Tendencias21

Un cometa que impactó en la Tierra hace 13.000 años cambió el destino de la humanidad

El choque de un cometa con la Tierra puede haber provocado un cambio clave en la civilización humana hace alrededor de 13.000 años: habría sido el impacto cósmico más devastador desde la extinción de los dinosaurios. La colisión parece coincidir con cambios importantes en la forma en que las sociedades humanas se organizaron.

Una investigación realizada en la Universidad de Edimburgo, en Escocia, concluye que el violento impacto de un cometa con la Tierra, hace aproximadamente 13.000 años, habría propiciado un cambio crucial en la historia de nuestra civilización. Se trataría de la colisión más destructiva desde la que propició la desaparición de los dinosaurios, y coincidiría con importantes variantes ocurridas en la organización de las sociedades humanas de la época.

En ese momento, las comunidades humanas dejaron de ser cazadoras y recolectoras y adoptaron otros estilos de vida, centrados en la agricultura y la creación de asentamientos permanentes.

El evento, conocido como el impacto de Younger Dryas, también acabó con muchas especies de animales grandes y marcó el comienzo de una pequeña era de hielo que duró más de 1.000 años.

Un abrupto cambio climático

Younger Dryas fue una fase breve de enfriamiento climático sucedida a finales del Pleistoceno, entre 12.700 y 11.500 años atrás. La principal hipótesis sobre su origen indica que el impacto del cometa Clovis, hace aproximadamente 12.900 años en América del Norte, habría iniciado esta etapa de profundos cambios. La teoría fue desarrollada en 2007, y desde ese momento ha suscitado fuertes debates en la comunidad científica.

Este período marcó un súbito regreso a las condiciones glaciares en las latitudes más altas del hemisferio norte, en un fuerte contraste con el deshielo que tuvo lugar en el ciclo previo.

Los registros fósiles indican un descenso de las temperaturas medias anuales de alrededor de 5 grados Celsius en las islas británicas. En Groenlandia, el descenso llegó a los 15 grados Celsius.

Todas estas condiciones sugieren que, hasta el momento, se trató del último período de cambio climático abrupto tan extendido, intenso y de rápida manifestación.

Tema relacionado: Los cometas del Sistema Solar tienen hermanos cósmicos.

La hipótesis del cometa

Sin embargo, la hipótesis sobre su inicio o aceleración a partir de la colisión del cometa Clovis con la Tierra ha sido puesta en duda durante muchos años. Ahora, la nueva investigación publicada en la revista Earth-Science Reviews parece darle nuevo crédito.

De acuerdo a una nota de prensa, los investigadores escoceses analizaron datos geológicos relacionados con cuatro continentes, hallando particularmente en América del Norte y Groenlandia una gran cantidad de evidencia que apoya la teoría de la colisión de un cometa.

Por ejemplo, en un sitio arqueológico en Arizona, Estados Unidos, hallaron escombros del impacto, que se encuentran en una zona con claras manifestaciones de los cambios ambientales que comenzaron alrededor del año 10.800 a. C. Se cree que en América del Norte y en Groenlandia habrían chocado los fragmentos más grandes del cometa.

Al mismo tiempo, la detección de elevados niveles de platino y la identificación de nanodiamantes, características habitualmente relacionadas con los cometas, le dan más fuerza aún a la hipótesis del impacto.

¿El germen de la civilización humana moderna?

En el período estudiado, las civilizaciones humanas concretaron fuertes cambios culturales y sociales, como por ejemplo en la forma de conseguir alimentos o en la manera de vivir: empezaron a optar por crear asentamientos fijos y abandonaron el nomadismo.

Según los especialistas, son decisiones tomadas a partir de las intensas variaciones climáticas que habría acelerado el impacto del cometa. ¿Fue entonces la violenta colisión de un cometa el inicio de los cambios que terminaron conformando a las sociedades humanas modernas?

Referencia

The Younger Dryas impact hypothesis: Review of the impact evidence. Martin B.Sweatman. Earth-Science Reviews (2021).DOI:https://doi.org/10.1016/j.earscirev.2021.103677

Foto de portada: A Owen en Pixabay.

Video y podcast: editados por Pablo Javier Piacente en base a elementos y fuentes libres de derechos de autor. Créditos imágenes en video: Gerd Altmann, 1980supra, Thomas Breher, Родион Журавлёв y alberto agostini en Pixabay.

Música video y podcast: AderitoSilva en Pixabay.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario