Tendencias21
Los asteroides convierten el sistema solar en una mesa de billar

Los asteroides convierten el sistema solar en una mesa de billar

Dos potentes asteroides nos visitan en marzo, mientras descubrimos cada vez más objetos cercanos en el sistema solar. Aunque ninguno de los conocidos representa una amenaza cierta, el temido Apophis nos puede dar un descomunal susto dentro de 47 años.

El sistema solar se ha convertido en una mesa de billar en la que numerosos asteroides se aproximan en sucesivos momentos a la órbita de nuestro planeta, sin que por el momento ninguno de los 25.000 Objetos Cercanos Conocidos represente una amenaza cierta de colisión con la Tierra.

El ejemplo más reciente de esta metáfora de la mesa de billar es Apophis, un roca espacial de 340 metros de ancho que nos tuvo en vilo entre 2004 y 2006 porque se pensaba que era inevitable que colisionara con nuestro planeta en 2029, 2036 o 2037.

El pasado 6 de marzo, Apophis nos hizo una visita y pasó a más de 16 millones de kilómetros de la Tierra. También sabemos que volverá en 2029 y que pasará a solo 40.000 kilómetros de nuestro planeta: rozará los satélites geoestacionarios que orbitan a 35.848 kilómetros sobre el ecuador terrestre.

Será la primera vez que los astrónomos puedan ver tan cerca un asteroide tan grande, destaca la revista Nature. Eso ayudará a confirmar o alejar la amenaza de que en 2068 pueda ser realmente peligroso.

Los últimos cálculos consideran posible que Apophis colisione con la Tierra dentro de 47 años, ya que se está alejando de su órbita gravitacional a una distancia de unos 170 metros por año. En ese supuesto, las probabilidades de impacto siguen siendo bajas: una entre 150.000.

Si finalmente impactara, Apophis liberaría una energía de al menos 870 megatones, equivalentes a 65.500 bombas como la de Hiroshima.

Ese impacto podría terminar con una nación de tamaño medio o causar un tsunami global si golpeara un océano, pero no causaría extinciones masivas ni daños globales permanentes, destaca Sputniknews.

El más grande de este año

El asteroide más grande que esperamos este año se llama 2001 FO32, descubierto hace 20 años, y tiene un kilómetro de diámetro. El domingo próximo, 21 de marzo, pasará a 2 millones de kilómetros de nuestro planeta, unas 5 veces la distancia que separa a la Luna de la Tierra.

Lo hará a una velocidad superior a la de la mayoría de los asteroides que nos visitan: a 124.000 kilómetros por hora, debido a su órbita inclinada y alargada.

A medida que 2001 FO32 realiza su viaje al interior del sistema solar, el asteroide gana velocidad de la misma forma que un monopatín se acelera cuando cae al centro de un medio tubo. Luego pierde aceleración y, al subir, es arrojado al espacio profundo para iniciar un nuevo ciclo alrededor del Sol.

2001 FO32 representa otra oportunidad para los astrónomos, que disfrutarán de ver bien una reliquia rocosa que se formó en los albores de nuestro sistema solar, destaca la NASA.

Récord de descubrimientos

Gracias al perfeccionamiento de los telescopios, los astrónomos registraron en 2020 un récord de descubrimientos de nuevos asteroides cercanos a la Tierra: 2.958. En la mesa de billar del sistema solar hay muchas más bolas de las que esperábamos.

De estos asteroides previamente desconocidos, 107 estuvieron más cerca de nosotros que la Luna. Uno de ellos, denominado 2020 QG, se deslizó a solo 2.950 kilómetros sobre el Océano Índico en agosto pasado.

En noviembre, otro pequeño asteroide pasó a 400 kilómetros de nosotros, si bien solo lo vimos 15 horas después de que se hubiera ido. Se habría destruido al adentrarse más en la atmósfera terrestre, si finalmente nos hubiese golpeado.

Además de los asteroides cercanos a la Tierra conocidos, hay más de cien cometas con un periodo orbital menor de 200 años, y varios meteoroides (pequeños cuerpos rocosos) orbitando el Sol que, por su tamaño, podrían ser detectados en caso de que se acercaran a nosotros.

Cometas peligrosos

Los cometas cercanos a la Tierra representan un peligro adicional porque pueden derivar en lluvias de meteoritos con grandes fragmentos.  Se cree que el evento de Tunguska pudo haber sido causado por un fragmento de un cometa.

El evento de Tunguska, ocurrido el 30 de junio de 1908 sobre la taiga de Siberia Oriental, escasamente poblada, fue una gran explosión en el aire de un meteoroide de unos 100 metros de tamaño, según se piensa procedente del cometa Encke, que nunca ha estado a menos de 26 millones de kilómetros de la Tierra.

El cometa Halley, que nos visitó por última vez en 1986 y lo esperamos de nuevo en 2061, siete años antes de que Apophis pueda ser peligroso, forma parte del centenar de cometas de periodo corto que atraviesan el sistema solar.

Halley también forma parte de la historia de cómo los seres humanos hemos ido evolucionando en la comprensión de estos episodios cósmicos, señala Scientific American.

Halley, testigo

Conocido al menos desde el año 240 antes de la era común, Halley ha sido testigo de cómo los cometas nos han llevado, de ver con miedo las idas y venidas de estas bolas de billar que atraviesan el sistema solar, a aunar esfuerzos para prevenir y tal vez evitar colisiones que cambiarían el curso de nuestra evolución.

Se cree que, en torno a cada 10.000 años, un asteroide rocoso de unos cien metros alcanza la Tierra y provoca desastres locales o maremotos. También que cada varios cientos de miles de años, asteroides de más de un kilómetro pueden provocar desastres globales.

Dado que sus trayectorias orbitales a menudo cruzan la de la Tierra, en el pasado se han producido colisiones con objetos cercanos a nuestro planeta. Esta constatación ha incrementado los sistemas astronómicos de alerta, incluso con Inteligencia Artificial, ante la posibilidad de futuras aproximaciones cercanas a la Tierra. Casi todos los años descubrimos que hay más asteroides cercanos de los que conocíamos. 2021 está siguiendo esa trayectoria.

Imagen: Trayectoria de Apophis en 2029, cerca del enjambre de satélites que orbitan la Tierra. (Crédito de la imagen: NASA / JPL-Caltech)

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La acidez cerebral podría estar relacionada con múltiples trastornos neurológicos 11 abril, 2024
    Un estudio en animales a gran escala vincula los cambios en el pH del cerebro con problemas cognitivos de amplio alcance, ligados a patologías como el autismo o el Alzheimer, entre otras. Los científicos creen que los problemas metabólicos en el cerebro podrían estar directamente relacionados con una variedad de trastornos neuropsiquiátricos y neurodegenerativos.
    Pablo Javier Piacente
  • Cultivan organoides cerebrales con conexiones neuronales similares a las de un cerebro real 11 abril, 2024
    Un equipo internacional de investigadores ha desarrollado una técnica para conectar tejidos cultivados en laboratorio que imitan al cerebro humano de una manera que se asemeja a los circuitos neuronales del cerebro real. El "sistema" de mini cerebros interconectados podría revolucionar nuestra comprensión de las funciones cerebrales.
    Pablo Javier Piacente
  • Los Estados se exponen a condenas judiciales por inacción climática 11 abril, 2024
    Suiza es el primer Estado condenado judicialmente por no resolver el desafío climático y violar los derechos humanos de las personas mayores. Hace un año, 16 niños y jóvenes obtuvieron una sentencia condenatoria contra el Estado de Montana por destruir con sus leyes el medioambiente. Cualquier Estado puede ser denunciado si no preserva el ambiente en […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Detectan extraños pulsos de radio procedentes de un magnetar que desconciertan a los científicos 10 abril, 2024
    Los astrónomos han detectado señales de radio inusuales procedentes de XTE J1810-197, un radiomagnetar o estrella de neutrones ultramagnética situada a 8.100 años luz de distancia de la Tierra, en la constelación de Sagitario. Los resultados son inesperados y sin precedentes: a diferencia de las señales de radio que se han detectado en otros magnetares, […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría ser el límite para todas las civilizaciones avanzadas en el Universo 10 abril, 2024
    Un nuevo estudio sugiere que el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) hacia una Superinteligencia Artificial (ASI) podría explicar por qué no hemos detectado aún otras civilizaciones avanzadas en el cosmos, a pesar de la alta probabilidad de su existencia: en vez de supernovas, plagas, guerras nucleares o eventos climáticos extremos que hayan sido un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Higgs ha podido dejar abierta la puerta a la Nueva Física 10 abril, 2024
    La muerte de Peter Higgs, que pasará a la historia como el descubridor del bosón que explica cómo se forma la materia, deja un legado en la historia de la física que todavía puede aportar algo más trascendente: la prueba definitiva de una Nueva Física más allá del Modelo Estándar.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren neuronas "zombis" en el cerebro, que serían claves en el proceso de aprendizaje 9 abril, 2024
    Las neuronas "zombis" son unidades vivas pero funcionalmente alteradas, que parecen "dormidas" en determinadas situaciones: los investigadores han revelado que cumplen un papel fundamental en el cerebelo, concretamente en aspectos relativos a la forma en la cual aprendemos.
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna se invirtió por completo hace más de 4 mil millones de años 9 abril, 2024
    Hace unos 4.220 millones de años, poco después de que la Luna se formara a partir de un trozo de la Tierra que se desprendió durante una colisión violenta a principios de la historia del Sistema Solar, nuestro satélite se dio vuelta y comenzó así una etapa clave de su desarrollo. Así lo ha comprobado […]
    Pablo Javier Piacente
  • Arte rupestre de hace 2.000 años podría representar música psicodélica 9 abril, 2024
    Aunque la música psicodélica moderna no nació hasta la década de 1960, las influencias psicodélicas se pueden encontrar en el arte rupestre de hace miles de años. Grabados precolombinos en piedra, de 2.000 años de antigüedad, reflejan figuras humanas bailando en estado de trance chamánico.
    Redacción T21
  • Descubren antiguas partículas de polvo espacial provenientes de otro sistema estelar 8 abril, 2024
    Los astrónomos han descubierto una rara partícula de polvo atrapada en un antiguo meteorito extraterrestre, que fue formado por una estrella distinta a nuestro Sol. El polvo se habría originado luego de una supernova: las partículas son como "cápsulas del tiempo celestes" y proporcionan una instantánea de la vida de su estrella madre.
    Pablo Javier Piacente