Tendencias21

Los delfines trabajan en equipo

Los delfines machos forman un concepto social de pertenencia a un equipo o grupo basándose en un sistema de inversión cooperativa. Desarrollan alianzas o redes e identifican a otros ejemplares que han colaborado previamente con ellos.

Según una investigación liderada por científicos de la Universidad de Bristol, en la que también participaron especialistas de la Universidad de Zurich y la Universidad de Massachusetts, los delfines machos adquieren identidad y pertenencia a un grupo mediante un mecanismo cooperativo de alianzas y redes. A través del mismo, identifican a otros delfines que forman parte de su estructura de colaboradores.

De esta manera, reaccionan inmediatamente en ayuda de sus «colegas» ante cualquier estímulo, pero no lo hacen de la misma forma cuando son requeridos por otros ejemplares que no pertenecen a su red o grupo de contención. Los delfines son los animales que forman las alianzas sociales más complejas fuera de los humanos, de acuerdo a una nota de prensa.

En el estudio, recientemente publicado en la revista Nature Communications, se aprovecharon 30 años de datos de observación de una población de delfines ubicada en Shark Bay, Australia Occidental. A esto se agrega un estudio sobre diferentes sonidos, utilizados para evaluar las reacciones de los delfines frene a llamados y señales de sus compañeros.

Los expertos utilizaron drones para apreciar la actividad de los grupos de delfines, principalmente con el objetivo de registrar su comportamiento durante las reproducciones de sonido. Los estímulos sonoros buscaban imitar los llamados que habitualmente realizan los delfines para comunicarse entre ellos. También estudiaron sus movimientos bajo el agua, en un conjunto de información que permitió revelar la forma en la cual los delfines machos trabajan en red y crean un complejo sistema de alianzas.

Tema relacionado: La amistad entre delfines es similar a la amistad entre humanos.

Fidelidad e identidad grupal

Algunos de los resultados más importantes de la investigación indican que los cetáceos establecen categorías entre sus compañeros, sustentadas en la historia de colaboraciones que han llevado adelante. De esta forma, siempre pondrán en primer lugar a la hora de concretar una ayuda a los delfines con los que han colaborado en alguna actividad previa o que los han ayudado frente a alguna dificultad.

Por el contrario, ignorarán a otros compañeros con los cuales no poseen una historia compartida de colaboraciones, aunque compartan el mismo hábitat o zona geográfica. Quizás incluso los vean como potenciales rivales a la hora de buscar pareja o alimento, tanto en términos individuales como con respecto a las competencias intergrupales.

La identidad social de grupo no es exclusiva del ser humano, muchas especies la desarrollan. Aunque pareciera que en el mundo animal solo existe una feroz competencia por recursos escasos o limitados, la realidad indica lo contrario: distintas especies eligen colaborar y establecer alianzas.

Al respecto, la especialista Stephanie L. King, una de las autores del estudio, indicó que «estos conceptos se establecen en el tiempo a través de la experiencia. Es muy probable que hayan desempeñado un papel trascendente en el comportamiento cooperativo de los primeros seres humanos. Nuestros resultados muestran que las estructuras basadas en la cooperación se llevan adelante en otras sociedades animales, como en el caso de los delfines, con una amplia red colaborativa y una fuerte identidad de grupo», indicó.

En el mismo sentido, el estudio sugiere que estas relaciones que trascienden los vínculos familiares y de parentesco pueden haberse desarrollado en los humanos como parte de un aprendizaje heredado, al igual que habría sucedido en los cetáceos. En cualquier caso, muestran que las relaciones de primer orden, o sea las marcadas por las identidades familiares, pueden quedar en segundo plano cuando existen alianzas basadas en una cooperación mutua frente al logro de determinados objetivos.

Referencia

Cooperation-based concept formation in male bottlenose dolphins. Stephanie L. King, Richard C. Connor, Michael Krützen and Simon J. Allen. Nature Communications (2021).DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-021-22668-1

Video: Cetacean Communication and Cognition Lab.

Foto: redcharlie en Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario