Tendencias21

Crean un material camaleónico, que cambia de color al flexionarse

Científicos estadounidenses han creado un material muy delgado, hecho de silicio, que puede cambiar de color a voluntad, simplemente flexionándolo. Tiene rugosidades separadas entre sí, a distancias ajustables mediante la flexión, que reflejan determinadas longitudes de onda de la luz. Estos ‘colores estructurales’ ya se conocían, pero hasta ahora no se había conseguido un material que los produjera de manera eficiente.

Crean un material camaleónico, que cambia de color al flexionarse

Tomando prestado un truco de la naturaleza, ingenieros de la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.) han creado un material increíblemente delgado, camaleónico, al que se puede cambiar de color a voluntad, mediante la simple aplicación de una pequeña cantidad de fuerza.

Este nuevo material-de-muchos-colores ofrece interesantes posibilidades para una nueva clase de tecnologías de visualización, camuflaje por cambio de color, y sensores que pueden detectar defectos de otro modo imperceptibles en edificios, puentes y aviones.

«Esta es la primera vez que alguien ha hecho una piel de tipo camaleónico, que puede cambiar de color simplemente flexionándola», afirma Connie J. Chang-Hasnain, miembro del equipo de Berkeley y coautora de un artículo publicado ayer en Optica, la revista de la Sociedad Óptica estadounidense (OSA).

Grabando patrones diminutos -más pequeños que la longitud de onda de la luz- en una película de silicio mil veces más delgada que un cabello humano, los investigadores fueron capaces de seleccionar la gama de colores que reflejaría el material, en función de cómo se flexionara y doblara.

El color ‘estructural’

Los colores que vemos normalmente en pinturas, telas y otras sustancias naturales se producen cuando la luz blanca y de amplio espectro golpea sus superficies. La composición química única de cada superficie absorbe varias bandas, o longitudes de onda de la luz. Las que no son absorbidos se reflejan, con longitudes de onda cortas (colores fríos) o largas (cálidos). Cambiar el color de una superficie, como ocurre en las hojas de los árboles en otoño, requiere un cambio en su composición química.

Últimamente, los ingenieros y científicos han estado explorando otro enfoque, que consistiría en crear colores de diseño sin el uso de tintes químicos y pigmentos. En lugar de controlar la composición química de un material, es posible controlar las características de la superficie a la escala pequeña posible para que interactúe y refleje longitudes de onda de la luz concretas. Este tipo de «color estructural» es mucho menos común en la naturaleza, pero es utilizado por algunas mariposas y escarabajos para exhibir color iridiscente (que varía según el ángulo desde el que se mire).

El control de la luz con estructuras en lugar de con la óptica tradicional no es nuevo. En astronomía, por ejemplo, las rendijas espaciadas uniformemente, conocidas como rejillas de difracción, se utilizan habitualmente para dirigir la luz directa y expandirla en sus colores componentes. Los esfuerzos para controlar el color con esta técnica, sin embargo, han demostrado ser poco prácticos debido a que las pérdidas ópticas son, simplemente, demasiado grandes.

Los autores del artículo de Optica aplicaron un principio similar, aunque con un diseño radicalmente diferente, para lograr el control del color que estaban buscando. En lugar de ranuras cortadas en una película, grabaron rugosidades en una sola capa delgada de silicio. En lugar de difundir la luz en un arco iris completo, estas rugosidades reflejan una longitud de onda muy específica de la luz.

Ajustando los espacios entre las rugosidades, es posible seleccionar el color específico que se refleja. A diferencia de las ranuras de una rejilla de difracción, sin embargo, las barras de silicio eran extremadamente eficientes y reflejaban fácilmente la frecuencia de la luz a la que estaban sintonizados.

La flexibilidad

Dado que la separación, o período, de las rugosidades es la clave para controlar el color que reflejan, los investigadores se dieron cuenta de que sería posible cambiar sutilmente el período -y por lo tanto el color- flexionando o doblando el material.

«Si usted tiene una superficie con estructuras muy precisas, y espaciadas para que puedan interactuar con una determinada longitud de onda de la luz, puede cambiar sus propiedades y cómo interactúan con la luz cambiando sus dimensiones», explica Chang-Hasnain en la nota de prensa de la OSA.

Los esfuerzos anteriores para desarrollar una superficie flexible que cambiara de color se quedaron cortos en varios frentes. Las superficies metálicas, que son fáciles de grabar, eran ineficientes, pues reflejaban sólo una parte de la luz que recibían Otras superficies eran demasiado gruesas, lo que limita sus aplicaciones, o demasiado rígidas, evitando ser flexionadas con un control suficiente.

Los investigadores de Berkeley fueron capaces de superar estos dos obstáculos mediante la formación de su rejilla de rugosidades usando una capa de semiconductor de silicio de aproximadamente 120 nanómetros de espesor. Su flexibilidad se consiguió mediante la incorporación de las barras de silicio en una capa flexible de silicona. Cuando la silicona se inclinaba o flexionaba, el período de las separaciones de la rejilla respondía en consecuencia.

El material semiconductor también permitió que el equipo creara una piel increíblemente fina, perfectamente plana, y fácil de fabricar con las propiedades superficiales deseadas. Esto produce materiales que reflejan colores precisos y muy puros y que son altamente eficientes, pues reflejan hasta un 83 por ciento de la luz entrante.

El diseño inicial, sometido a un cambio en el período de apenas 25 nanómetros, creaba colores brillantes que podían pasar del verde al amarillo, el naranja y el rojo -a través de una gama de 39 nanómetros de longitud de onda. En diseños futuros, creen los investigadores, podrían cubrir una gama más amplia de colores y reflejar la luz con mayor eficiencia.

Aplicaciones

Para la demostración, los investigadores crearon una capa de un centímetro cuadrado de silicio que cambia de color. Harán falta nuevos desarrollos para crear un material lo suficientemente grande como para aplicaciones comerciales.

«El siguiente paso es hacer esto a escala más grande y hay instalaciones que ya podrían hacerlo», afirma Chang-Hasnain. «Cuando ocurra, esperamos poder encontrar aplicaciones en entretenimiento, seguridad y vigilancia.»

Para los consumidores, este material camaleónico podría ser utilizado en una nueva clase de tecnologías de visualización, añadiendo colores brillantes en los lugares de ocio al aire libre. También sería posible crear un camuflaje activo en el exterior de los vehículos que cambiara de color para adaptarse mejor al entorno.

Más aplicaciones del día a día podrían incluir sensores que cambian de color para indicar que la fatiga estructural está afectando a componentes críticos de puentes, edificios o las alas de los aviones.

«Esta es la primera vez que alguien logra una gama tan amplia de color en una superficie flexible, delgada y de una sola capa», concluye, feliz, Chang-Hasnain.

Referencia bibliográfica:

Li Zhu, Jonas Kapraun, James Ferrara, Connie J. Chang-Hasnain: Flexible photonic metastructures for tunable coloration. Optica (2015). DOI: 10.1364/OPTICA.2.000255.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente