Tendencias21

López de Mántaras: No es verdad que en 30 años las máquinas harán inservible al ser humano

La inteligencia artificial es, desde el nacimiento de la ciencia ficción, uno de los temas estrella en este género. A día de hoy, sin embargo, es una realidad cada vez más cercana y que verá muy pronto frutos que antes se creían inalcanzables. La inteligencia bioinspirada, los sistemas de inteligencia completos y la retroalimentación entre máquinas y humanos son algunas de las tendencias y objetivos que nos explica Ramón López de Mántaras, director del Instituto en Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC, en esta entrevista.

¿Hasta qué punto puede desarrollarse una inteligencia creada artificialmente? ¿Qué puede aprender el cerebro humano de los sistemas artificiales? ¿Son realistas y alcanzables las inteligencias artificiales que muestra la ciencia ficción? A todo ello pretenden responder las investigaciones que se desarrollan en torno a una de las disciplinas más de moda en el mundo de la ciencia y la ingeniería, y que en España encabeza Ramón López de Mántaras, director del Instituto en Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC.

«La inteligencia artificial es un conjunto de técnicas informáticas cuyo objetivo es reproducir mediante máquinas aquellas actividades del ser humano que requieren inteligencia», explica el investigador cuando se le pide que defina de manera breve la disciplina a la que ha dedicado décadas de trabajo.

Es una definición acertada, pero que por supuesto esconde mucho más de lo que parece a simple vista. Como explica López de Mántaras, a día de hoy la inteligencia artificial no es un carril de sentido único, sino una doble vía en la que la inteligencia humana inspira los sistemas robóticos, que a su vez pueden ayudar a entender cómo funciona nuestra mente.

Inteligencias artificiales fuertes y débiles

Al menos ese es el objetivo de uno de los dos grandes campos en que podríamos dividir la inteligencia artificial, que serían la débil y la fuerte. La inteligencia artificial débil es aquella que «no se preocupa de cómo la naturaleza ha resuelto los problemas, sino que busca otras vías».

Un buen ejemplo de ella sería el de las computadoras expertas en ajedrez. La complejidad de este juego es tal que las máquinas tardarían demasiado en calcular todas las operaciones posibles; al no disponer tampoco de la intuición inherente al ser humano, tienen que recurrir a funciones heurísticas, una vía, como explica López de Mántaras, «distinta de la que ha utilizado la naturaleza».

La inteligencia artificial fuerte, por su parte, es aquella que pretende imitar al máximo los procesos mentales del cerebro humano, y de ahí que se conozca como «bioinspirada», y que resulte tan útil para comprender el funcionamiento de nuestra propia mente.

Es algo que no se puede alcanzar del todo, ya que «ninguna red neuronal artificial puede modelar computacionalmente la parte química del cerebro». Con todo, eso no impide desarrollar sistemas de inteligencia pues, explicando lo que se conoce como «hipótesis del sistema de símbolos físicos», López de Mántaras defiende que el soporte no importan a la hora de que se desarrollen la mente y la inteligencia, sino que lo que es vital es que «emerjan estados mentales».

Sistemas de inteligencia general

Es por ello que los investigadores en inteligencia artificial ven más perspectivas de futuro en esa ingeniería bioinspirada que les permitirá alcanzar «inteligencias artificiales generales» que, por ejemplo, no sean expertas solo en ajedrez, sino también y de manera lógica, en otros juegos como las damas. Para ello, dice López de Mántaras, no basta con construir inteligencias específicas y luego unirlas, sino que hay que desarrollar una estructura de integración desde cero.

A partir de ahí es donde encontramos, ya sí, el gran escollo para estas inteligencias generales, que es la falta en los sistemas artificiales de lo que conocemos como «sentido común», y que nos permite desde que somos pequeños alcanzar unos conocimientos muy rápidamente gracias a la experimentación y la intuición.

Este trabajo, la llamada «robótica del desarrollo» ya está en marcha en algunas líneas de investigación, y pretende que los robots adquieran «conocimientos de sentido común, interactuando y experimentando con su entorno». Sin duda es una de las líneas de trabajo más prometedoras, aunque López de Mántaras concluye que «aún estamos muy lejos de conseguirlo».

Creatividad computacional

En la entrevista también se habló de las aplicaciones creativas que pueden desarrollar los sistemas de inteligencia artificial, en disciplinas como la música, las artes plásticas o incluso la danza; concretamente resulta muy particular el caso de la música, donde ya existen sistemas capaces de imitar a los músicos humanos «tomando decisiones acerca de variar lo que dice la partitura, sin silenciar ni añadir notas».

López de Mántaras explica que el sistema imita las interpretaciones que realiza un músico humano sobre determinadas partituras, pero aplicando las variaciones a partituras nuevas. Con todo, este sistema, al igual que aquellos capaces de generar música de cero, «no es consciente de nada de lo que está haciendo», con lo que se trataría de una inteligencia artificial débil.

Los retos de futuro

Más allá de esa necesidad de lograr sistemas de inteligencia artificial generales, pues los débiles ya están plenamente desarrollados, López de Mántaras ve como algo vital que las empresas de España, un país que está «a nivel europeo entre los diez países más potentes en inteligencia artificial», aumenten la demanda de soluciones basadas en este campo.

El entrevistado avisa de que la complejidad del cerebro impide algo tan burdo como copiarlo en un ordenador, y que los verdaderos problemas de la inteligencia artificial tienen que ver con la privacidad y el aspecto militar de los desarrollos. Rechaza así las perspectivas de futuro más agoreras, que predicen que en 20 o 30 años la inteligencia artificial desbancará por completo a los seres humanos. El investigador niega este horizonte, y opina que se basa en un crecimiento tecnológico exponencial que es falso, pues en los últimos años, de hecho, ni tan siquiera se ha acelerado, sino al contrario.

«Tengo la sensación», concluye el entrevistado, «de que como a lo mejor no interesa que se hable de los peligros reales, se inventan un peligro irreal para desviar la atención».

Perfil

Ramón López de Mántaras es profesor investigador en el CSIC y director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del mismo centro. Es ingeniero eléctrico por la Escuela Politécnica Superior de Mondragón, doctor en Física por la Universidad de Toulouse III, y doctor en Informática por la Universidad Politécnica de Cataluña. Su campo de estudio han sido fundamentalmente los sistemas automatizados y la robótica, disciplina en la que realizó sus tesis en el Centre Nacional de la Recherche Scientifique, en Francia. Su trabajo le valió el Premio Nacional de Informática en 2012.

Audio de la entrevista a Ramón López de Mántaras (1ª parte) by Tendencias21 on Mixcloud

Audio de la entrevista a Ramón López de Mántaras (2ª parte) by Tendencias21 on Mixcloud

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente