Tendencias21

Un robot guepardo alcanza los 16 kilómetros por hora

Científicos del Massachusetts Institute of Technology han diseñado un robot-guepardo que alcanza los 16 kilómetros por hora, y cuyos creadores creen que puede alcanzar hasta los 50. Los guepardos de verdad llegan a correr a 100 km/h. La clave es un algoritmo que calcula la fuerza exacta que deben ejercer las patas del robot sobre el suelo en cada brinco, de modo que compensen la gravedad y que estén tocando el suelo muy poco tiempo.

Un robot guepardo alcanza los 16 kilómetros por hora

La velocidad y la agilidad son características de los guepardos: Este gran depredador es el animal terrestre más rápido de la Tierra, capaz de acelerar hasta 100 kilómetros por hora en tan sólo unos segundos. A medida que acelera hasta la velocidad máxima, un leopardo impulsa sus piernas en tándem, brincando hasta llegar al galope.

Ahora, los investigadores del MIT (Massachusetts Institute of Technology, Boston, EE.UU.) han desarrollado un algoritmo para los brincos que han implementado con éxito en un guepardo robótico -un conjunto elegante, de cuatro patas, de engranajes, baterías y motores eléctricos que pesa casi tanto como su equivalente felino. El equipo puso recientemente a prueba al robot en el campus de MIT, donde saltó por el césped a un ritmo constante.

En experimentos en pista cubierta, el robot alcanzó los 16 kilómetros por hora, e incluso siguió corriendo tras superar un obstáculo. Los investigadores del MIT estiman que la versión actual del robot puede llegar a alcanzar velocidades de hasta 50 kilómetros por hora.

La clave para el algoritmo de salto está en programar cada una de las patas del robot para que ejerza una cierta cantidad de fuerza en la fracción de segundo durante la cual golpea el suelo, a fin de mantener una velocidad dada: En general, cuanto más rápida sea la velocidad deseada, más fuerza debe ser aplicada para propulsar el robot hacia adelante.

Sangbae Kim, profesor asociado de ingeniería mecánica en el MIT, tiene la teoría de que este enfoque de control de la fuerza en los robots corredores es similar, en principio, a la manera de correr de los velocistas de élite.

"Muchos velocistas, como Usain Bolt, no mueven sus piernas extremadamente rápido", explica Kim en la información de MIT News Office. "En realidad aumentan la longitud de su zancada presionando hacia abajo con más fuerza, de modo que pueden estar más tiempo en el aire, manteniendo la misma frecuencia."

Kim dice que mediante un enfoque basado en la fuerza, el guepardo-bot es capaz de manejarse en un terreno más áspero, como un campo de hierba. En los experimentos en la cinta de correr, el equipo observó que el robot daba golpes leves en el suelo, manteniendo su velocidad incluso mientras corría sobre un obstáculo de espuma.

Del salto al galope

"La mayoría de los robots son lentos y pesados​​, y por lo tanto no pueden controlar la fuerza en situaciones de alta velocidad", explica Kim. "Eso es lo que hace que el guepardo-bot sea tan especial: Se puede controlar el perfil de la fuerza durante un período muy corto de tiempo, seguido de un fuerte impacto con el suelo, lo que hace que sea más estable, ágil y dinámico."

Lo que hace al robot tan dinámico es un motor eléctrico de diseño personalizado. La combinación de esos motores eléctricos especiales con patas bio-inspiradas de diseño personalizado permiten el control de la fuerza ejercida sobre el suelo sin depender de delicados sensores de fuerza situados en los pies.

El acto de correr puede tener distintos niveles de energía, desde el trote y el medio galope, hasta el brinco y el galope propiamente dicho. El brinco (en el que las patas delanteras tocan el suelo a la vez, y lo mismo las traseras) es el paso intermedio necesario para llegar al galope (en el que cada pata se mueve por separado).

Para diseñar el algoritmo, los científicos tuvieron en cuenta el tiempo que pasa el robot tocando el suelo, y el tiempo que pasa en el aire; a partir de ahí se calcula la fuerza necesaria para compensar la gravedad. A mayor rapidez, menos tiempo pasa el robot en el suelo.

Otros robots cuadrúpedos parecidos a este ejercen mucha fuerza, pero con poca eficiencia, señalan los investigadores. Además, funcionan con gasolina, lo que los hace más ruidosos.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Siete incendios forestales rodean a la central nuclear de Chernóbil 24 marzo, 2022
    Siete incendios forestales, que superan diez veces los criterios de clasificación de emergencia de Ucrania, están rodeando a la central nuclear de Chernóbil y pueden dispersar los contaminantes radiactivos que quedaron del accidente nuclear de 1986, sin que esté operativo un sistema se seguimiento.
    Redacción T21
  • Los sonidos pueden rescatar del aislamiento profundo a los pacientes de ELA 24 marzo, 2022
    Una nueva investigación ha comprobado que los sonidos se pueden usar para que personas inmovilizadas pero conscientes puedan comunicarse con los médicos, familiares y amigos. Funcionó con éxito en un paciente de ELA que ya ni podía mover los ojos.
    N+1/T21
  • El asteroide que terminó con los dinosaurios fue más destructivo de lo que pensamos 23 marzo, 2022
    Las secuelas del asteroide que eliminó a los dinosaurios de la faz de la Tierra fueron aún más brutales de lo que creíamos: cantidades masivas de azufre fueron arrojadas a la estratosfera. Posteriormente, una gran nube de gases bloqueó al Sol y enfrió la Tierra durante décadas o siglos, para luego caer como lluvia ácida […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revelan detalles de misteriosos "círculos de radio" descubiertos en el espacio 23 marzo, 2022
    Cinco “círculos de radio” identificados en el espacio desconciertan a los científicos. Se trata de anillos de emisiones de radio muy débiles, que rodean a galaxias con un agujero negro extremadamente activo en su centro. Las enormes estructuras solo se detectan a través de radiotelescopios: se esfuman al intentar observarlas con telescopios ópticos, infrarrojos o […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las baterías cuánticas pueden reducir a segundos la recarga de los vehículos eléctricos 23 marzo, 2022
    Una investigación desarrollada en Corea del Sur ha descubierto un sistema para que la recarga de los coches eléctricos se reduzca a 3 minutos en casa y a 9 segundos en una estación. Aplica tecnologías cuánticas que recargan de golpe todas las celdas de la batería.
    IBS/T21
  • Identificados más de 5.000 planetas fuera de nuestro sistema solar 23 marzo, 2022
    El recuento de exoplanetas confirmados por la NASA acaba de superar los 5.000, aunque suponemos que en la Vía Láctea hay cientos de miles de millones. No sabemos nada de ellos, pero es inevitable que encontremos vida más allá del sistema solar.
    JPL/T21
  • La información sería el quinto estado de la materia en el Universo 22 marzo, 2022
    El contenido de la información de cada partícula podría medirse en términos de masa: se lograría a través de la colisión entre partículas y antipartículas. De esta forma, podría comprobarse que la información es un estado más de la materia.
    Pablo Javier Piacente
  • En cualquier momento, el Sol puede dejarnos incomunicados 22 marzo, 2022
    Las tormentas solares de mayor intensidad, como algunas que se han registrado a lo largo de la historia del planeta, harían que la Tierra quede incomunicada: al no funcionar los servicios de Internet y producirse fallas eléctricas severas, todo el sistema de comunicación global se paralizaría. Tan solo es cuestión de tiempo que esto suceda.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren cuáles son las profesiones más aburridas del mundo 22 marzo, 2022
    El analista de datos es la profesión más aburrida del mundo, seguida de los contables, fiscales, bancarios y agentes de seguros. Artistas, científicos, periodistas, médicos y profesores son las profesiones más apasionantes.
    Redacción T21
  • La vida en la Tierra pudo surgir solo con moléculas de ARN 22 marzo, 2022
    Una nueva investigación sugiere que la vida en la Tierra surgió a partir de la actividad de las moléculas de ARN, sin necesidad de proteínas ni de ADN: científicos japoneses han creado una molécula de ARN que se replica, diversifica y desarrolla hasta la complejidad.
    Eduardo Martínez de la Fe