Tendencias21
Más cerca de las prótesis que sienten lo que tocan

Más cerca de las prótesis que sienten lo que tocan

Investigadores de la Universidad de Chicago han ideado un sistema, basado en prótesis y en un interfaz, que provoca en el cerebro la misma actividad neuronal que cuando tocamos cualquier cosa. Futuros miembros artificiales con este mismo sistema incorporado harán “creer” a personas amputadas que notan lo que tocan con ellos, como si fueran extremidades naturales. Por Yaiza Martínez.

Más cerca de las prótesis que sienten lo que tocan

El sentido del tacto nos permite conectar con los seres queridos e interactuar con nuestro entorno. Pero hay gente que no lo tiene: aquellas personas que han perdido sus extremidades superiores deben moverse por el mundo sin uno de sus sentidos fundamentales.

Sliman Bensmaia, de la Universidad de Chicago, en Illinois, está trabajando para tratar de cambiar esta situación. Su esfuerzo se centra en el desarrollo de una nueva fórmula de transmisión del sentido del tacto al cerebro, a través de prótesis que registrarían y transmitirían las sensaciones táctiles de la misma forma que lo hacen las extremidades naturales, informa Newscientist.

En un comunicado de la Universidad de Chicago emitido a través de Newswise, se explica que, para conseguirlo, se está desarrollando una tecnología constituida por una prótesis y por una interfaz que conecta dicha prótesis con el cerebro de los amputados.

La cuestión no es sencilla, pues “para establecer la función motora sensorial de un brazo artificial no sólo se tienen que sustituir las señales que el cerebro envía al brazo para moverlo, sino también las señales sensoriales que el brazo envía al cerebro», explica Bensmaia.

«Creemos que la clave para lograr este punto radica en aprovechar lo que se sabe sobre cómo el cerebro procesa la información sensorial y, a continuación, tratar de reproducir esos patrones de actividad neuronal.»

Su investigación, enmarcada el Revolutionizing Prosthetics, un proyecto de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) de EEUU, podría convertirse en un paso importante hacia el desarrollo de prótesis robóticas clínicamente viables.

El objetivo final es crear un miembro superior artificial y modular, que permita a amputados recuperar el control motor y las sensaciones naturales. Los resultados obtenidos hasta ahora acaban de aparecer detallados en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Sensaciones artificialmente provocadas

Desde hace un tiempo, Bensmaia y sus colaboradores se han centrado específicamente en los aspectos sensoriales de las extremidades. En una serie de experimentos con monos, cuyo sistema sensorial se parece mucho al de los seres humanos, los científicos identificaron los patrones de actividad neuronal que se producen durante la manipulación de objetos naturales.

Dicha identificación fue realizada gracias a una serie de microelectrodos situados en un área del cerebro llamada corteza somatosensorial primaria‎, en la que se representa un mapa completo del cuerpo. En ella cada neurona está especializada en sentir partes distintas de la piel, cuando ésta es tocada. A continuación, los científicos lograron provocar con éxito esos mismos patrones neuronales usando medios artificiales.

El primer conjunto de experimentos se focalizó en la localización del contacto o en la detección del lugar en el que la piel había sido tocada. Los animales fueron entrenados para identificar varios patrones de contacto físico con sus dedos.

Luego, los investigadores conectaron electrodos a las áreas del cerebro correspondientes a cada dedo y remplazaron los toques físicos por estímulos eléctricos suministrados en dichas regiones. Los animales respondieron del mismo modo a la estimulación artificial que al contacto físico real.

A continuación, los científicos se centraron en la sensación de presión. En este caso, desarrollaron un algoritmo para determinar la cantidad de corriente eléctrica necesaria para provocar una sensación de presión. Una vez más, la respuesta de los animales fue la misma tanto si los estímulos les llegaron a través de sus dedos, como si lo hicieron a través de medios artificiales.

Asimismo, Bensmaia y sus colaboradores estudiaron la sensación de contacto. Cuando una mano toca o suelta un objeto, se produce una explosión de actividad en el cerebro. Una vez más, comprobaron que estas ráfagas de actividad cerebral podían ser emuladas mediante estimulación eléctrica.

Instrucciones para la prótesis

El resultado de estos experimentos ha sido un conjunto de instrucciones que podrían ser incorporadas a una prótesis de brazo robótico, con el fin de proporcionar retroalimentación sensorial al cerebro, a través de una interfaz.

Bensmaia cree que esta información acerca la posibilidad de probar estos dispositivos en ensayos clínicos con humanos, y servirá para incrementar sustancialmente la funcionalidad de los miembros artificiales.

En definitiva, tiene la esperanza de que, algún día, los sensores protésicos puedan trasmitir señales a implantes colocados en humanos, que a su vez suministrarán el patrón correcto de pulsos eléctricos al cerebro para permitir que las personas recuperen su sentido del tacto. Así, las prótesis alcanzarán un alto nivel de realismo, y provocarán la sensación de formar parte del cuerpo, además de mejorar las interacciones de los amputados con su entorno.

En otro estudio reciente, el investigador y su equipo han analizado la forma en que los receptores de la piel transmiten la sensación de textura al cerebro, y han descubierto que los seres humanos distinguimos texturas finas, como la seda o el satén, a través de vibraciones registradas por dos grupos separados de receptores nerviosos de la piel, que son los que transmiten las señales al cerebro, ha informado la Universidad de Chicago en otro comunicado. Este conocimiento quizá sirva para hacer que las prótesis del futuro permitan detectar incluso las diferencias más sutiles en las cosas que se están tocando.

Referencia bibliográfica:

Gregg A. Tabot, John F. Dammann, Joshua A. Berg, Francesco V. Tenore, Jessica L. Boback, R. Jacob Vogelstein, and Sliman J. Bensmaia. Restoring the sense of touch with a prosthetic hand through a brain interface. PNAS (2013). DOI: 10.1073/pnas.1221113110.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21