Tendencias21

Bacterias beneficiosas podrían proteger contra el cáncer de mama

Un estudio realizado en Canadá con más de 80 mujeres ha revelado que las mamas de mujeres con cáncer tienen abundancia de un tipo de bacterias, mientras que las de mujeres sanas presentan abundancia de otras. El descubrimiento apunta a que el consumo de probióticos podría proteger contra esta enfermedad.

Bacterias beneficiosas podrían proteger contra el cáncer de mama

 En las pacientes con cáncer de mama, hay bacterias que potencian esta enfermedad; mientras que en los pechos de mujeres sanas hay más bacterias beneficiosas, apunta una investigación publicada en la revista de la Sociedad Americana de Microbiología Applied and Environmental Microbiology.

El hallazgo podría conducir en última instancia al uso de probióticos para proteger a las mujeres contra el cáncer de mama, afirman los autores del estudio, Gregor Reid y sus colaboradores del Lawson Health Research Institute de Canadá.

Para la investigación, se recogieron tejidos de las mamas de 58 mujeres que fueron sometidas a mastectomías por tumores benignos (13 de ellas) o cancerosos (45 mujeres); así como de 23 mujeres sanas que habían sido sometidas a reducciones o mejoras de mamas.

Utilizando las técnicas de secuenciación de ADN, los científicos identificaron a partir de las muestras tomadas las bacterias presentes en los tejidos, y además cultivaron estos últimos para confirmar que dichas bacterias estaban vivas.

Resultados obtenidos

Se comprobó así que los pechos de las mujeres con cáncer de mama tenían niveles elevados de dos bacterias: la Escherichia coli y Staphylococcus epidermidis.

Ya se sabía, por trabajos realizados con células humanas en cultivo (del tipo conocido como células HeLa), que estas dos bacterias inducen roturas de cadena doble en el ADN (ambas cadenas de la doble hélice del ADN quedan rotas), un daño que, según los científicos “es el tipo de daño más perjudicial para el ADN”, pues puede provocar problemas en el genoma.

Además, cuando estas roturas se producen, se pone en marcha un mecanismo de reparación de la doble cadena que es altamente propenso a errores; y estos errores pueden conducir al desarrollo del cáncer.

Por el contrario, otras dos bacterias, el Lactobacillus y el Streptococcus, consideradas como promotoras de la salud, fueron más prevalentes en los senos sanos que en los cancerosos. Ya era conocido que estas bacterias tienen propiedades anticancerígenas. Por ejemplo, el  Streptococcus thermophilus produce antioxidantes que neutralizan las especies reactivas de oxígeno que pueden causar daños en el ADN, y en consecuencia, cáncer.

El porqué de este estudio

La motivación para la presente investigación fue el conocimiento de que el cáncer de mama disminuye con la lactancia materna, explica Reid.

«Puesto que la leche humana contiene bacterias beneficiosas, nos preguntamos si estas podrían estar jugando un papel en la reducción del riesgo de cáncer. O si otros tipos de bacterias podrían influir en la formación del cáncer en la glándula mamaria, en mujeres que nunca habían dado de mamar. Para explorar estas cuestiones, en primer lugar necesitábamos mostrar qué bacterias estaban realmente presentes en el tejido mamario».   

Pero la lactancia podría no ser necesaria para mejorar la flora bacteriana de los senos, señalan los investigadores. «Colegas de España han demostrado que los lactobacilos probióticos ingeridos por las mujeres pueden llegar a la glándula mamaria», afirma Reid.

“Esto, combinado con nuestro trabajo, plantea la cuestión de si las mujeres, en especial aquellas con riesgo de cáncer de mama, deberían tomar lactobacilos probióticos para aumentar la proporción de bacterias beneficiosas en sus senos. Hasta la fecha, los investigadores no han siquiera considerado estas cuestiones, y de hecho algunos se han resistido a que exista alguna relación entre las bacterias y el cáncer de mama o la salud», sigue diciendo el científico.

Además de luchar contra el cáncer directamente, tal vez sería posible aumentar la abundancia de bacterias beneficiosas con probióticos. Los antibióticos dirigidos a bacterias que impulsan el cáncer podrían ser otra opción para el control del cáncer de mama, señala Reid.

En cualquier caso, algo mantiene a las bacterias bajo control en los senos, igual que sucede en el resto del cuerpo. «¿Qué pasaría si ese ‘algo’ fueran otras bacterias, en colaboración con el sistema inmune del huésped? No hemos respondido  a esta pregunta, pero corresponde a los expertos en el campo el considerar esa posibilidad”, concluye el equipo canadiense.

Referencia bibliográfica:

Camilla Urbaniak, Gregory B. Gloor, Muriel Brackstone, Leslie Scott, Mark Tangney, and Gregor Reid. The microbiota of breast tissue and its association with tumours. Applied and Environmental Microbiology (2016). DOI: 10.1128/AEM.01235-16.
 

 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente