Tendencias21
Crean el primer ordenador que diferencia idiomas leyendo los labios

Crean el primer ordenador que diferencia idiomas leyendo los labios

Científicos de la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido, han creado el primer ordenador que lee los labios y, además, es capaz de diferenciar diversas lenguas. El sistema está basado en un modelo estadístico de los movimientos de los labios realizados por un total de 23 hablantes bilingües y trilingües que participaron en la investigación. Su nivel de aciertos fue considerable. Este logro supone un importante paso adelante en la tecnología de lectura automática de los labios, y podría tener usos prácticos para personas sordas, y fuerzas de seguridad y militares. Por Yaiza Martínez.

Crean el primer ordenador que diferencia idiomas leyendo los labios

En la pasada IEEE International Conference on Acoustics, Speech and Signal Processing (ICASSP 2009), celebrada en Taipei entre el 19 y el 24 de abril, científicos de la Universidad de East Anglia (UEA), en el Reino Unido, presentaron el primer ordenador capaz de leer los labios que, además, puede diferenciar entre diferentes lenguas.

Según explica la UEA en un comunicado, los ordenadores capaces de leer los labios están en desarrollo desde hace un tiempo, pero ésta es la primera vez que se consigue añadir a un ordenador la capacidad de diferenciar, además, en qué idioma está hablando una persona.

Del fonema al visema

Según se explica en un artículo más extenso publicado por los autores de esta investigación, dirigida por Stephen Cox, de la escuela de ciencias computacionales de la UEA, la Identificación Automática de Lenguaje Hablado (LID) es una tecnología ya madura que alcanza altos niveles de exactitud en tan sólo unos segundos de discurso interpretativo.

Esta tecnología consiste en determinar por medios computacionales el idioma de quien habla basándose sólo en una muestra de voz. Los medios aplicados en este caso van desde la caracterización de características fonéticas de diversos idiomas, al análisis de la prosodia del discurso.

Pero, a medida que el procesamiento del discurso visual se ha ido desarrollando en los últimos años, cada vez ha resultado de mayor interés encontrar recursos computacionales capaces de identificar los idiomas a partir sólo de imágenes.

Así, se prepara a los ordenadores para distinguir los “visemas”, que son la apariencia visual de la pronunciación de un fonema (los fonemas son las unidades sonoras mínimas de las que están compuestas las palabras). Según los investigadores, las técnicas LID basadas en la teoría fonética pueden aplicarse al procesamiento de la información “visémica”.

Cómo se hizo

Los científicos de la UEA desarrollaron una tecnología para el reconocimiento de los idiomas hablados –a partir sólo de información visual- basándose en un modelo estadístico de los movimientos de los labios realizados por un total de 23 hablantes bilingües y trilingües que participaron en la investigación.

Gracias a dicho modelo estadístico, el sistema computacional pudo identificar qué idioma hablaba cada individuo en un momento dado con un nivel elevado de exactitud.

Los idiomas analizados fueron el inglés, el francés, el alemán, el árabe, el mandarín, el cantonés, el italiano, el polaco y el ruso.

En el sistema desarrollado, los datos de video fueron registrados usando un Active Appeareance Model (AAM), un “modelo de apariencia activa”. Los vectores que este proceso produjo permitieron interpretar y clasificar los rasgos físicos del discurso y, posteriormente, relacionar dichos rasgos con el idioma que se estaba hablando: la combinación del movimiento de lengua, labios y mandíbula, así como la detección y el registro de secuencias de movimiento específicas y contracciones del rostro, fue en definitiva lo que permitió al sistema identificar el idioma hablado.

Según afirma Cox, “éste ha sido un emocionante avance en la tecnología de lectura automática de los labios, y constituye además la primera confirmación empírica de algo que ya se sospechaba intuitivamente: que cuando la gente habla diversos idiomas coloca de formas diferentes la boca, en secuencias distintas”.

Así, por ejemplo, entre los hablantes en francés, se constató un uso frecuente del redondeo de los labios, y entre los hablantes en árabe se registraron más movimientos de la lengua.

Esta herramienta podría tener usos prácticos para personas sordas, pero también podría ser aprovechada por fuerzas de seguridad y militares, en entornos ruidosos o en aquéllos en los que la señal de audio no se encuentra disponible.

Antecedentes y futuro

Como hemos dicho, la técnica computacional de lectura de labios no es nueva. Uno de los antecedentes más conocidos de este nuevo sistema es el de un software (el Audio Visual Speech Recognition o AVSR) creado hace unos años por la compañía Intel, que permite a los desarrolladores informáticos crear ordenadores capaces de leer los labios del usuario.

El software de Intel surgió en un intento de resolver las deficiencias de los programas de reconocimiento de voz, afectados habitualmente por el ruido de fondo o por la mala sintonización del micrófono, y permite que los ordenadores detecten la cara de un orador y los movimientos de su boca, con el fin de que el sistema pueda sincronizar los datos obtenidos a través del vídeo con la identificación de la voz, proporcionando un reconocimiento mucho más exacto.

En definitiva, la detección de gestos y reconocimiento de idiomas son dos elementos que pueden llegar a tener una importancia muy grande en el futuro, aunque aún queda un importante hito que alcanzar: el de la traducción dinámica y casi simultánea.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente
  • La genética tiene mucho que decir sobre el asesinato de una madre adoptiva 12 febrero, 2024
    Según la genética, el comportamiento de los hijos adoptados está mayoritariamente influido por los padres biológicos, mientras que el parecido entre padres e hijos en una familia adoptiva es muy pequeño. Además, un hijo adoptado no tiene vínculos genéticos con su madre adoptiva y puede heredar ciertas maneras de pensar de sus padres biológicos, especialmente […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • Europa logra un récord mundial de fusión nuclear 12 febrero, 2024
    En un importante logro científico, investigadores de la instalación Joint European Torus (JET) han establecido un récord energético mundial de 69 megajulios liberados en energía de fusión sostenida y controlada. Otro impulso para el futuro reactor europeo a gran escala ITER.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente