Tendencias21
Una lluvia de bolas de fuego iluminará la segunda noche del año

Una lluvia de bolas de fuego iluminará la segunda noche del año

Una lluvia de meteoros y de bolas de fuego iluminará la noche del 2 de enero: son las Cuadrántidas, que se originan en un asteroide considerado cometa muerto y serán visibles en todo el cielo nocturno.

La noche del 2 de enero el universo nos ofrece uno de sus espectáculos más hermosos, una lluvia de meteoros y bolas de fuego que podrá observarse hasta el amanecer a lo largo y ancho del cielo nocturno.

Esta lluvia de meteoros es la primera del año: se llama las Cuadrántidas, y alcanzan su punto máximo a principios de enero de cada año, aunque el episodio se inició el 28 de diciembre y se prolongará hasta el 12 de enero.

Junto a las Perseidas o lágrimas de San Lorenzo, que se producen en agosto, las Gemínidas, que se producen en diciembre, o las Leónidas, en noviembre, las Cuadrántidas destacan por ser las más activas de todas.

Según explica la NASA, en esta ocasión las Cuadrántidas nos permitirán ver a lo largo de su punto máximo entre 600 y 200 meteoros y bolas de fuego por hora en perfectas condiciones. Cruzarán el cielo a una velocidad media de 45 kilómetros por segundo.

La mayoría de las lluvias de meteoros tienen un pico de dos días, aunque el pico de las Cuadrántidas es mucho más corto, de solo unas pocas horas, debido a la fina corriente de partículas de la lluvia y al hecho de que la Tierra cruza la corriente en un ángulo perpendicular.

Las cuadrántidas también son conocidas por sus brillantes meteoritos de bolas de fuego. Las bolas de fuego son explosiones más grandes de luz y color que pueden persistir más que una racha de meteoros promedio.

Esto se debe al hecho de que las bolas de fuego se originan a partir de partículas más grandes de material. Las bolas de fuego también son más brillantes.

Restos de cometas…

Los meteoritos provienen de partículas de cometas sobrantes y fragmentos de asteroides rotos.

Cuando estos objetos rodean el sol, el polvo que emiten se esparce gradualmente en un rastro polvoriento alrededor de sus órbitas, como puede apreciarse en esta

Cada año, la Tierra pasa por esos rastros de escombros, lo que permite que los pedazos choquen con nuestra atmósfera, donde se desintegran para crear vetas de fuego y colores en el cielo.

…y de un asteroide

A diferencia de la mayoría de las lluvias de meteoritos que se originan en los cometas, las Cuadrántidas se producen cuando la Tierra se cruza con la nube de polvo dejada por el asteroide 2003 EH1, tal como se aprecia en esta animación.

Este asteroide tarda 5,52 años en orbitar alrededor del Sol cada vez. Es posible que sea un «cometa muerto» o un nuevo tipo de objeto que los astrónomos llaman «cometa de roca».

2003 EH1 fue descubierto el 6 de marzo de 2003 por el Observatorio Lowell Near-Earth Object Search (LONEOS) y es un asteroide pequeño: su diámetro es de solo tres kilómetros.

El astrónomo y científico investigador Peter Jenniskens fue quien se dio cuenta de que 2003 EH1 es la fuente de los meteoros Cuadrántidas.

Vienen de una constelación ignorada

El punto en el cielo de donde parecen provenir las Cuadrántidas es una constelación obsoleta llamada «Quadrans Muralis», descubierta en 1795 por el astrónomo francés Jerome Lalande y hoy no reconocida por los astrónomos.

La constelación toma su nombre de un instrumento astronómico temprano utilizado para observar y trazar las posiciones de las estrellas: un cuadrante). Las Cuadrántidas se vieron por primera vez en 1825.

Cuando la Unión Astronómica Internacional (IAU) creó en 1922 una lista de constelaciones modernas reconocidas, Quadrans Muralis quedó excluida. Se encontraría entre las constelaciones de Bootes y Draco (cerca del final del mango del «Big Dipper»).

Todo el cielo nocturno

Un nombre alternativo para las Cuadrántidas es Bootids, ya que los meteoros parecen irradiar desde la moderna constelación de Bootes.

Aunque es posible que ya no se reconozca la constelación, se consideró una constelación lo suficientemente larga como para darle su nombre a la lluvia de meteoritos.

La NASA aclara que la constelación que da nombre a esta lluvia de meteoritos solo sirve para ayudar a determinar qué lluvia están viendo en una noche determinada.

En realidad, la constelación no es la fuente de los meteoros, por lo que no debemos mirar solo a la constelación de Bootes para ver las Cuadrántidas: son visibles en todo el cielo nocturno.

Mejor en el hemisferio norte

Las cuadrántidas se ven mejor en el hemisferio norte (esta lluvia también se puede ver en latitudes al norte de 51 grados sur) durante la noche y antes del amanecer. La noche del 2 de enero la luna estará llena al 84,41%.

Para ver las Cuadrántidas hay que situarse un área alejada de las luces de la ciudad o de la calle. Es mejor ir preparado para el clima invernal con un saco de dormir, una manta o una silla de jardín.

Debemos acostarnos boca arriba con los pies hacia el noreste y mirar hacia arriba, contemplando la mayor cantidad de cielo posible.

En menos de 30 minutos en la oscuridad, los ojos se adaptarán y comenzarás a ver meteoros. El espectáculo durará hasta el amanecer.

 

Foto superior:  Lluvias de meteoritos de las Cuadrántidas capturadas desde un avión sobre Canadá durante la Campaña de Aeronaves de Instrumentos Múltiples (MAC) de 2007 de Quadrantid. Crédito: Jérémie Vaubaillon et.al, Caltech, NASA

RedacciónT21

1 comentario

  • Querido redactor/editor, con todos mis respetos:

    Resulta bochornoso que un periodista utilice semejante palabro para definir un evento tan hermoso y a la vez serio como este.

    Hubiese sido más elegante por su parte utilizar cualquier otro recurso lingüístico, de los muchos y variados que nuestro idioma le ofrece.
    Es lo mínimo que debería ofrecer a los lectores, ¿no cree?.
    El lenguaje «chabacano» puede usted utilizarlo para otros muchos menesteres del día a día pero, cuando se hacen eco de noticias científicas como esta, deberían ser ustedes algo más cuidadosos con el lenguaje…

    Un saludo.

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21