Tendencias21
Los microbios marinos comen cooperando

Los microbios marinos comen cooperando

Una variedad de microbios marinos se agrupa y trabaja en conjunto con otros organismos para obtener más nutrientes del medio en el que interactúa. La estrategia cooperativa les permite multiplicar por diez los resultados obtenidos.

Las comunidades microbianas marinas impulsan muchos de los ciclos elementales que sustentan toda la vida en la Tierra. Ahora, un nuevo estudio realizado en el Laboratorio de Biología Marina de la Universidad de Chicago ha descubierto que, en entornos con pocos nutrientes, los microbios marinos pueden agruparse entre sí y unirse a su vez con otros organismos similares, como los epibiontes ciliados.

Según una nota de prensa, el trabajo cooperativo que realizan les permite extraer hasta 10 veces más nutrientes que haciéndolo en forma solitaria. Esta solución solidaria es una estrategia que los microbios han desarrollado para hacer frente a entornos con un mínimo de nutrientes.

En situaciones de escasez de nutrientes, los microbios marinos requieren hallar una forma viable de obtener hierro, fósforo y nitrógeno, entre otros elementos vitales que les permiten sobrevivir. Sin embargo, en muchas áreas del océano estos nutrientes pueden llegar a ser muy difíciles de conseguir.

Cooperación a escala microscópica

Aunque se sabe que los animales sociales son los que han logrado un mayor desarrollo cerebral, también existen ejemplos de cooperación entre los organismos más simples. Quizás no puedan alcanzar la riqueza de interacciones que logran otras especies, pero los microbios y otras formas de vida similares también son capaces de crear estrategias cooperativas para resolver sus problemas.

Coscinodiscus wailesii es una diatomea que ha optado por el trabajo en conjunto: estos microbios marinos pueden integrarse y adjuntar a su vez a pequeños epibiontes ciliados, unos protozoos que llevan el nombre científico de Pseudovorticella coscinodisci. Al actuar como un todo, las agrupaciones pueden mejorar notablemente su eficacia en cuanto a la obtención de nutrientes.

La clave del éxito de esta asociación son los apéndices en forma de «pelos» que poseen los epibiontes en su superficie. Como los mismos emiten vibraciones, sirven para crear microcorrientes en el entorno marino que los microbios no pueden generar por su cuenta. Los movimientos y oscilaciones hacen posible extraer hasta 10 veces más nutrientes que si los organismos actuaran en forma aislada.

Tema relacionado: La cooperación potencia el desarrollo de la inteligencia.

Mayor eficacia

Aunque los microbios marinos poseen también otras tácticas para obtener nutrientes en situaciones de escasez, como por ejemplo hundirse a mayores profundidades para incrementar su exposición a concentraciones de nutrientes más altas, los resultados de la investigación publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) indican que no alcanzan la misma efectividad que al trabajar en conjunto con los epibiontes ciliados.

De acuerdo a los especialistas, esto demuestra que las uniones entre diferentes especies pueden aumentar sustancialmente las tasas de flujo de nutrientes. Para los científicos, esta solución colaborativa que ha evolucionado a escala microscópica permite que esta especie de diatomea pueda sobrevivir con éxito en aguas bajas.

En un escenario caracterizado por la mínima concentración de nutrientes, todo indica que sin la salida asociativa los microbios marinos se deberían haber adaptado a otro hábitat o incluso corrían el riesgo de perecer.

Las diatomeas son uno de los organismos unicelulares más importantes por su papel como fotosintetizadores. Cumplen un rol crucial en la eliminación del dióxido de carbono de la atmósfera.

Conocer más sobre estos organismos permite que los científicos puedan comprender mejor las interacciones entre los océanos y la atmósfera, un tema vital para encarar el cambio climático y sus consecuencias.

Referencia

Teamwork in the viscous ocean microscale. Eva Kanso, Rubens M. Lopes, J. Rudi Strickler, John O. Dabiri, and John H. Costello. PNAS (2021).DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.2018193118

Foto: el microbio marino Coscinodiscus wailesii con epibiontes ciliados adheridos (Pseudovorticella coscinodisci). Crédito: Kanso et al, PNAS.
Video: rotación del microbio marino junto a los epibiontes ciliados. Crédito: Kanso et al, PNAS.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente