Tendencias21

Ordenadores que transmiten datos con luz; sin electricidad

Científicos de la Universidad Stanford (California) han diseñado y fabricado un dispositivo que se asemeja a un prisma y que puede dividir un haz de luz en diferentes colores, gracias a un grabado con forma de código de barras. El hallazgo podría llevar a los ordenadores a utilizar las transmisiones ópticas en lugar de las eléctricas, para el transporte de datos.

Ordenadores que transmiten datos con luz; sin electricidad

Ingenieros de la Universidad Stanford (California, EE.UU.) han diseñado y construido un dispositivo parecido a un prisma que puede dividir un haz de luz en diferentes colores y doblar la luz en ángulo recto, un desarrollo que con el tiempo podría llevar a los ordenadores a utilizar la óptica, en lugar de la electricidad, para transmitir datos.

Los investigadores describen lo que denominan «enlace óptico» en un artículo en Scientific Reports.

El enlace óptico es una pequeña rebanada de silicio grabada con un patrón que se asemeja a un código de barras. Cuando un haz de luz alumbra el enlace, dos longitudes de onda (colores) diferentes de luz se separan en ángulos rectos, en forma de T. Se trata de un importante paso hacia la creación de un sistema completo que conecte componentes de computadora con luz en lugar de cables.

«La luz puede transportar más datos que un cable, y se necesita menos energía para transmitir fotones que los electrones», explica la profesora de ingeniería eléctrica Jelena Vuckovic, que dirigió la investigación, en la información de Stanford.

En trabajos anteriores su equipo desarrolló un algoritmo que hacía dos cosas: Automatizaba el proceso de diseño de estructuras ópticas y permitía crear estructuras a nanoescala para controlar la luz previamente inimaginables.

Ahora, ella y el autor principal Alexander Piggott, aspirante a doctorado en ingeniería eléctrica, han empleado ese algoritmo para diseñar, construir y probar un enlace compatible con las redes de fibra óptica actuales.

Creación de un prisma de silicio

La estructura se desarrolló grabando en silicio un pequeño patrón de código de barras, que dividía las ondas de luz como un prisma a pequeña escala. El equipo diseñó este efecto utilizando de forma sutil el cambio de la velocidad de la luz cuando atraviesa diferentes materiales.

Lo que llamamos velocidad de la luz es en realidad la rapidez con que la luz viaja en el vacío. La luz viaja un poco más lentamente en el aire e incluso más lentamente en el agua. Esta diferencia de velocidad es la razón por la que una pajita en un vaso de agua parece dislocada.

Una propiedad de los materiales llamada índice de refracción caracteriza esta diferencia de velocidad. Cuanto mayor sea el índice, más lentamente viajará la luz en ese material. El aire tiene un índice de refracción de casi 1 y el agua de 1,3. La luz infrarroja viaja a través del silicio aún más lentamente: tiene un índice de refracción de 3,5.

El algoritmo de Stanford diseñó una estructura que alternaba tiras de silicio con huecos de aire de una determinada forma. El dispositivo aprovecha el hecho de que cuando la luz pasa de un medio a otro, parte de la luz se refleja y parte transmite. Cuando la luz viajaba a través del código de barras de silicio, la luz reflejada interfería con la luz transmitida de manera compleja.

El algoritmo diseñó el código de barras para usar esta interferencia sutil de modo que dirigiera una longitud de onda hacia la izquierda y una longitud de onda diferente hacia la derecha, todo dentro de un chip de silicio minúsculo, de ocho micras de largo.

Haces de luz de 1.300 nanómetros y de 1.550 nanómetros, correspondientes a las longitudes de onda de la banda C y de la banda O, utilizadas extensamente en las redes de fibra óptica, fueron lanzados hacia el dispositivo desde arriba. La estructura de código de barras redirigió la luz de la banda C en un sentido y la luz de la banda O en el otro.

Optimización

Los investigadores diseñaron estos patrones de códigos de barras a sabiendas de lo que querían obtener. «Queríamos ser capaces de dejar que el software diseñara una estructura de un tamaño concreto dando solo las entradas y salidas deseadas para el dispositivo», explica Vuckovic.

Para diseñar el sistema adaptaron los conceptos de optimización convexa, un enfoque matemático para resolver problemas complejos, como el trading de Bolsa. Con la ayuda del profesor de ingeniería eléctrica de Stanford Stephen Boyd, experto en optimización convexa, descubrieron cómo crear automáticamente nuevas formas a nanoescala para provocar que la luz se comportara de una manera específica.

«Durante muchos años, los investigadores en nanofotónica crearon estructuras utilizando geometrías simples y formas regulares», recuerda Vuckovic. «Las estructuras que se producen con este algoritmo no se parecen a nada que se haya hecho antes.»

El algoritmo comenzó su trabajo con un diseño simple hecho sólo de silicio. Luego, a través de cientos de pequeños ajustes, descubrieron cada vez mejores estructuras de código de barras para el resultado deseado en la luz de salida.

Los diseños anteriores de estructuras nanofotónicas se basaban en patrones geométricos regulares y la intuición del diseñador. El algoritmo de Stanford puede diseñar esta estructura en sólo 15 minutos en un ordenador portátil.

También han utilizado este algoritmo para diseñar una amplia variedad de otros dispositivos, como las estructuras supercompactas de tipo queso suizo que distribuyen los rayos de luz en diferentes salidas basándose no en su color, sino en su modo, es decir, en función de su apariencia. Por ejemplo, un haz de luz con un solo lóbulo en su sección transversal va hacia una salida, y un haz de doble lóbulo (que tiene la apariencia de dos ríos corriendo uno junto a otro) va hacia la otra salida. Un enrutador como éste es igual de importante que el divisor de colores, ya que los diferentes modos se utilizan también en las comunicaciones ópticas para transmitir información.

El algoritmo es la clave. Da a los investigadores una herramienta para crear componentes ópticos que realicen funciones específicas, y en muchos casos los componentes ni siquiera existían. «No hay manera de diseñar analíticamente este tipo de dispositivos», concluye Piggott.

Referencia bibliográfica:

Alexander Y. Piggott, Jesse Lu, Thomas M. Babinec, Konstantinos G. Lagoudakis, Jan Petykiewicz & Jelena Vučković. Inverse design and implementation of a wavelength demultiplexing grating coupler. Scientific Reports (2014). DOI:10.1038/srep07210.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La simetría es el lenguaje de la evolución 14 marzo, 2022
    Un nuevo estudio sugiere que las formas simétricas que se aprecian en todo tipo de organismos vivos y hasta en la organización molecular nacen a partir de una especie de “lenguaje” predominante en la evolución. Este lenguaje se construye por economía de recursos: las formas simétricas insumen un menor esfuerzo de codificación de información que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren dos monstruosos agujeros negros supermasivos próximos a colisionar 14 marzo, 2022
    Un par de gigantescos agujeros negros supermasivos que componen un sistema binario, cada uno con 100 millones de masas solares, se están acercando para fusionarse y al hacerlo protagonizarán una colosal explosión de energía. Los astrónomos los descubrieron al observar la luz que emitieron hace 8.800 millones de años.
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide de 4 metros impacta contra la Tierra solo dos horas después de ser descubierto 14 marzo, 2022
    Un asteroide de 4 metros impactó contra la Tierra este fin de semana, solo dos horas después de ser detectado. Cayó en el mar de Noruega y no causó ningún daño. Es la quinta vez que experimentamos esta sorpresa.
    Redacción T21
  • El calor hace más sexy a la descendencia 14 marzo, 2022
    Una investigación ha descubierto en gusanos que el calor estresante fomenta descendencia sexualmente más atractivas. Aunque no se puede atribuir a humanos, el hallazgo arroja pistas muy interesantes para investigar posibles correspondencias.
    InsideScience/T21
  • La gravedad cuántica podría emerger de un universo holográfico 14 marzo, 2022
    Una nueva investigación sugiere que la gravedad que domina todo el universo a gran escala emerge del mundo cuántico. Usando matemáticas avanzadas, concluye que el principio holográfico puede conciliar gravedad y mecánica cuántica.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La gravedad cuántica estaría escondida en los agujeros negros 14 marzo, 2022
    Astrónomos del Reino Unido han descubierto que los agujeros negros pueden convertirse en la puerta de acceso a la gravedad cuántica, considerada el santo grial de la Nueva Física.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Detectan un precursor de moléculas orgánicas a 440 años luz de la Tierra 13 marzo, 2022
    Un equipo de astrónomas ha descubierto a 440 años luz de la Tierra un disco planetario, en el que pueden estar formándose otros mundos como la Tierra, que contiene unas moléculas precursoras de la vida. El descubrimiento sugiere que ese proceso cósmico forma parte de la génesis planetaria.
    Redacción T21
  • Una nueva terapia restablece las células a estados más juveniles 12 marzo, 2022
    Una nueva terapia de rejuvenecimiento celular revierte de forma segura los signos del envejecimiento en ratones, abriendo nuevas expectativas para prolongar o mejorar el envejecimiento saludable en seres humanos.
    Redacción T21
  • Los entornos urbanos no le gustan al cerebro 11 marzo, 2022
    Los entornos urbanos se caracterizan por estructuras visuales más rígidas que los ambientes naturales: debido a esto, el cerebro humano no se siente a gusto en la ciudad y logra una mayor relajación y equilibrio al entrar en contacto con las figuras fractales que se encuentran en la naturaleza.
    Pablo Javier Piacente
  • La guerra de Ucrania ya ha llegado al espacio 11 marzo, 2022
    El aislamiento científico de Rusia no solo compromete el futuro de la Estación Espacial Internacional, sino también a las comunicaciones por satélite o el control de la basura espacial. Las consecuencias de la guerra en cuanto a la investigación y la infraestructura espacial aún no pueden vislumbrarse en su totalidad, y podrían ser más peligrosas […]
    Pablo Javier Piacente