Tendencias21

Los trabajos tóxicos son una fábrica de personas depresivas

Según una nueva investigación, los entornos laborales «tóxicos», en los cuales no se tienen en cuenta las necesidades de los trabajadores, multiplican en un significativo 300% la incidencia de depresión.

Investigadores de la Universidad de Australia del Sur han descubierto que los trabajos «tóxicos» incrementan en un 300% la incidencia de depresión. El contundente aumento de esta patología psicosocial se observa en los espacios laborales que no consideran las necesidades del personal: son entornos opresivos, abusivos, insalubres y, además, poco eficientes.

No solamente inciden el estrés o las presiones laborales, sino también los casos de acoso, la falta de incentivos económicos y la ausencia de organismos internos que se dediquen a monitorear la salud de los trabajadores, sobre todo aquellos con dedicación exclusiva. La incidencia parece ser mayor en los hombres que en las mujeres.

De acuerdo a una nota de prensa, los perjuicios no afectan únicamente a los empleados, sino también a las empresas: generan más gastos, un clima de trabajo enrarecido, ausentismo y una disminución importante en la productividad. El estudio ha sido publicado en el British Medical Journal (BMJ Open).

La depresión es uno de los males por excelencia de nuestra época: actualmente afecta a más de 300 millones de personas a nivel global, en una tendencia que continúa en aumento a pesar de la proliferación de enfoques psicoterapéuticos, farmacológicos y de trabajo personal interno que intentan detener su avance. Ante esto, nuevos estudios están centrando la mirada en el impacto de las actividades laborales.

Las causas de la depresión en entornos laborales

Para medir la influencia de los trabajos tóxicos, los especialistas utilizaron un indicador denominado Clima de Seguridad Psicosocial (PSC, según sus siglas en inglés). Mediante el mismo, evaluaron a trabajadores de tiempo completo y a las organizaciones en las que se insertan: observaron aspectos como la satisfacción con la tarea, los beneficios que brinda la empresa o las relaciones que se establecen entre los empleados.

Aunque un rango elevado de horas de trabajo por semana se relaciona directamente con un aumento en los casos de depresión, no es la carga horaria el único ni el principal motivo detectado por los investigadores. El estrés laboral, por ejemplo, es otro aspecto determinante. Además de su propio impacto, se ha demostrado que genera las condiciones necesarias para el abuso o acoso laboral (mobbing).

En el mismo sentido, parece existir una estrecha relación entre las prácticas organizacionales deficientes y un bajo nivel de satisfacción laboral. Las empresas e instituciones con problemas para fijar sus metas, conseguir sus objetivos y mantener una administración eficiente son las que presentan más problemas a la hora de preservar un buen clima laboral.

Tema relacionado: Descubren la puerta por donde la depresión se cuela en el cerebro.

El impacto en las empresas

En consecuencia, una mayor sensibilidad de las empresas y organizaciones en torno a la salud mental de sus trabajadores no repercute solamente en beneficios para el personal: también es positivo para las propias organizaciones.

En pleno siglo XXI, aún existen empresas e instituciones que ven a sus empleados como un gasto o como un número más en un balance. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha reclamado en reiteradas ocasiones que se requiere un cambio general de paradigma, en el cual el ser humano y la tarea que realiza estén en el centro de la escena.

Según distintas fuentes, la depresión es la segunda causa de incapacidad laboral en España, siendo superada únicamente por las patologías osteomusculares. Esto significa una pérdida económica de entre 150 y 370 millones de euros al año. Para distintos especialistas en el tema, existen algunos síntomas cognitivos y sociales que pueden tenerse en cuenta para trabajar en la prevención de la depresión en entornos laborales.

Pérdida de concentración y agilidad mental, problemas de memoria, fatiga prolongada, aislamiento social e inconvenientes para relacionarse con el resto del personal son algunos de los aspectos que las empresas deberían tener en cuenta para prevenir los casos de depresión en el trabajo. Por supuesto, esto debe acompañarse con las condiciones necesarias para garantizar un clima laboral armónico y saludable.

Referencia

Predicting new major depression symptoms from long working hours, psychosocial safety climate and work engagement: a population-based cohort study. Zadow AJ, Dollard MF, Dormann C, et al. BMJ Open (2021).DOI: http://dx.doi.org/10.1136/bmjopen-2020-044133

Foto: Dmitry Schemelev en Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario