo ETC, Pat Mooney.

Añade que la investigación pública y privada de la nanotecnología está evolucionando más allá de la percepción de la sociedad civil y las políticas de los gobiernos.

Puesto que las tecnologías de nanoescala pueden aplicarse a virtualmente cada uno de los sectores industriales, explica el Grupo ETC, ningún organismo regulatorio está tomando la iniciativa de normar esta tecnología emergente.

Y debido a que muchos de sus productos son versiones nanométricas de los compuestos originales, el seguimiento legal se considera innecesario.

Serias dudas

En informe se plantea serias dudas: ¿Quién controlará la nanotecnología? ¿Quién determinará la agenda de investigación y quién se beneficiará de las tecnologías de nanoescala?

¿Cómo podrán los gobiernos y la sociedad civil comenzar a tratar los impactos socieconómicos potenciales, así como para el ambiente y la salud de la nanotecnología, sin desanimar la investigación segura de sus posibles beneficios?

La comprensión y seguimiento de la sociedad civil y los gobiernos se necesita urgentemente,” advierte Hope Shand, Directora de Investigación del Grupo ETC.

Destaca que los productos de las tecnologías de nanoescala se están lanzando al mercado sin ningún proceso transparente y democrático de revisión, evaluación y regulación.

El informe propone que los gobiernos declaren una moratoria inmediata sobre la producción comercial de los nuevos nanomateriales y promuevan un proceso global y transparente para evaluar las implicaciones socieconómicas, de salud y ambientales de esta tecnología.

El informe “La inmensidad de lo mínimo” fue presentado por primera vez en el Foro Social Mundial en Porto Alegre, Brasil, celebrado del 23 al 27 de enero pasados.

El informe, de 80 páginas, busca ampliar la percepción de la sociedad civil y los elaboradores de políticas más allá de la biotecnología y los cultivos transgénicos, y catalizar un amplio debate público sobre los impactos sociales de la nanotecnología.

Desarrollos armamentísticos

Uno de los campos en los que más se está utilizando la nanotecnología es el militar, según acaba de destacar la revista Janes, especializada en sistemas de armas.

Janes señala que las nanotecnologías ofrecen enormes posibilidades para el desarrollo de armas sofisticadas contra las que difícilmente pueda defenderse un imaginario enemigo.

La fabricación, por ejemplo, de nanosistemas basados en la autoreproducción puede permitir que armas convencionales alcancen la capacidad de destrucción masiva.

En general, los materiales suministrados por las nanotecnologías serán mucho más sólidos, ligeros y miniaturizables. Asimismo, las nanotecnologías pueden diseminar nuevas armas biológicas

Lo más peligroso es que, aunque los instrumentos para el desarrollo de nanotecnologías no están al alcance de laboratorios artesanales, los métodos de fabricación pueden simplificarse y ponerse al alcance de técnicos civiles, lo que aumenta el riesgo de su fabricación incontrolada con fines bélicos.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente