Tendencias21

Una obra de arte en el centro de la Vía Láctea gobierna a la galaxia

Una extraña fuente de energía interestelar recientemente descubierta podría manejar el flujo energético y potencialmente la evolución de la Vía Láctea: la interacción de campos magnéticos ha creado una fascinante obra de arte en el corazón de la galaxia. Una de las estructuras en forma de hilo es quizás la más intrigante: presenta rayos X y emisiones de radio entrelazadas.

Un astrónomo de la Universidad de Massachusetts Amherst ha descubierto una misteriosa fuente energética interestelar que sería la encargada de gobernar el flujo de energía de la Vía Láctea y hasta la evolución de nuestra galaxia. En una deslumbrante imagen del centro galáctico que configura una verdadera obra de arte cósmica, el especialista identificó una estructura en forma de hilo que entrelaza rayos X y emisiones de radio.

El centro de las galaxias es siempre su zona más activa y dinámica: allí generalmente tienen lugar las interacciones energéticas más violentas y otros fenómenos que marcan a fuego su evolución. Sin embargo, el centro de la Vía Láctea no es fácil de observar y analizar: una densa niebla de gas y polvo se convierte en un manto a veces inexpugnable para los astrónomos.

Aprovechando la tecnología del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA y del radiotelescopio MeerKAT en Sudáfrica, un nuevo estudio firmado por el astrónomo Daniel Wang ha logrado atravesar esa nebulosa capa y obtener una mágica instantánea del corazón de la Vía Láctea. Más allá de la belleza artística de la imagen, la misma demuestra la presencia de un fenómeno nunca observado hasta el momento.

Reconexión magnética interestelar

Diferentes campos magnéticos conforman una especie de tapiz que se extiende por el centro de la Vía Láctea, de acuerdo a una nota de prensa. En una de las estructuras con forma de hilo se ha detectado rayos X y emisiones de radio entremezcladas, que para Wang son la evidencia de «un evento de reconexión de campo magnético en curso».

El mencionado «hilo» se ha denominado G0.17-0.41, ubicándose en el área contigua a dos columnas emisoras de rayos X que se observan emergiendo de la región cercana a Sagitario A, el enorme agujero negro supermasivo que domina el centro de la Vía Láctea.

La llamada reconexión de campo magnético se produce cuando dos campos opuestos se entrelazan, liberando de esta manera una descomunal cantidad de energía. La estructura descubierta podría ayudar a comprobar que la reconexión magnética también sucede en el espacio interestelar: hasta el momento se conocía solamente su impacto en las erupciones solares o las auroras boreales.

Tema relacionado: Descubren la fuente de emisiones de radio más lejana de la Tierra.

¿Una fuente energética que maneja la dinámica galáctica?

Los eventos de reconexión magnética serían en consecuencia una fuente energética vital en la dinámica interestelar. Por ejemplo, podrían ser responsables de acelerar las partículas para producir rayos cósmicos como los que llegan a la Tierra o generar las condiciones para provocar el nacimiento de nuevas estrellas.

Según el estudio, publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, esta fuente de energía de alcance aún desconocido también podría marcar diferentes fenómenos ligados al clima espacial.

De aquí en más, se buscará determinar en nuevos estudios cuál es la cantidad total de energía que emana de las estructuras en forma de hilo que configura la reconexión magnética, para de esta forma vislumbrar su impacto real en el centro galáctico.

Lógicamente, será imprescindible descubrir cómo se produce y se transporta esa increíble cantidad de energía. Y quizás el punto más misterioso y enigmático será determinar la forma en que esta enorme fuente energética regula el funcionamiento de la Vía Láctea y ha marcado la historia de nuestra galaxia.

Referencia

Chandra large-scale mapping of the Galactic Centre: probing high-energy structures around the central molecular zone. Q Daniel Wang. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (2021).DOI:https://doi.org/10.1093/mnras/stab801

Foto de portada: Panorama del centro galáctico que muestra las violentas interacciones energéticas descubiertas. Los rayos X aparecen en color naranja, verde, azul y morado, según las distintas frecuencias, y los datos de emisiones de radio se muestran en lila y gris. Crédito: NASA/CXC/UMass/Q.D. Wang/NRF/SARAO/MeerKAT.

Video y podcast: editados por Pablo Javier Piacente en base a elementos y fuentes libres de derechos de autor.

Música video y podcast: sscheidl en Pixabay Music.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario