Tendencias21

Los rayos cósmicos erosionan a los visitantes interestelares

La erosión de los rayos cósmicos limita la vida útil de los helados visitantes interestelares, por lo que Oumuamua, que parece provenir de la estrella Vega en la constelación de Lira, puede desaparecer antes de que podamos examinarlo. Probablemente era mucho más grande cuando comenzó su viaje.

Un nuevo estudio desarrollado por los científicos Vo Hong Minh Phan, Thiem Hoang y Abraham Loeb concluye que los rayos cósmicos generan diferentes grados de erosión en los objetos interestelares no identificados, como el misterioso Oumuamua. Incluso, la sonda alienígena que atravesó el Sistema Solar en 2017 podría desintegrarse antes que podamos determinar algunas de sus características.

La investigación, que aún no ha sido revisada por pares, fue publicada en arXiv. Según un artículo publicado en Universe Today, Oumuamua habría contado con mayores dimensiones al momento de su partida, reduciendo su tamaño con el tiempo a partir de la acción erosiva de los rayos cósmicos.

De acuerdo a la visión de los científicos, los objetos no identificados o visitantes interestelares helados que puedan descubrirse en el futuro correrían la misma suerte que Oumuamua. Hasta el momento, además de esta enorme sonda solamente otro objeto interestelar (ISO) visitó nuestro Sistema Solar: 2I / Borisov.

Sin embargo, existe un tercer objeto que probablemente pueda ser calificado como un visitante interestelar, denominado CNEOS 2014-01-08. Al mismo tiempo, distintos investigadores creen que debería haber muchos más: solamente es necesario buscarlos de forma metódica con el apoyo de las nuevas tecnologías de observación que estarán operativas en los próximos años, como por ejemplo las instalaciones del Observatorio Vera Rubin.

Tema relacionado: Revuelo mundial por el supuesto encuentro con una sonda alienígena.

Visitantes helados y rayos cósmicos

Los especialistas analizaron en su investigación cuatro tipos diferentes de elementos que podrían formar parte de la estructura de los objetos interestelares: nitrógeno (N2), monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (CO2) y metano (CH4). Posteriormente, consideraron el impacto de los rayos cósmicos en el medio interestelar y su efecto de erosión sobre estas estructuras heladas. También tuvieron en cuenta las posibles colisiones entre los objetos y la influencia del gas ambiental.

Al parecer, la fuerza de los rayos cósmicos que llegan a la Vía Láctea tendría un poderoso impacto sobre estos objetos, reduciendo considerablemente su ciclo de vida útil y «encogiéndolos» de forma considerable con el paso del tiempo. Además, indicaron que si el objeto no identificado viaja a una menor velocidad podría recibir la «agresión» de los rayos cósmicos por más tiempo, viéndose así más afectado.

Los rayos cósmicos son partículas subatómicas procedentes del espacio exterior cuya energía es extremadamente elevada, principalmente debido a su gran velocidad. Todavía se sabe poco de ellos: no existe aún un consenso en cuanto a su procedencia y qué función concreta cumplen dentro de los procesos cosmológicos.

Para los autores del nuevo estudio, es urgente saber más sobre los rayos cósmicos para poder determinar el impacto real que tienen sobre los objetos interestelares y otras estructuras cósmicas. Las investigaciones son recientes, pero las nuevas tecnologías prometen alcanzar más definiciones en un futuro cercano.

Una gran incógnita a resolver

En cuanto a los objetos interestelares no identificados como Oumuamua, no sabemos prácticamente nada. No se han podido precisar todavía los materiales que conforman su estructura ni su procedencia, aunque algunos indicios indican que podría provenir de la constelación de Lira.

En 2029, la misión Comet Interceptor de la ESA podría aportar valiosa información. Se ubicará en un punto estratégico para esperar tres años la llegada de un cometa de largo período, con el objetivo de estudiarlo. Pero si el cometa no llega, podría usarse para investigar un objeto interestelar que se posicione en su zona de influencia.

En el mismo sentido, el Proyecto Lyra de la Iniciativa de Estudios Interestelares planea el lanzamiento de una nave espacial que podría enviarse a visitar objetos interestelares no identificados, empleando sistemas avanzados como la propulsión nuclear. ¿Estaremos cerca de conocer algo más sobre estos misteriosos visitantes helados?

Referencia

Erosion of Icy Interstellar Objects by Cosmic Rays and Implications for ‘Oumuamua. Vo Hong Minh Phan, Thiem Hoang and Abraham Loeb. arXiv (2021).

Foto: el objeto interestelar Oumuamua, que cruzó el Sistema Solar en 2017. Crédito: European Southern Observatory/M. Kornmesser/NASA.

Video: Fraser Cain en YouTube.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario