Tendencias21
Convierten la señal wifi en electricidad

Convierten la señal wifi en electricidad

Ingenieros del MIT han conseguido convertir la señal wifi en electricidad. Han creado una antena rectificadora que capta la energía de las microondas y la convierte en corriente continua. Puede alimentar dispositivos portátiles y médicos.

Convierten la señal wifi en electricidad

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han conseguido capturar la señal wifi y convertirla en electricidad, abriendo la puerta a la posibilidad de que en el futuro esta señal inalámbrica pueda alimentar a los dispositivos electrónicos.

El wifi es un mecanismo de conexión de dispositivos electrónicos de forma inalámbrica. Funciona con microondas que oscilan entre los 300 MHz y los 300 GHz, usadas también por la telefonía móvil, las comunicaciones por satélite o los radares.

Las redes wifi usan una tecnología de radiofrecuencia llamada 802.11 para proporcionar conectividad inalámbrica. Son estas ondas electromagnéticas las que pueden convertirse en electricidad, según los resultados obtenidos en esta investigación.

Lo han conseguido con el primer dispositivo completamente flexible que convierte la energía de la señal de wifi en electricidad, y lo han comprobado experimentalmente en diferentes objetos electrónicos.

Nueva antena rectificadora

Los dispositivos que convierten las ondas electromagnéticas en corriente continua se denominan «antenas rectificadoras» (rectenas). Lo que han hecho estos investigadores es desarrollar un nuevo tipo de antena rectificadora, cuyas características describen en un artículo publicado en la revista Nature.

Tal como explican en su artículo, el sistema está equipado con una antena de radiofrecuencia (RF) flexible que captura las ondas electromagnéticas, incluidas las ondas Wi-Fi, y las restaura como corriente eléctrica alterna (en primer lugar).

La antena está conectada a un dispositivo que consiste en un semiconductor bidimensional de unos pocos átomos de espesor. La señal alterna fluye en el semiconductor, que luego la convierte en una corriente continua. A continuación puede usarse para alimentar circuitos electrónicos de cualquier tipo, o para recargar baterías.

De esta manera, el dispositivo captura y transforma pasivamente las señales wifi ubicuas en una corriente directamente utilizable. Además, es flexible y permite su fácil despliegue en superficies muy grandes.

Tomás Palacios, coautor del estudio, explica en un comunicado : «Hemos desarrollado una nueva forma de impulsar los sistemas electrónicos del futuro: aprovechamos la energía wifi y podemos desplegar fácilmente la tecnología en grandes áreas».

Primeras aplicaciones

Las primeras aplicaciones prometedoras del proyecto propuesto incluyen el suministro de electricidad para productos electrónicos flexibles, portátiles, dispositivos médicos y sensores para el «Internet de las cosas». 

Jesús Grajal, investigador de la Universidad Politécnica de Madrid, explica el potencial de la tecnología para la transmisión de datos de dispositivos médicos implantables. Por ejemplo, los investigadores están comenzando a desarrollar píldoras que los pacientes puedan tragar y sirvan para transferir datos relacionados con la salud a un ordenador con fines de diagnóstico.

«Idealmente, no queremos utilizar baterías para alimentar estos sistemas médicos, porque si hay una fuga de litio, el paciente puede morir», dice Grajal. «Es una buena idea recuperar la energía del ambiente para alimentar estos pequeños laboratorios dentro del cuerpo y que comunicar datos a ordenadores externos sin riesgos para el paciente», añade.

Desafío técnico superado

Las antenas rectificadoras explotan un componente indispensable llamado «rectificador», que convierte la señal de corriente alterna obtenida inicialmente (CA) en corriente continua (CC).

Los rectificadores contenidos en las rectenas tradicionales explotan el arseniuro de silicio o galio. Estos materiales pueden cubrir la banda de Wi-Fi, pero son rígidos. Y aunque el uso de estos materiales para fabricar pequeños dispositivos es relativamente económico, su uso para cubrir grandes áreas, como la construcción de fachadas y paredes, sería muy costoso.

Los investigadores han estado tratando de resolver estos problemas durante mucho tiempo. Las pocas rectenas flexibles desarrolladas hasta ahora solo funcionan con bajas frecuencias y no pueden capturar ni convertir señales en el rango de frecuencia en el que se encuentran la mayoría de las señales de teléfonos móviles y Wi-Fi.

Para superar este problema, los investigadores utilizaron un nuevo material 2D llamado «disulfuro de molibdeno» (MoS 2), que, con un grosor de solo tres átomos, es uno de los semiconductores más finos del mundo. En esta tecnología, este material es el encargado de transformar la señal wifi en eléctrica. Ofrece además una flexibilidad muy superior a la del silicio que potencia su alcance.

«Este dispositivo es completamente flexible y lo suficientemente rápido como para cubrir la mayoría de las bandas de radiofrecuencia utilizadas por nuestros sistemas electrónicos cotidianos, como Wi-Fi, Bluetooth, LTE celular y muchos más», explica el autor principal, Xu Zhang.

Referencia

Two-dimensional MoS2-enabled flexible rectenna for Wi-Fi-band wireless energy harvesting. Xu Zhang et al. Nature, 2019. DOI:https://doi.org/10.1038/s41586-019-0892-1

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Imprimen en 3D el primer tejido cerebral humano funcional 6 febrero, 2024
    Científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison han impreso en 3D tejido cerebral que crece y funciona como el tejido cerebral humano. Las neuronas impresas se comunican entre ellas como si estuvieran en un tejido biológico. Este desarrollo perfecciona la técnica de los organoides cerebrales.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La brecha ecológica de género lastra la solución de la crisis planetaria 6 febrero, 2024
    Las mujeres son las más afectadas por el cambio climático y las que más tienen que aportar a la solución de la crisis planetaria. Aunque siguen excluidas mayoritariamente de los ámbitos de decisión medioambientales y de la ciencia del clima, no callan y actúan. Esta es su historia.
    Alicia Domínguez y Eduardo Costas.
  • Crean una máquina del tiempo evolutiva con los genomas de 51 especies de vertebrados 5 febrero, 2024
    Los investigadores acaban de mapear los genomas de 51 especies animales, incluyendo gatos, delfines, canguros, pingüinos, tiburones y tortugas: el descubrimiento tendría enormes implicaciones para comprender la salud y la evolución humanas, además de crear una "máquina del tiempo evolutiva".
    Pablo Javier Piacente
  • Nanopartículas en rocas antiguas esconden los secretos de la vida 5 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto que nanopartículas presentes en algunas de las rocas más antiguas del mundo ocultan pistas sobre los orígenes de la vida: los hallazgos podrían explicar por qué el fósforo se convirtió en un componente importante de la vida y cómo las moléculas se unieron por primera vez para formar ARN primitivo, en […]
    Pablo Javier Piacente