Tendencias21
Utilizan la tecnología LED para tratar el cáncer cervical

Utilizan la tecnología LED para tratar el cáncer cervical

Las compañías Sagentia y Photocure, especializadas en la tecnología de fototerapia dinámica, han desarrollado un dispositivo que cura el cáncer cervical en sus estadios iniciales, utilizando sólo una fuente de luz LED y un medicamento en forma de pomada. El dispositivo, bautizado como Cervira, se coloca en la zona afectada durante unas 24 horas, periodo en que la paciente puede seguir con su vida cotidiana. Una vez aplicado el tratamiento, el tejido cancerígeno es eliminado gracias a una reacción propiciada por la luz. Por Yaiza Martínez.

Utilizan la tecnología LED para tratar el cáncer cervical

El cáncer cervical es un tipo de cáncer que se desarrolla en el útero. Se estima que es el segundo tipo de cáncer más común en mujeres, y en países en vías de desarrollo es el más frecuente, con un diagnóstico de más de 400.000 nuevos casos cada año.

Ahora, investigadores de la compañía británica Sagentia y de la empresa noruega Photocure han desarrollado un método de tratamiento del cáncer cervical en sus estadios iniciales.

Se trata de un novedoso sistema que utiliza una fuente de luz LED (de diodos semiconductores que emiten luz) para aplicar, en la zona afectada, una pomada de medicamento y la cantidad de luz precisa para que dicho medicamento resulte efectivo.

Eliminar el tejido enfermo

Bautizado como Cervira, este sistema se ha basado en un campo emergente conocido como terapia fotodinámica o PDT, por sus siglas en inglés.

La PDT en una tecnología que se utiliza para erradicar tumores en estadios iniciales, e incluso para reducir el tamaño de tumores en estadios finales, y que implica tres componentes clave: un fotosensibilizador, luz (con una longitud de onda adecuada para el fotosensiblizador) y el oxígeno de los tejidos.

La luz hace que el fotosensibilizador, a su vez, provoque que el oxígeno de los tejidos dañe y acabe con los tejidos expuestos al haz (por ejemplo, con las células cancerígenas).

Utilizan la tecnología LED para tratar el cáncer cervical

En el caso de Cervira, la fuente de luz LED se utiliza para atacar de manera específica las células malignas que propician la aparición de cánceres agresivos, preservando al mismo tiempo el tejido sano de la paciente.

Según explica Euan Morrison, director de óptica avanzada y tecnologías lumínicas de Sagentia, haciendo incidir luz LED sobre los tumores se activa una reacción que, con el tiempo, acaba eliminando el tejido enfermo.

En un artículo aparecido en la revista The Engineer, Morrison añade que los investigadores han trabajado muy de cerca con los fabricantes de diodos emisores de luz (LEDs) para asegurar la obtención de fuentes muy específicas de luz en términos de intensidad y longitud de onda.

Cómo funciona

Actualmente, los tratamientos del cáncer cervical en estadios iniciales suelen ser de dos tipos. Por un lado, se puede practicar una supervisión continuada, dado que algunas lesiones en este estadio remiten naturalmente por sí solas.

Por otra parte, también pueden aplicarse la cirugía preventiva o la cauterización por láser. Estas soluciones presentan algunos problemas: los controles continuados suelen causar una ansiedad permanente en las pacientes, mientras que la cirugía puede producir infecciones postquirúrgicas e incluso reducir la fertilidad.

Los científicos esperan superar ambos escollos gracias al sistema Cervira, que funciona de la siguiente forma: En primer lugar, un ginecólogo o un colposcopista colocan el dispositivo en el cuello del útero.

Una sección hueca situada al final del dispositivo mantiene la pomada de medicamento contra esta parte del cuerpo, en la fase inicial de absorción del tratamiento.

Unas horas después de la aplicación del medicamento, la fuente de luz LED integrada en esa misma sección hueca se activa de manera automática, haciendo incidir sobre la zona tratada la dosis necesaria de iluminación, en una longitud de onda correcta.

Segunda fase de pruebas

El dispositivo puede dejarse colocado en el cuello del útero más de 24 horas. Durante este tiempo, las pacientes pueden abandonar el hospital y continuar con sus actividades cotidianas. Finalmente, ellas mismas pueden quitarse el dispositivo Cervira.

Morrison afirma que se ha hecho un enorme esfuerzo en las fases iniciales del proyecto de desarrollo del dispositivo, para conseguir que éste tuviera la forma apropiada y no incomodase a las pacientes.

Los científicos esperan que, a pesar de la generalización de la vacuna contra el cáncer cervical como medida de prevención, Cervira sirva para ayudar a salvar vidas. De momento, el sistema se encuentra en la Fase II de pruebas clínicas en múltiples centros de Estados Unidos y Europa.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Histórico impulso a la computación cuántica 26 junio, 2022
    Por primera vez en el mundo, una computadora cuántica ha sido capaz de imitar la naturaleza a nivel atómico utilizando un chip que integra todos los componentes que se encuentran en un chip informático clásico, pero a escala atómica.
    Redacción T21
  • El celibato muestra sorprendentes ventajas evolutivas 25 junio, 2022
    Una investigación de la Universidad de California ha descubierto que, en términos evolutivos, el celibato puede representar una ventaja natural: favorece a las familias de las que proceden los monjes, a las que hacen más ricas y fértiles.
    Redacción T21
  • Revelan el funcionamiento interno del genoma humano 24 junio, 2022
    Un grupo de investigadores ha desarrollado un nuevo método para evaluar a gran escala la estructura tridimensional del genoma humano: la nueva técnica permitirá comprender mejor cómo funciona el genoma y, en particular, cómo codifica diferentes identidades celulares. 
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una enorme mancha solar 3 veces más grande que la Tierra 24 junio, 2022
    Una mancha solar, denominada AR3038, duplicó su magnitud en solo un día y ahora triplica el tamaño de la Tierra. Ubicada frente a nosotros, los astrónomos buscan determinar qué tipo de llamarada solar terminará emitiendo: el fenómeno se ha desviado de las predicciones y aún no ha logrado explicarse.
    Pablo Javier Piacente
  • Las personas se mueven en la ciudad como partículas de un circuito eléctrico 24 junio, 2022
    Las personas se mueven en la ciudad como partículas con carga positiva de un circuito eléctrico. Sus desplazamientos pueden describirse mediante las mismas leyes que rigen la corriente eléctrica en redes distribuidas.
    N+1/T21
  • Pájaros electrocutados potencian los incendios forestales 24 junio, 2022
    Los cables eléctricos provocan que las aves muchas aves se electrocuten, caigan al suelo y desencadenen un incendio. Ocurre particularmente en Estados Unidos, pero también en España, donde el 2,4 por ciento de los incendios forestales comienzan con la muerte de un pájaro.
    N+1/T21
  • Descubren en Inglaterra herramientas usadas por humanos hace 620.000 años 23 junio, 2022
    El Homo heidelbergensis, un antepasado de los neandertales, ocupó el sur de Gran Bretaña hace entre 560.000 y 620.000 años, cuando aún estaba unido a Europa. Fabricó las primeras hachas de mano, primera evidencia de instrumentos para raspar y perforar a esta edad tan temprana.
    Pablo Javier Piacente
  • Una forma exótica de hielo puede estar alimentando la vida en mundos alienígenas 23 junio, 2022
    Una forma de hielo que no existe en la Tierra y que solo se produce en otros planetas puede estar nutriendo a una posible vida extraterrestre, que habite en las aguas de vastos océanos ocultos en algunos exoplanetas e incluso en lunas de nuestro Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Hércules resurge del fondo del mar 23 junio, 2022
    El famoso naufragio de Anticitera, que ocurrió en el Siglo I a.C. y fue descubierto en 1900, sigue aportando sorpresas: no solo transportaba la primera computadora analógica, sino también una enorme estatua del mítico héroe griego Hércules, de la que ahora se ha encontrado su cabeza.
    Redacción T21
  • El cerebro tiene un modo de bajo consumo para momentos críticos 23 junio, 2022
    El cerebro, al igual que los ordenadores, dispone de un modo de bajo consumo de energía en el que reduce al mínimo su actividad hasta que pueda recargarse de nuevo y recuperar su funcionalidad cognitiva. Ese recurso informático nunca fue, propiamente hablando, un invento humano.
    Eduardo Martínez de la Fe