Tendencias21
Robert Bellah: aumenta la sensibilidad humana hacia la diversidad religiosa

Robert Bellah: aumenta la sensibilidad humana hacia la diversidad religiosa

Robert N. Bellah, uno de los más distinguidos sociólogos de Estados Unidos, ha publicado recientemente una obra en la que profundiza en las raíces de la búsqueda de sentido por parte del ser humano. Según el autor, la religiosidad habría surgido a partir del juego, en el caso de los rituales y, posteriormente, con la jerarquización de las sociedades en la Era Axial, habría desembocado en fórmulas religiosas que justificaban el poder de los dirigentes. En esas fórmulas se encontrarían las raíces de las religiones actuales. Para el futuro, Bellah vaticina un aumento de la sensibilidad humana hacia la diversidad religiosa. Por Yaiza Martínez.

Robert Bellah: aumenta la sensibilidad humana hacia la diversidad religiosa

Robert N. Bellah, uno de los más distinguidos sociólogos de Estados Unidos, ha publicado recientemente el libro «Religion in Human Evolution: From the Paleolithic to the Axial Age» (“La religión en la evolución humana: desde el Paleolítico hasta la Era Axial”), una obra en la que el autor profundiza en las raíces de la búsqueda de sentido por parte del ser humano, así como en el encuentro de nuestra especie con el misterio.

A partir de los descubrimientos más recientes en el campo de la biología y de las ciencias sociales, Bellah identifica la base del sentido religioso en la biología y la cultura humanas.

Recientemente, la revista Big Questions Online ha publicado una entrevista con el autor, en la que Bellah habla de sus descubrimientos sobre la religiosidad del ser humano.

El pasado: del juego a las jerarquías

Según Bellah, la religión habría aparecido en nuestra especie a partir del juego, que surgió entre animales que requieren de atención paterna o materna para su supervivencia, hace unos 200 millones de años. “Si uno cree, como yo creo, que la forma más primitiva de religión fue el ritual, puede entender cómo el juego entre humanos con capacidades culturales dio lugar a los rituales”, afirma Bellah.

De hecho, los rituales, añade el investigador, presentan muchas de las características del juego: no tienen una función obvia, terminan en sí mismos, establecen circunstancias de manera simbólica (como en el juego fingido), y tienen lugar en un entorno relajado, en el que el hambre, los depredadores y la procreación se mantienen al margen.

Posteriormente, la religiosidad humana habría tenido un importante desarrollo en la Era Axial (periodo que transcurre entre el 800 a. C. y el 200 a. C.), momento en que las sociedades humanas se hicieron más extensas y complejas de lo que fueron las sociedades igualitarias de cazadores y recolectores en las que se habían desarrollado los rituales durante miles de años.

Fue entonces cuando el igualitarismo de estas sociedades fue reemplazado gradualmente por el cacicazgo. En el cuarto y tercer milenios a.C. este hecho dio lugar a jerarquías de dominación.

En este contexto, se trasladó el centro de los rituales de los grupos sociales cohesionados a los hombres que dominaban las sociedades, para hacer ver al pueblo que estos hombres eran el medio exclusivo a través del cual los seres sobrenaturales –que ahora entendemos como “dioses”- podían hacer bien a los humanos.

A partir de estas figuras, situadas en la cima de la jerarquía social, se desarrollaron las religiones que existen actualmente en el mundo, explica Bellah.

La religión en las sociedades actuales

Según el sociólogo, hoy día, familias, países e individuos se conocen a sí mismos a través de relatos, esto es, a través de las historias que se les han contado sobre ellos mismos. En el caso de las religiones sucede lo mismo, por ejemplo, los practicantes de religiones monoteístas, como el judaísmo, el cristianismo o el Islam, conocen a Dios a través de relatos que cuentan cómo ha actuado Dios a lo largo de la historia. Estos relatos han sido creados por profetas, y no constituyen en sí mismos una teología filosófica.

Robert Bellah: aumenta la sensibilidad humana hacia la diversidad religiosa

Compartir estas narraciones puede ser de gran importancia, incluso en sociedades con religiones diversas. Según Bellah, “si sabemos que las personas están definidas a partir de sus historias y de sus religiones, necesitamos estar muy atentos a los relatos de todos aquéllos con los que interactuamos, ya sean grupos étnicos, países o creyentes”.

En las sociedades plurales en las que vivimos “debemos estar abiertos al lenguaje religioso de otros, de los que tenemos mucho que aprender, y defender sus derechos a usar su lenguaje en la esfera pública, insistiendo, sin embargo, en que nadie tiene el monopolio en este tipo de narraciones”.

En lo que se refiere a los relatos, Bellah, como Platón, hace referencia a los “mitos verdaderos”. Según el sociólogo, los expertos suelen tratar los mitos en un sentido peyorativo, pero en realidad los mitos pueden contener verdad, y nuestra especie necesita tanto historias como teorías para su subsistencia.

El futuro: un aumento de la sensibilidad hacia la diversidad religiosa

Aunque el investigador cree que la religión no puede reclamar ser portadora de la verdad, una actitud más propia de la ciencia, sí puede proporcionar respuesta a cuestiones como “¿por qué vivo?” o “¿cuál es el sentido del universo”, a las que la ciencia no puede responder.

Pero dado que las respuestas a este tipo de cuestiones no pueden comprobarse empíricamente mediante la metodología científica, ¿cómo podríamos evaluarlas? Bellah opina que “la verdad de las creencias religiosas puede verse en las vidas de las personas que viven con esas verdades”. Pone el ejemplo de Mahatma Gandhi, como modelo de protesta no violenta originado en sus propias creencias religiosas y como ejemplo social para personas de otras religiones.

Esta capacidad para entender la perspectiva religiosa de otros no es relativismo, señala Bellah: “cuanto más profundamente nos expongamos a otras religiones, más expandiremos nuestros propios horizontes espirituales, y a menudo profundizaremos en nuestra propia fe”.

Lo que debemos recordar, afirma Bellah es que “hay un universo inmenso y la cantidad de verdad suficiente en él como para movernos de un lado a otro sin caer en el relativismo y sin perder nuestras propias tradiciones”.

El autor cree que nos encontramos ahora en una nueva Era Axial, en la que se está produciendo la emergencia de una sensibilidad capaz de aceptar el pluralismo religioso como destino.

Sobre el libro

Acerca de “Religion in Human Evolution: From the Paleolithic to the Axial Age”, la página web de Robert N. Bellah publica que ésta es una obra de enorme ambición que analiza el origen de la religión y sobre todo sus raíces evolutivas y culturales.

¿Cómo trascendieron nuestros ancestros más primitivos las demandas de la existencia diaria, y cómo adoptaron una realidad alternativa que cuestionaba el sentido de su lucha cotidiana? Bellah identifica en su obra una serie de capacidades culturales, como la danza comunal, la capacidad narrativa o la capacidad de teorización, cuya emergencia hizo posible el desarrollo de lo religioso.

A partir de los últimos hallazgos en biología, en ciencia cognitiva y en psicología evolutiva, el investigador traza en su libro la expansión de dichas capacidades culturales, desde el Paleolítico a la Era Axial, con el objetivo de comprender el sistema cultural que, según él, conforma la religiosidad de nuestra especie.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una forma exótica de hielo puede estar alimentando la vida en mundos alienígenas 23 junio, 2022
    Una forma de hielo que no existe en la Tierra y que solo se produce en otros planetas puede estar nutriendo a una posible vida extraterrestre, que habite en las aguas de vastos océanos ocultos en algunos exoplanetas e incluso en lunas de nuestro Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Hércules resurge del fondo del mar 23 junio, 2022
    El famoso naufragio de Anticitera, que ocurrió en el Siglo I a.C. y fue descubierto en 1900, sigue aportando sorpresas: no solo transportaba la primera computadora analógica, sino también una enorme estatua del mítico héroe griego Hércules, de la que ahora se ha encontrado su cabeza.
    Redacción T21
  • El cerebro tiene un modo de bajo consumo para momentos críticos 23 junio, 2022
    El cerebro, al igual que los ordenadores, dispone de un modo de bajo consumo de energía en el que reduce al mínimo su actividad hasta que pueda recargarse de nuevo y recuperar su funcionalidad cognitiva. Ese recurso informático nunca fue, propiamente hablando, un invento humano.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los ojos revelan lo que sucede en el cerebro 22 junio, 2022
    Los ojos pueden ayudarnos a comprender el cerebro: los científicos han descubierto anomalías en las señales de la retina que son específicas de determinados trastornos del neurodesarrollo, como el autismo o el déficit de atención. El análisis de estas señales tendría un gran potencial para comprender a fondo la naturaleza de los problemas neurológicos.
    Pablo Javier Piacente
  • Sorprenden a una estrella agonizante "devorando" a todo su sistema planetario 22 junio, 2022
    Una enana blanca localizada a 86 años luz de distancia de la Tierra, llamada G238-44, fue sorprendida por los astrónomos tragando material del interior y el exterior de su sistema planetario: cada planeta y todos los cuerpos a su alrededor serán absorbidos por la estrella moribunda. El proceso arroja luz sobre el caos que reina […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una explosión de vida siguió a la mayor extinción masiva de la Tierra 22 junio, 2022
    La extinción masiva de especies ocurrida hace 252 millones de años dio origen a una explosión de vida debido a una serie de cambios evolutivos simultáneos que hicieron más ágiles e inteligentes a los animales terrestres y marinos supervivientes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La UNESCO llega a las “puertas del infierno” 22 junio, 2022
    Una nueva misión oceanográfica de la UNESCO se ha acercado a lo que llama las “puertas del infierno”: están frente a las costas italianas, donde los fondos marinos acogen uno de los arcos volcánicos más activos del mundo. Su intensidad está aumentando y presagia un tsunami mediterráneo en los próximos 30 años.
    Redacción T21
  • Los seres humanos escuchamos gracias a los peces 21 junio, 2022
    La evidencia fósil prueba que el oído medio humano evolucionó a partir de una estructura branquial presente en los peces y denominada espiráculo: ahora, los científicos han descubierto cómo se concretó ese proceso evolutivo.
    Pablo Javier Piacente
  • Más de 60 radiotelescopios integrados nos mostrarán la estructura real del Universo 21 junio, 2022
    Una enorme red de radiotelescopios su sumará a la innovadora tecnología del observatorio de radio más grande del planeta (SKAO), aún en construcción, para observar el Universo desde una nueva perspectiva: aplicando una escala cósmica ampliada, logrará ver a las galaxias y su evolución con un nivel de detalle sin precedentes.  
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Podemos viajar en el tiempo? 21 junio, 2022
    La idea de que podemos viajar a través del tiempo tiene más de 2.500 años de antigüedad, pero todavía no sabemos con seguridad si será posible: aunque no se puede viajar al pasado, tal vez sea posible al futuro. Varias teorías lo sugieren. Peter Watson (*)
    Firma invitada