Tendencias21

Los cometas del Sistema Solar tienen hermanos cósmicos

Lejanos cometas interestelares poseen metales pesados como los cometas que se ubican en el Sistema Solar, a pesar de sus frías temperaturas y su distancia con el Sol: son verdaderos hermanos cósmicos. Un extraño material que emana vapores de hierro y níquel sería la clave de esta semejanza.

Los cometas presentes en el Sistema Solar tienen «hermanos» muy similares en sectores más alejados del cosmos, según dos nuevos estudios realizados en base a datos de ESO (European Southern Observatory). Sorpresivamente, los astrónomos han descubierto vapores de hierro y níquel en la atmósfera de cometas fríos y alejados del Sol: hasta hoy se pensaba que solamente los cometas con temperaturas elevadas y cercanos a una estrella que los calienta podían contar con metales pesados. Un extraño material no identificado aún sería la fuente que origina los vapores.

En principio, investigadores de Polonia confirmaron que la atmósfera fría del cometa interestelar 2I/Borisov contiene níquel en estado gaseoso. Fue el primer cometa alienígena que visitó nuestro Sistema Solar: lo hizo en diciembre de 2019.

Descubierto en agosto del mismo año por un astrónomo aficionado, el cometa en toda su dimensión tenía 14 veces el tamaño de la Tierra. En marzo y abril de 2020, diferentes observaciones confirmaron que el cometa se había fragmentado.

Con una órbita excéntrica y sin estar ligado al Sol, el cometa registró una excesiva velocidad hiperbólica de 33 kilómetros por segundo, datos que permitieron confirmar a los científicos su carácter de cometa interestelar.

Los científicos de la Universidad Jaguelónica realizaron numerosas pruebas hasta confirmar que el níquel atómico estaba presente en el cometa 2I/Borisov, que fue observado cuando se encontraba a unos 300 millones de kilómetros del Sol.

De acuerdo a un estudio publicado en la revista Nature, emplearon un avanzado espectrógrafo, que hace posible analizar con mayor nivel de detalle la atmósfera de esta clase de cometas.

En todos los cometas y en iguales proporciones

En el mismo sentido, investigadores belgas confirmaron que todos los cometas del Sistema Solar presentan hierro y níquel, incluso aquellos localizados a una mayor distancia del Sol.

Según un estudio también publicado en Nature, verificaron la presencia de vapores de metales pesados en la atmósfera de cometas observados a más de 480 millones de kilómetros del Sol, una distancia que triplica a la que separa a la Tierra del Sol.

El equipo dirigido por especialistas de la Universidad de Lieja destacó que las cantidades detectadas de hierro y níquel en la atmósfera de los cometas son muy similares, sin que se registren grandes diferencias con respecto a la ubicación de los cuerpos celestes. En todos ellos, la proporción es casi idéntica: una cantidad de hierro diez veces superior a la de níquel.

Tema relacionado: Hay al menos 4.000 cometas orbitando al Sol.

El gran enigma

Sin embargo, luego de 20 años de estudios en torno a cometas ubicados en diferentes puntos del Sistema Solar, los astrónomos indicaron en una nota de prensa que el gran enigma a resolver es la causa por la cual los metales pesados, que solamente deberían estar presentes en los cometas cercanos al Sol, se han descubierto incluso en aquellos más alejados de la gran estrella.

Los investigadores creen que un extraño material no identificado aún, ubicado en la superficie del núcleo de los cometas y sublimando en una temperatura bastante baja, libera hierro y níquel. En futuros estudios intentarán determinar las características de este elemento y confirmar si realmente puede explicar la presencia de los metales pesados en la atmósfera de los cometas.

Teniendo en cuenta que los cometas se formaron hace unos 4.600 millones de años, cuando nuestro hogar galáctico era todavía muy joven, el fenómeno podría aportar información vital a los astrónomos para la comprensión del Sistema Solar temprano, entre otros datos trascendentes.

Referencias

Gaseous atomic nickel in the coma of interstellar comet 2I/Borisov. Guzik, P., Drahus, M. Nature (2021).DOI:https://doi.org/10.1038/s41586-021-03485-4

Iron and nickel atoms in cometary atmospheres even far from the Sun. Manfroid, J., Hutsemékers, D. & Jehin, E. Nature (2021).DOI:https://doi.org/10.1038/s41586-021-03435-0

Video:

Recreación artística de la superficie del cometa interestelar 2I/Borisov, realizada en base a la información científica disponible. Crédito: ESO/M. Kormesser.

Foto:

La imagen ilustra la detección de los metales pesados hierro (Fe) y níquel (Ni) en la atmósfera borrosa del cometa C / 2016 R2 (PANSTARRS). Las ilustraciones se superponen con una imagen real del cometa, tomada con el telescopio SPECULOOS. Crédito: ESO/L. Calçada, SPECULOOS Team/E. Jehin, Manfroid et al.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario