Tendencias21

Los discos planetarios sin huecos indican supertierras que podrían albergar vida

Cuando los discos formadores de planetas muestran estructuras compactas y sin huecos, la posibilidad de hallar exoplanetas rocosos similares al nuestro, conocidos como supertierras, aumenta considerablemente. Esta clase de planetas extrasolares tendrían más posibilidades de contener alguna forma de vida.

Según una nueva investigación realizada por astrónomos del Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO) de Estados Unidos, la forma compacta y sin huecos de los discos protoplanetarios desde los cuales surgen los planetas podría indicar una mayor posibilidad de descubrir supertierras: se trata de exoplanetas rocosos con tamaño y características similares a la Tierra, en los cuales es más probable encontrar vida.

El nuevo estudio ha encontrado un patrón que permitirá hallar más fácilmente exoplanetas rocosos y más pequeños, similares a la Tierra, o exoplanetas gigantes y gaseosos, al estilo de Júpiter. Fue concretado a partir de observaciones realizadas con el telescopio ALMA, gestionado a través de una asociación internacional entre Europa, Norteamérica y Asia del Este, en colaboración con la República de Chile.

De acuerdo a una nota de prensa, después de numerosas observaciones los astrónomos concluyeron que los discos formadores de planetas que presentan huecos y formas extendidas están relacionados directamente con la presencia de estrellas de gran masa, siendo a su vez el origen de exoplanetas gigantes.

En busca de las supertierras

Por el contrario, la ausencia de huecos en estas estructuras originarias y las formas más compactas indicarían la actividad de estrellas menos masivas. Al mismo tiempo, marcarían la presencia de planetas extrasolares rocosos de menor tamaño, conocidos como «Supertierras», que como se indicó previamente tendrían más posibilidades de albergar alguna forma de vida.

El descubrimiento es vital frente a un escenario futuro en el cual, al calor de las nuevas tecnologías, se multiplicará el descubrimiento de exoplanetas y será crucial clasificarlos adecuadamente en función de las distintas necesidades científicas. El estudio ha sido publicado recientemente en The Astronomical Journal.

Los discos protoplanetarios son estructuras circulares ubicadas alrededor de estrellas jóvenes, en los cuales tienen lugar los procesos físicos que llevan a la formación de planetas. Básicamente, son acumulaciones de gas y polvo girando en torno a un objeto central masivo: el disco protoplanetario más antiguo descubierto hasta el momento podría tener alrededor de 25 millones de años.

Tema relacionado: La historia de la especie humana debe ser revisada desde el principio

¿Exoplanetas rocosos con vida?

El punto más trascendente de la nueva investigación es que permite comprobar que las estrellas de menor masa presentan estos discos protoplanetarios compactos y sin espacios, desde los cuales surgirían supertierras rocosas, con una masa que oscilaría entre aquella que presenta la Tierra y la que caracteriza a Neptuno.

¿Por qué estos discos compactos albergarían supertierras? Según los científicos, la ausencia de planetas gigantes de la forma de Júpiter permitiría que el polvo presente en los discos protoplanetarios se desplace siempre hacia el interior de la estructura, generando las condiciones óptimas para la formación de planetas rocosos más pequeños cerca de la estrella.

Las supertierras son exoplanetas rocosos que poseen entre una y diez veces la masa terrestre, y que se ubican en las proximidades de la estrella que determina su órbita. Se cree que la Vía Láctea puede ser el hogar de una gran cantidad de supertierras. Como es probable que presenten océanos y continentes expuestos, también es posible que sus condiciones climatológicas puedan ser similares a las de la Tierra.

Referencia

A stellar mass dependence of structured disks: A possible link with exoplanet demographics. N. van der Marel and G. Mulders. The Astronomical Journal (2021).DOI:https://doi.org/10.3847/1538-3881/ac0255

Foto: los discos protoplanetarios pueden marcar la presencia de estrellas masivas y exoplanetas gigantes gaseosos al estilo de Júpiter, como sucede en las estructuras ubicadas a la izquierda y al centro de la imagen, que presentan huecos o formas extendidas. A la derecha, en cambio, el disco compacto y sin huecos de Sz104 evidenciaría la actividad de estrellas menos masivas y de planetas extrasolares rocosos o supertierras. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), S. Dagnello (NRAO).

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario