Tendencias21
Las neuronas se comunican cantando

Las neuronas se comunican cantando

La comunicación entre las neuronas se concreta mediante señales con diferentes “tonos”. La modulación de estas entonaciones va variando y genera un llamativo sistema comunicacional con su propia lógica.

Un grupo de neurobiólogos del Laboratorio de Biología Marina (MBL) de Massachusetts, Estados Unidos, ha logrado descifrar un complejo mecanismo de comunicación neuronal a través de entonaciones. El sutil “canto” de las neuronas se lleva adelante mediante tonos que van cambiando, con el propósito de transmitir información y comunicarse con sus pares. Según un comunicado del centro afiliado a la Universidad de Chicago, las neuronas utilizan múltiples vesículas que, al integrarse, conforman unidades de sentido similares a las palabras.

La interacción y el diálogo entre las neuronas es una actividad clave para el sistema nervioso, ya que rige funciones como la respiración y el pensamiento, entre muchas otras. A pesar de esto, resulta complejo estudiar estas relaciones entre las neuronas porque la comunicación se realiza a máxima velocidad y en una escala muy pequeña. En consecuencia, la explicación precisa de estos procesos se convierte muchas veces en un desafío casi imposible de resolver.

Sin embargo, los especialistas del laboratorio estadounidense han hallado un enfoque prometedor que nos acerca a la “música” de las neuronas. Mediante un sistema de imágenes totalmente personalizado, han logrado una comprensión clara de los procesos que llevan a las neuronas a comunicarse entre sí mediante la modulación de «tonos», que son distintas expresiones de las señales que emiten.

El hallazgo, publicado en Nature Neuroscience, se concretó luego de la realización de diferentes experimentos. En el primero de ellos, conectaron una neurona con electricidad para inducir una acción o actividad, para posteriormente congelarla al instante y obtener una imagen de su estado. Apreciaron la presencia de una gran cantidad de vesículas que se fusionaban y creaban múltiples sinapsis. Ese primer descubrimiento motivó nuevos esfuerzos para profundizar en la cuestión.

Sinapsis previa (izquierda) y posterior a la estimulación (derecha), con flechas que muestran el momento en que las neuronas se comunican entre sí. Crédito: MBL. Kristina Lippmann, Kadidia Adula, Thien Vu y Eddie Hujber.

Subir o bajar la voz

Las vesículas sinápticas son minúsculas esferas donde se almacenan los neurotransmisores, que cuando se acoplan cumplen un papel similar a las palabras. Las neuronas las emplean como unidades de sentido para comunicarse. Se sabía que pueden utilizar varias “palabras” para dialogar y que son capaces de variar su entonación, pero hasta el momento se desconocían las características de este proceso. Según Shigeki Watanabe, uno de los científicos responsables del estudio, “hemos identificado un mecanismo que utilizan las neuronas para comunicarse a través de las entonaciones”, explicó.

“Logramos demostrar que pueden subir o bajar la voz en función del número de vesículas que emplean. Cuando alguien quiere realizar una pregunta cambia la entonación al final de la oración. Pues bien, las neuronas hacen lo mismo disminuyendo a aumentando el número de vesículas que utilizan”, agregó Watanabe.

Desde otro punto de vista, los neurobiólogos han observado que la neurotransmisión puede ser fuerte o débil en una escala de tiempo de milisegundos. En consecuencia, es la primera ocasión en la cual la comunicación neuronal es analizada al detalle desde una perspectiva temporal.

Un primer paso

Los científicos comprobaron en sus experimentos que en determinados momentos únicamente algunas pocas vesículas sinápticas se encuentran en la posición de acoplamiento, o sea preparadas para liberar el neurotransmisor y generar las distintas “tonalidades”. Al concluir una acción o actividad vuelven a disminuir en número y dinamismo, pero luego de 14 milisegundos comienzan a reagruparse y quedan listas para fusionarse, liberar neurotransmisores y hacer “cantar” a las neuronas.

El grupo de investigadores realizó estas observaciones con una tecnología de microscopía electrónica especialmente adaptada. El hallazgo de este mecanismo de comunicación neuronal puede ser el primer paso para conocer más detalles sobre la forma en la cual las neuronas intercambian información, construyendo redes dedicadas a realizar funciones tan complejas como sorprendentes.

Referencia

Synaptic vesicles transiently dock to refill release sites. Grant F. Kusick, M. Chin, S. Raychaudhuri, K. Lippmann, K. P. Adula, E.J. Hujber, T. Vu, M.W. Davis, E.M. Jorgensen, S. Watanabe. Nature Neuroscience (2020).DOI:https://doi.org/10.1038/s41593-020-00716-1

Foto de porrada: Gerd Altmann en Pixabay.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

2 comentarios

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente