Tendencias21
La vida podría estar por todas partes en el universo

La vida podría estar por todas partes en el universo

No solo pueden albergar vida los planetas situados a la distancia apropiada de su estrella, sino también los más inhóspitos, porque sus océanos subterráneos pueden ocultar microorganismos protegidos de amenazas y condiciones adversas. En diez años saldremos de dudas.

Los científicos están cada vez más convencidos de que la vida no ha sido un fenómeno exclusivo de la Tierra, y que en otros lugares del universo hay condiciones suficientes para la existencia generalizada de microorganismos similares a los de nuestro planeta, sin descartar por ello la posibilidad de que existan otras formas de vida diferentes a las conocidas.

Hay varias maneras de aproximarse al encuentro de vida fuera de la Tierra. La primera y más usual es la habitabilidad de planetas que estén a la distancia correcta de sus respectivas estrellas para soportar agua líquida en su superficie, imprescindible para la vida.

De hecho, se han localizado 4.000 exoplanetas posiblemente similares a la Tierra que orbitan alrededor de estrellas como el Sol, pero solo algunos (un total de 24) tienen la posibilidad de ser planetas que contengan vida.

El problema de esta perspectiva para identificar vida fuera de la Tierra es que se trata de una visión muy estrecha de lo que hace que un planeta sea habitable, dado que todos los criterios de búsqueda se basan en la vida en la Tierra tal como la conocemos.

Debajo de la superficie

Una nueva perspectiva en esta búsqueda ha sido aportada por el Southwest Research Institute: se ha comprobado que existen mundos en los que los océanos están atrapados debajo de capas protectoras de roca y hielo, y no en la superficie de planetas descartados como posibles escenarios de vida.

Las lunas de Saturno, Titán y Encelado, así como el satélite Europa de Júpiter, e incluso el planeta enano Plutón, son claros ejemplos de esta evidencia en nuestro sistema solar.

En un informe presentado en la 52a Conferencia anual de Ciencia Lunar y Planetaria (LPSC 52) en marzo pasado, el científico S. Alan Stern explica que la prevalencia de los mundos oceánicos de agua interior (IWOW) en nuestro sistema solar sugiere que pueden estar presentes también en otros sistemas estelares, ampliando enormemente las condiciones para la habitabilidad planetaria y la supervivencia biológica a lo largo del universo.

Añade que desde hace muchos años se sabe que mundos como la Tierra, con océanos que se encuentran en su superficie, deben residir dentro de un rango estrecho de distancias de sus estrellas para mantener las temperaturas que preservan esos océanos.

Tema relacionado: Las nubes de Venus estarían plagadas de microorganismos

Seguramente muchos más

Sin embargo, los IWOW se encuentran en un rango mucho más amplio de distancias de sus estrellas. Esto amplía enormemente el número de mundos habitables que probablemente existan en la galaxia, estima Stern.

Considera también que mundos como la Tierra, con océanos en su exterior, también están sujetos a muchos tipos de amenazas para la vida, que van desde impactos de asteroides y cometas, llamaradas estelares con radiación peligrosa, explosiones de supernovas cercanas y otras.

El artículo de Stern señala que las IWOW son inmunes a tales amenazas porque sus océanos están protegidos por un techo de hielo y roca, generalmente de varias a muchas decenas de kilómetros de espesor, que se superponen a sus océanos.

“Los mundos oceánicos de agua interior están mejor preparados para proporcionar muchos tipos de estabilidad ambiental y tienen menos probabilidades de sufrir amenazas a la vida de su propia atmósfera, su estrella, su sistema solar y la galaxia, que mundos como la Tierra, que tienen su océanos en el exterior”, explica Stern en un comunicado.

Aguas ocultas

El problema radica en que, al estar ocultos, esos mundos oceánicos no son fáciles de ser analizados para confirmar que realmente albergan algún tipo de vida.

Por este motivo, la misión Europa Clipper de la NASA realizará esta década un reconocimiento detallado de la luna Europa de Júpiter e investigará si pudiera albergar condiciones adecuadas para la vida debajo de su superficie.

El Telescopio Espacial Hubble de la NASA observó vapor de agua sobre la región del polo sur de Europa en 2012, proporcionando evidencia potencial de columnas de agua.

Si se confirma la existencia de las plumas, y están vinculadas a un océano subterráneo, el estudio investigará la composición química del entorno potencialmente habitable de Europa y, al mismo tiempo, minimizará la necesidad de perforar capas de hielo para comprobar si hay o no vida.

Otro enfoque paralelo ha sido propuesto por científicos de la Universidad de Colombia Británica (UBC): considera que la geología podría ser la clave para identificar qué planetas podrían contener vida, más allá de lo que puede aportar la búsqueda de agua, ya sea superficial o subterránea.

Cinco de las lunas de Saturno se unen en el campo de visión de la nave espacial Cassini. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Nuevos mundos

Brendan Dyck, autor principal de este estudio, considera que encontrar planetas en zonas habitables no es suficiente para conocer si la vida puede existir en otros planetas. Este parámetro es solo una forma de descartar otros planetas menos probables.

Añade que conocer la cantidad de hierro presente en el manto de un planeta, permite predecir lo gruesa que será su corteza y, a su vez, si puede disponer de agua líquida y de una atmósfera.

«Es una forma más precisa de identificar posibles nuevos mundos similares a la Tierra que confiar únicamente en su posición en la zona habitable», explica en un comunicado.

Esencialmente, los planetas rocosos más pequeños de un sistema planetario tienen una cosa en común: todos tendrán la misma proporción de hierro que la estrella que orbitan.

La diferencia es cuánto de ese hierro hay en el manto y en el núcleo, precisa Dyck. Este nivel de hierro puede influir en el comportamiento del agua en el planeta, según la tectónica de placas.

Y concluye: “si bien la órbita de un planeta puede estar dentro de la zona habitable, su historia de formación temprana podría finalmente hacerla habitable. La buena noticia es que, con una base en geología, podemos determinar si un planeta soportará agua superficial antes de planificar futuras misiones espaciales».

Décadas de espera

Despejar esta incógnita llevará décadas, estima la NASA: «nuestras primeras misiones de búsqueda de planetas podrían proporcionar evidencia básica de los mundos potencialmente habitables. El telescopio James Webb, diseñado en parte para investigar gigantes gaseosos y súper Tierras, podría encontrar una versión descomunal de nuestro planeta. El telescopio espacial Nancy Grace Roman de la NASA, o el telescopio de reconocimiento infrarrojo de campo amplio, podrían concentrarse en la luz reflejada de un planeta distante para detectar las firmas de oxígeno, vapor de agua o alguna otra indicación clara de posible vida», señala en un comunicado.

Y concluye: «Descubrir otra canica azul-blanca escondida en el campo de estrellas, como un grano de arena en la playa, probablemente requerirá un telescopio de imágenes aún más grande. Los diseños ya están en marcha para ese buscador de planetas de próxima generación, que arrancará en la década de 2030 o 2040».

Referencia

Some Implications for Both Life and Civilizations Regarding Interior Water Ocean Worlds. 52nd Lunar and Planetary Science Conference (LPSC), March 15–19, 2021.

Imagen superior: Representación artística de un exoplaneta rocoso del tamaño de la Tierra. (Crédito de la imagen: NASA Ames/SETI Institute/JPL-Caltech)

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

2 comentarios

  • Tema: EL SILENCIO CRECERÁ, A MEDIDA QUE LA VERDAD PARTICULAR, SE POSEA
    Hola, un saludo cordial.
    Si usted comienza, diré, desde cero, en un ECPE (Estudio del Conocimiento Profundo Espiritual), verá silenciosa y cautelosamente, el movimiento de las energías que lo circundan, observando detalladamente sus características, manera de transitar y consecuencias del comportamiento. Comenzará por una recolección de ideas tan ampliamente, y podrá extraer sólo un pequeño porcentaje, quizás, de aquellos fragmentos de información, que considere valiosos, por el hecho de que en usted resuenen algo y encajen bien en sus recuerdos.

    Irá formando así su propio rompecabezas, para ir acercándose al origen de todo este asunto relacionado con él.
    De acuerdo a mi avance, he llegado a la conclusión, de que ninguna raza o civilización que probablemente exista en algún sector del Universo Maestro, supongo que no ha sido capaz de descubrir, el origen ycaracterísticas, de esa «Fuerza, energía o cosa misteriosa, extraña y poderosa», en la que nosotros y TODO lo demás está implícito, es decir, se mueva con «ELLA», y la que ha logrado ser capaz de construír todo cuanto hasta hoy existe.

    Diera la impresión de que nos encontramos en un juego ilusorio, inventado por nosotros, ya que cualquier idioma de comunicación que exista, apareció muchísimos miles de millones de años, o tal vez eones, después de que apareció esa «Fuerza extraña y misteriosa». Al parecer, apareció de entre una aparente NADA, moviéndose como polvo cósmico o tal vez como un gran conjunto de pequeñísimas líneas de fuerza magnéticas, que transitaron, experimentaron, se transformaron y produjeron lo poco o mucho que ahora vemos; y sabiendo que estamos sujetos a un constante cambio en esos estados de transformación.

    Concluyo que aquel que avanzó, en su equilibrio, comprensión, sensibilidad y cordura, deberá reflejar aún, un mayor silencio que al principio de su estudio.
    Adiós. Atte.

RSS Lo último de Tendencias21

  • La acidez cerebral podría estar relacionada con múltiples trastornos neurológicos 11 abril, 2024
    Un estudio en animales a gran escala vincula los cambios en el pH del cerebro con problemas cognitivos de amplio alcance, ligados a patologías como el autismo o el Alzheimer, entre otras. Los científicos creen que los problemas metabólicos en el cerebro podrían estar directamente relacionados con una variedad de trastornos neuropsiquiátricos y neurodegenerativos.
    Pablo Javier Piacente
  • Cultivan organoides cerebrales con conexiones neuronales similares a las de un cerebro real 11 abril, 2024
    Un equipo internacional de investigadores ha desarrollado una técnica para conectar tejidos cultivados en laboratorio que imitan al cerebro humano de una manera que se asemeja a los circuitos neuronales del cerebro real. El "sistema" de mini cerebros interconectados podría revolucionar nuestra comprensión de las funciones cerebrales.
    Pablo Javier Piacente
  • Los Estados se exponen a condenas judiciales por inacción climática 11 abril, 2024
    Suiza es el primer Estado condenado judicialmente por no resolver el desafío climático y violar los derechos humanos de las personas mayores. Hace un año, 16 niños y jóvenes obtuvieron una sentencia condenatoria contra el Estado de Montana por destruir con sus leyes el medioambiente. Cualquier Estado puede ser denunciado si no preserva el ambiente en […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Detectan extraños pulsos de radio procedentes de un magnetar que desconciertan a los científicos 10 abril, 2024
    Los astrónomos han detectado señales de radio inusuales procedentes de XTE J1810-197, un radiomagnetar o estrella de neutrones ultramagnética situada a 8.100 años luz de distancia de la Tierra, en la constelación de Sagitario. Los resultados son inesperados y sin precedentes: a diferencia de las señales de radio que se han detectado en otros magnetares, […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría ser el límite para todas las civilizaciones avanzadas en el Universo 10 abril, 2024
    Un nuevo estudio sugiere que el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) hacia una Superinteligencia Artificial (ASI) podría explicar por qué no hemos detectado aún otras civilizaciones avanzadas en el cosmos, a pesar de la alta probabilidad de su existencia: en vez de supernovas, plagas, guerras nucleares o eventos climáticos extremos que hayan sido un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Higgs ha podido dejar abierta la puerta a la Nueva Física 10 abril, 2024
    La muerte de Peter Higgs, que pasará a la historia como el descubridor del bosón que explica cómo se forma la materia, deja un legado en la historia de la física que todavía puede aportar algo más trascendente: la prueba definitiva de una Nueva Física más allá del Modelo Estándar.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren neuronas "zombis" en el cerebro, que serían claves en el proceso de aprendizaje 9 abril, 2024
    Las neuronas "zombis" son unidades vivas pero funcionalmente alteradas, que parecen "dormidas" en determinadas situaciones: los investigadores han revelado que cumplen un papel fundamental en el cerebelo, concretamente en aspectos relativos a la forma en la cual aprendemos.
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna se invirtió por completo hace más de 4 mil millones de años 9 abril, 2024
    Hace unos 4.220 millones de años, poco después de que la Luna se formara a partir de un trozo de la Tierra que se desprendió durante una colisión violenta a principios de la historia del Sistema Solar, nuestro satélite se dio vuelta y comenzó así una etapa clave de su desarrollo. Así lo ha comprobado […]
    Pablo Javier Piacente
  • Arte rupestre de hace 2.000 años podría representar música psicodélica 9 abril, 2024
    Aunque la música psicodélica moderna no nació hasta la década de 1960, las influencias psicodélicas se pueden encontrar en el arte rupestre de hace miles de años. Grabados precolombinos en piedra, de 2.000 años de antigüedad, reflejan figuras humanas bailando en estado de trance chamánico.
    Redacción T21
  • Descubren antiguas partículas de polvo espacial provenientes de otro sistema estelar 8 abril, 2024
    Los astrónomos han descubierto una rara partícula de polvo atrapada en un antiguo meteorito extraterrestre, que fue formado por una estrella distinta a nuestro Sol. El polvo se habría originado luego de una supernova: las partículas son como "cápsulas del tiempo celestes" y proporcionan una instantánea de la vida de su estrella madre.
    Pablo Javier Piacente