Tendencias21
Los ácidos biliares viajan al cerebro para modular las ganas de comer

Los ácidos biliares viajan al cerebro para modular las ganas de comer

Un nuevo estudio suizo ha encontrado una relación directa entre los ácidos biliares y la saciedad: un viaje que comienza en el tracto digestivo, continúa en el torrente sanguíneo y concluye en el hipotálamo, comprueba que cumplen un papel vital en la regulación del apetito, impactando en el cerebro. El hallazgo podría conducir a nuevos tratamientos contra la obesidad.

Los ácidos biliares llegan al cerebro ni bien terminamos de comer para detener la ingesta de alimentos: viajan desde el tracto digestivo, se alojan transitoriamente en el torrente sanguíneo y llegan súbitamente al hipotálamo después de comer. Este descubrimiento, observado en ratones por investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), brinda nuevas precisiones sobre las señales y los mecanismos de control de la saciedad y puede tener implicaciones para el tratamiento de la obesidad en los seres humanos.

El eje intestino-cerebro es uno de los sistemas más importantes para la regulación de la conducta alimentaria y otras funciones corporales. También presenta circuitos o subsistemas que cumplen un rol trascendental.

Uno de ellos es el que se establece en el hipotálamo, donde la actividad de múltiples hormonas, proteínas y otras señales «informa» al cerebro sobre nuestra disponibilidad de energía.

De acuerdo a una nota de prensa, los ácidos biliares también deben agregarse al listado de señales destinadas a regular la sensación de hambre y a detener a tiempo la ingesta de alimentos.

Se sabía que la insulina o la leptina comunicaban al cerebro todo lo relacionado con nuestras necesidades energéticas mediante el hipotálamo, pero se desconocía que los ácidos biliares pudieron actuar en ese circuito.

En estudios previos se había constatado que los ácidos biliares podían llegar a observarse en el cerebro, pero no estaba claro cuáles eran sus funciones.

Ahora, el nuevo estudio publicado en la revista Nature Metabolism ha identificado el propósito de su viaje al cerebro desde el intestino: regular las ansias de seguir comiendo más allá de lo aconsejable para nuestro cuerpo.

Del intestino al cerebro

En el intestino, los ácidos biliares son uno de los metabolitos más abundantes, funcionado como moléculas de señalización para transmitir al cerebro datos como la disponibilidad de una clase específica de nutrientes, por ejemplo.

En el cerebro, el hipotálamo los recibe con los brazos abiertos: esta región de la base cerebral carece de las barreras contra agentes y amenazas externas que poseen todas las restantes regiones del cerebro.

Los investigadores pudieron comprobar en roedores que estos metabolitos transmiten señales desde el intestino al cerebro para regular la ingesta de alimentos en el momento indicado. Incluso se pudo verificar que los ácidos biliares cumplen una función anoréxica o de disminución intensa del apetito en ratones obesos.

¿Pueden llegar a tener el mismo impacto en los seres humanos? Según Alessia Perino, investigadora principal en el nuevo estudio, “los ácidos biliares bloquean la liberación de péptidos dedicados a estimular el apetito después de la ingesta de alimentos, pero además potencian esa acción al reducir la expresión de los neurotransmisores relacionados. Todo esto constituye un sistema agudo de represión del hambre que favorece la sensación de saciedad”, indicó.

Tema relacionado: Descubren el origen cerebral de la obesidad.

Contra la obesidad

Ya en la Antigua Grecia se hablaba del papel de la bilis en la regulación del humor y el estado de ánimo, pero los avances científicos nos permiten determinar hoy que los ácidos biliares y su conexión con el hipotálamo desarrollan un papel vital en cuanto a la saciedad y el control del apetito.

De esta forma, pueden convertirse en aliados perfectos para el desarrollo de nuevas terapias contra la obesidad, directamente implicada en gran parte de las enfermedades crónicas que afectan en mayor medida a la humanidad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel global, afectando casi por igual a todas las edades. Cada año, fallecen 2,8 millones de personas por su causa, al estar ligada a diferentes trastornos de la salud.

Referencia

Central anorexigenic actions of bile acids are mediated by TGR5. Perino, A., Velázquez-Villegas, L.A., Bresciani, N. et al. Nature Metabolism (2021).DOI:https://doi.org/10.1038/s42255-021-00398-4

Foto:

La acción de los ácidos biliares en el hipotálamo. Crédito: EPFL / Schoonjans’ lab.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente
  • Toda la biblioteca privada de Darwin ya está disponible en Internet 13 febrero, 2024
    La biblioteca privada de Charles Darwin ha sido completamente reconstruida y está disponible en Internet por primera vez, coincidiendo con el 215 cumpleaños del naturalista. El catálogo, de 300 páginas, contiene 7.400 títulos con un total de 13.000 volúmenes entre libros, escritos y revistas, que están al alcance de todo el mundo sin salir de […]
    Redacción T21
  • El metro de Londres implanta IA para vigilar la red subterránea 13 febrero, 2024
    El metro de Londres ha probado herramientas de vigilancia con IA en tiempo real para detectar posibles situaciones de riesgo o de conflicto y permitir al personal intervenir rápidamente. Detecta comportamientos agresivos e identifica a las personas que se cuelan sin pagar.
    Redacción T21
  • La memoria universal promete revolucionar a la informática 12 febrero, 2024
    La memoria universal podría reemplazar tanto a la RAM como al almacenamiento interno en los ordenadores de uso masivo, brindando una alternativa más rápida y más eficiente a nivel energético. Un nuevo estudio muestra un posible enfoque revolucionario de la memoria universal: empleando un nuevo material denominado GST467, los investigadores apreciaron que la memoria mejora […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente
  • La genética tiene mucho que decir sobre el asesinato de una madre adoptiva 12 febrero, 2024
    Según la genética, el comportamiento de los hijos adoptados está mayoritariamente influido por los padres biológicos, mientras que el parecido entre padres e hijos en una familia adoptiva es muy pequeño. Además, un hijo adoptado no tiene vínculos genéticos con su madre adoptiva y puede heredar ciertas maneras de pensar de sus padres biológicos, especialmente […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • Europa logra un récord mundial de fusión nuclear 12 febrero, 2024
    En un importante logro científico, investigadores de la instalación Joint European Torus (JET) han establecido un récord energético mundial de 69 megajulios liberados en energía de fusión sostenida y controlada. Otro impulso para el futuro reactor europeo a gran escala ITER.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente