Tendencias21
Primer paso para la telepatía tecnológica

Primer paso para la telepatía tecnológica

Un nuevo algoritmo es capaz de detectar, aislar e interpretar patrones cerebrales específicos: puede restaurar funciones motoras perdidas y en el futuro comunicarnos a través del móvil solo con el pensamiento.

Investigadores de la Universidad del Sur de California, de la Universidad de Monash (Australia) y de la Universidad de Nueva York, han desarrollado un algoritmo de aprendizaje automático que es capaz de detectar patrones cerebrales relacionados con acciones específicas, como caminar y escribir.

También puede aislar esos patrones neuronales e, hipotéticamente, utilizarlos en el futuro para permitir la comunicación entre seres humanos solo mediante el intercambio de pensamientos, lo que representaría el primer paso para la telepatía tecnológica.

Los resultados de esta investigación, que se publican en Nature Neuroscience, podrían usarse también para desarrollar mejores interfaces cerebro-ordenador que ayuden a restaurar funciones perdidas para personas con trastornos neurológicos y mentales, según los autores de este trabajo.

El equipo probó el algoritmo en conjuntos de datos cerebrales estándar durante la realización de movimientos de brazos y ojos. El algoritmo puede predecir la trayectoria del movimiento corporal simplemente observando los patrones neuronales que genera el movimiento, según los investigadores.

El algoritmo también puede identificar múltiples acciones al evaluar las señales cerebrales. Por ejemplo, puede reconocer cuando el cerebro está escribiendo un mensaje en un teclado y reconocer si una persona tiene sed al mismo tiempo.

Aplicaciones militares

Financiado por el Pentágono, el algoritmo desarrollado en esta investigación podría usarse para prever y notificar a los soldados que están estresados ​​o fatigados, antes de que se den cuenta.

El objetivo final del Pentágono, según se explica en un comunicado del Laboratorio de Investigación del ejército norteamericano, es sin embargo todavía más ambicioso.

La idea detrás de esta investigación es utilizar ese algoritmo para conseguir que los soldados que estén en un operativo bélico puedan comunicarse entre sí solo a través del pensamiento, un objetivo que el propio Pentágono reconoce que está todavía muy lejos de conseguirse.

Esa comunicación silenciosa entre soldados se realizaría mediante una conexión entre los cerebros implicados y un ordenador situado sobre el terreno (puede ser el móvil de cada soldado), una forma segura de intercambiar mensajes que no pueden ser interceptados.

Interpretando al cerebro…

De momento, lo que realmente ha conseguido esta investigación no es solo medir señales cerebrales estratégicas para determinados comportamientos, sino también interpretarlas.

El siguiente paso será decodificar esos patrones cerebrales para que un ordenador pueda interpretar los pensamientos de un soldado y, en consecuencia, ayudarle en momentos de estrés a tomar determinadas decisiones.

«El algoritmo puede descubrir patrones dinámicos compartidos entre cualquier señal más allá de las señales cerebrales, lo que tiene aplicaciones tanto para el ejército como para muchas otras aplicaciones médicas y comerciales», explica el director del programa, Hamid Krim.

Una de las autoras de esta investigación, Maryam Shanechi, destaca que la razón del éxito del nuevo algoritmo es su capacidad para considerar tanto las señales cerebrales como las señales de comportamiento, como la cinemática del movimiento, y luego determinar los patrones dinámicos comunes a estas señales.

… y aislando patrones

El nuevo algoritmo también consigue que la decodificación de los movimientos de las señales cerebrales – predecir lo que la cinemática del movimiento es con sólo mirar las señales cerebrales que generan el movimiento – sea mucho mejor que la conseguida con anteriores sistemas.

Shanechi aclara al respecto que esa decodificación depende de la capacidad para aislar patrones neuronales relacionados con un comportamiento específico. Frecuentemente, esos patrones neuronales quedan enmascarados por patrones relacionados con otras actividades y terminan siendo ignorados por algoritmos estándar, algo que evita el nuevo algoritmo.

En el futuro, el nuevo algoritmo también podría mejorar las futuras interfaces cerebro-máquina mediante una precisa decodificación de comportamientos: ayudará a los pacientes paralizados a controlar directamente sus prótesis solo pensando en el movimiento que deben hacer. Y lo conseguirán de una forma más rápida, concisa y dinámica que la ofrecida por los sistemas actuales.

Referencia

Modeling behaviorally relevant neural dynamics enabled by preferential subspace identification. Omid G. Sani et al. Nature Neuroscience (2020).  DOI:https://doi.org/10.1038/s41593-020-00733-0

Foto: Chenspec, Pixabay.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El uso de la tecnología creará otro tipo de ser humano en el año 3000 11 noviembre, 2022
    El uso intensivo de la tecnología va a cambiar la apariencia del ser humano cuando lleguemos al año 3000: seremos jorobados, nuestras manos serán garras, cada ojo tendrá tres párpados y el cerebro será más pequeño y menos inteligente.
    Redacción T21
  • La ciencia se prepara para un eventual encuentro con otras civilizaciones 11 noviembre, 2022
    Una universidad escocesa ha creado un centro internacional de científicos para preparar a la humanidad ante un eventual encuentro con otras civilizaciones, una posibilidad cada vez más plausible debido al desarrollo de telescopios cada vez más sofisticados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La humanidad no está preparada para evitar la colisión con un asteroide inesperado 11 noviembre, 2022
    Termina en estrepitoso fracaso el simulacro de un asteroide imaginario que iba a estrellarse contra la Tierra en agosto pasado. No hubo tiempo para desviarlo, se descartó por peligrosa la opción nuclear y la emergencia tropezó con un mal inesperado: la desinformación.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Estamos viviendo la ecuación final de nuestra especie 11 noviembre, 2022
    Decisiones erróneas, genética ancestral y una profunda ignorancia, forman los términos de la ecuación final de nuestra especie: nos lleva a lo que la ciencia llama Climate Endgame, el suicidio colectivo de la especie humana.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • Descubren a 1.560 años luz el agujero negro más cercano a la Tierra 11 noviembre, 2022
    Los astrónomos han descubierto, a 1.560 años luz de nuestro planeta, el agujero negro más cercano a la Tierra. No emite rayos X ni “devora” lentamente a su estrella. Es 10 veces más masivo que nuestro Sol y se encuentra a la misma distancia de su estrella que la Tierra del astro rey.
    Pablo Javier Piacente
  • Resuelto un enigma de siglos sobre la evolución de la vida en la Tierra 11 noviembre, 2022
    Durante el período Cámbrico, hace unos 500 millones de años, surgieron en la Tierra los primeros animales que desarrollaron esqueletos duros, según análisis de fósiles intactos descubiertos en China hace cinco años.
    Redacción T21
  • El telescopio espacial James Webb suma un nuevo método para detectar exoplanetas habitables 11 noviembre, 2022
    Un nuevo marco para el estudio de planetas fuera del Sistema Solar podría ayudar al Telescopio James Webb a buscar mundos alienígenas capaces de albergar seres humanos: permitirá estudiar las atmósferas de planetas distantes e identificar los que son aptos para la vida humana, sin tener que visitarlos físicamente.
    Pablo Javier Piacente
  • Un agujero en la magnetosfera de la Tierra provoca asombrosas auroras rosas 11 noviembre, 2022
    Generada por una intensa tormenta solar, una grieta temporal en el campo magnético de la Tierra permitió que las partículas energéticas penetraran profundamente en la atmósfera del planeta, creando auroras rosas extremadamente raras que encendieron el cielo nocturno en Noruega.
    Pablo Javier Piacente
  • Revuelo científico por un espectacular hallazgo arqueológico en Italia 11 noviembre, 2022
    Los arqueólogos han descubierto en la Toscana italiana 24 estatuas de bronce perfectamente conservadas después de estar 2.300 años sumergidas en agua y barro, junto a unas 5.000 monedas de oro, plata y bronce, que se encontraban entre los restos de baños sagrados etruscos y romanos.
    Redacción T21
  • Ötzi, la “momia de hielo” preservada durante 5.100 años, no fue un caso extraordinario 11 noviembre, 2022
    Los investigadores creen que las suposiciones sobre cómo el tiempo, el clima y el hielo glacial conspiraron para preservar a Ötzi durante 5.100 años estaban equivocadas. La nueva teoría se contrapone a la desarrollada cuando se descubrió a la “momia de hielo” en 1991, pero además sugiere que las condiciones podrían haberse repetido en muchos […]
    Pablo Javier Piacente