Tendencias21

Volvemos a Marte para preparar el desembarco humano en 2033

La NASA vuelve a Marte para explorar un lugar que probablemente estuvo habitado. Prepara el camino para el envío de seres humanos en 2033, después de una misión a la Luna en 2024 que anticipará el gran salto planetario.

La NASA envía este jueves una nueva misión a Marte, el rover Perseverance, que aterrizará en febrero del año que viene en el planeta rojo, a más de 200 millones de kilómetros de la Tierra, después de siete meses de viaje. El lanzamiento podrá seguirse en directo a través de Internet.

La misión, también denominada Marte 2020, buscará señales de que el Planeta Rojo tuvo en un remoto pasado las condiciones apropiadas para albergar vida, y espera encontrar señales de vida microbiana hoy desaparecida.

Perseverance va a ir un poco más lejos que su predecesora, la misión Curiosity, que aterrizó en Marte el 6 de agosto de 2012 y continúa todavía explorando el planeta rojo.

Curiosity ha descubierto compuestos orgánicos muy similares a los que existen en la Tierra que podrían ser el resultado de un proceso biológico que involucraría a bacterias.

Perseverance buscará signos de vida utilizando un conjunto de instrumentos científicos de alta tecnología, que incluyen un radar que penetra en el suelo, un conjunto completo de analizadores meteorológicos y 23 cámaras en total.

Contará además con un drone llamado Nasa Mars Helicopter Scout (MHS), que se alimenta de energía solar, y que será el primer avión en intentar un vuelo controlado en otro planeta.

Perseverance también probará nuevas tecnologías para facilitar la futura exploración robótica y humana de Marte. Estará equipado con algunos de los mapas más precisos de Marte jamás creados que le ayudarán a descubrir los misterios del pasado del planeta rojo y guiarán las futuras misiones, señala el Centro de Ciencia de Astrogeología de Estados Unidos.

Mirando dentro de la casa habitada

Según explica la ingeniera de la NASA Diana Trujillo, los compuestos orgánicos encontrados en el planeta rojo equivalen, metafóricamente, a haber descubierto una casa abandonada en el planeta rojo, que es lo que consiguió Curiosity. Perseverance va a entrar en la casa abandonada en busca de indicios más concretos de vida pasada en Marte.

El sitio donde va a aterrizar, el cráter Jezero, tiene un diámetro de 49 kilómetros que se supone estuvo inundado de agua en el pasado. Probablemente se formó por una escorrentía superficial continúa, según suposiciones de los astrónomos.

Es un lugar que tiene muchas posibilidades de que haya sido habitado. Un robot de seis ruedas, que tiene el tamaño de un coche pequeño, recolectará y almacenará varias decenas de muestras que serán devueltas a la Tierra, previsiblemente en 2031, mediante una campaña conjunta de la NASA y la Agencia Espacial Europea.

Objetivo: humanos en la Luna y Marte

La NASA explica que Mars 2020 Perseverance es parte de un proyecto más ambicioso que pretende llevar seres humanos de nuevo a la Luna en 2024, y establecer en nuestro satélite una presencia sostenible que sirva de base para misiones humanas a Marte a partir de 2033.

Perseverance está sentando las bases de esas futuras misiones, agrupadas en torno al proyecto Artemis.

Si problemas técnicos inesperados o el mal tiempo obstaculizan el intento de este jueves, Perseverance todavía podría viajar al Planeta Rojo siempre que se lance antes del 15 de agosto.

Si por cualquier circunstancia no pudiera cumplirse ese plazo, la misión tendría que esperar 26 meses, hasta que Marte y la Tierra estén nuevamente alineados para un viaje interplanetario… y volver a intentarlo.

RedacciónT21

RedacciónT21

2 comentarios