Tendencias21
Los agujeros negros no son calvos

Los agujeros negros no son calvos

Los agujeros negros no se quedan sin pelos (información sobre su pasado) cuando despiden ondas gravitacionales, sino que esas ondas tienen un efecto crecepelo provocado por su velocidad de rotación. Un indicio de nueva física.

Un equipo internacional de científicos ha descubierto que los agujeros negros pueden desarrollar estructuras similares a pelos adicionales cuando giran lo suficientemente rápido, un descubrimiento que podría introducir una nueva perspectiva sobre el comportamiento de los agujeros negros.

Un agujero negro es una región del espacio-tiempo con un campo gravitatorio tan fuerte que ni siquiera la luz puede escapar. Que tenga o no pelos es una metáfora. Se refiere a la posibilidad de que haya o no perdido la memoria de su pasado: tiene pelos si conserva información, es calvo si la ha perdido.

Fue el físico norteamericano John Archibald Wheeler quien habló en 1973 de que los agujeros negros eran calvos: están en reposo y no tienen rasgos específicos que permitan describirlos.

Solo perduran con los tres elementos clave que permiten reconocerlos externamente: la masa, su carga eléctrica y su momento angular.

Cuando esto ocurre, toda la materia que constituye al agujero negro ha desaparecido y solo queda un pozo sin fondo que es inaccesible a un observador externo.

Pueden tener pelo

En consecuencia, hasta ahora se ha pensado que los agujeros negros estaban completamente caracterizados por solo dos cantidades, masa y espín (momento angular o cinético).

Sin embargo, en los últimos años, varios físicos han estado investigando si los agujeros negros pueden tener estructuras adicionales, lo que revelaría la existencia de nuevos campos fundamentales de la física.

En 2013, investigadores de Italia y otros países, liderados por Thomas Sotiriou, publicaron el primer artículo que cuestionaba el paradigma de que los agujeros negros eran calvos. Pueden tener pelo, decían entonces.

Una nueva investigación, en la que han participado científicos de la Universidad de Nottingham (UK), del Instituto de Física Fundamental de Trieste (Italia), del CNRS y de la Universidad de la Sorbona (ambos de Francia), consolida esta conclusión.

Simulaciones informáticas

Usando simulaciones informáticas, ha comprobado lo que se anticipaba en 2013: en determinadas condiciones, los agujeros negros pueden tener pelo. Sus resultados se han publicado en Physical Review Letters.

Alexandru Dima, primer autor de este segundo artículo, explica al respecto en un comunicado: “en nuestro trabajo hemos considerado una amplia clase de extensiones de la teoría de la gravedad de Einstein que hacen predicciones interesantes en regímenes extremos, como los que ocurren alrededor de los agujeros negros o de las estrellas de neutrones.”

Y añade: “aunque estudios anteriores ya han proporcionado ejemplos de soluciones de agujeros negros peludos, hemos demostrado por primera vez, gracias a simulaciones informáticas, que los agujeros negros pueden hacer crecer espontáneamente la forma más simple de cabello permanente (un campo escalar) una vez empiezan a girar lo suficientemente rápido».

Cómo crece el pelo

Los investigadores también describen la forma en que la rotación controla el mecanismo de crecimiento del cabello.

En la teoría de la gravedad de Einstein y en muchas de sus extensiones, los teoremas matemáticos aseguran que los agujeros negros no pueden conservar el pelo: pierden esa información a través de la emisión de ondas gravitacionales.

Según la nueva investigación, una vez que el agujero negro comienza a girar más rápido que un cierto umbral, el pelo crece espontáneamente, lo que le da al agujero negro características novedosas.

Considera que las ondas gravitacionales que, supuestamente, dejaban calvos a los agujeros negros, son diferentes de lo que se pensaba hasta ahora: su comportamiento depende de la velocidad de rotación de los objetos involucrados.

¿Nueva física?

La aportación tiene implicaciones teóricas significativas: incorpora nuevos elementos a posibles extensiones de la Relatividad General para componer una teoría cuantificada de la gravedad o para resolver cuestiones pendientes de la física gravitacional, como la energía o la materia oscuras.

Los investigadores consideran que nuevos experimentos con ondas gravitacionales pueden confirmar o desmentir este efecto crecepelo de las ondas gravitacionales sobre los agujeros negros, y también descubrir eventualmente indicios de nueva física más allá de la Relatividad General.

“Nuestros resultados demuestran que la nueva física puede ser bastante esquiva y solo aparece cuando se observa con atención el tipo correcto de agujero negro”, concluye Thomas Sotiriou.

Referencia

Spin-Induced Black Hole Spontaneous Scalarization. Alexandru Dima et al. Phys. Rev. Lett. 125, 231101, 1 December 2020. DOI:https://doi.org/10.1103/PhysRevLett.125.231101

Imagen: Representación artística de un agujero negro. Crédito: XMM-Newton, ESA, NASA.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente