Tendencias21

Crean un material térmico que provoca lluvia en las zonas áridas

Un material térmico capaz de provocar lluvia ha sido desarrollado por un equipo internacional de cientificos. El sistema se llama Greshem Project y consiste en un material ligero y de fácil transporte que absorbe la luz solar y la irradia a la atmósfera, formando nubes y provocando precipitaciones programadas incluso en las estaciones no lluviosas del año. Extendida en una superficie de cinco kilómetros cuadrados, podría hacer llover en un área de hasta 100 kilómetros cuadrados. La primera prueba tendrá lugar en Israel, pero España valora también su experimentación en Andalucía. La técnica incrementaría la producción agrícola de los cultivos un 40%. Por Marta Morales.

Crean un material térmico que provoca lluvia en las zonas áridas

Un equipo de científicos de la universidad Ben-Gurion, en Israel, en colaboración con científicos belgas y americanos, ha puesto en marcha un sorprendente proyecto con el que se pretende modificar la cantidad de lluvia que cae anualmente en ciertas zonas del planeta.

Con este sistema se acabaría con los incipientes problemas de falta de agua en la Tierra. El sistema se denomina Greshem Project (greshem quiere decir “lluvia” en el hebreo bíblico) y en teoría producirá artificialmente lluvia en las áreas sub-tropicales durante los secos meses de verano.

En los últimos años, la ciencia ha avanzado mucho en la comprensión y el estudio del clima. Sin embargo, controlarlo suena aún a ciencia ficción. Ahora, un equipo internacional de especialistas ha ideado un sistema para provocar lluvia que quizá convierta este sueño en realidad.

Liderado por el profesor Leon Brening del departamento de físicas de la universidad de Bruselas, el equipo de investigadores está formado por científicos israelíes de la universidad Ben Gurion of the Negev, por analistas computacionales de la universidad de California, en los Ángeles, y por especialistas en imaginería espacial de la NASA.

Superficie negra

La técnica para provocar la lluvia consiste en extender una gran superficie negra de absorción de luz solar sobre varios kilómetros cuadrados de tierra, la cual generaría intensas y asimétricas emisiones térmicas.

La energía solar sería así absorbida por el material y después irradiada por éste de nuevo hacia la parte más baja de la atmósfera, sin que apenas afecte al suelo. El aire caliente se elevaría produciendo una condensación de aire en dicha área atmosférica lo suficientemente alta como para formar nubes y producir lluvias en las estaciones del año no lluviosas.

De esta manera, informa Israel21c; en una región en la que, por ejemplo, cayeran anualmente 150 mm de agua, pasarían a caer entre 600 y 700 milímetros anualmente. La técnica incrementaría la producción agrícola de los cultivos en un 40%. Las áreas sub-tropicales del planeta son vulnerables a la sequía durante el verano. El caluroso verano ecuatorial calienta el aire de la baja atmósfera haciendo que ésta se desplace desde el ecuador hacia el norte y el sur.

Las corrientes termales transportan la condensación del agua hasta que ésta forma nubes y produce las lluvias en los climas ecuatoriales húmedos. Sin embargo, cuando dichas corrientes de aire alcanzan las regiones subtropicales, se produce un enfriamiento y descenso, lo que evita que la condensación de agua local se eleve lo suficiente como para formar nubes. De esta forma, en las zonas tropicales no llueve durante los meses más cálidos de la primavera y el verano.

Los investigadores estiman que el aire que salga de la superficie negra llegará a una temperatura de entre 40 y 50ºC más que la de la temperatura circundante, creando así una “chimenea” de corrientes de aire más cálido. Así, se fomentará la formación de vapor de agua a unos 3.000 metros de altura, vapor que se condensará en gotas de lluvia y creará las nubes.

Buscando el material

La superficie negra la fabricará Acktar, una empresa israelí especializada en materiales de propiedades superficiales singulares. Acktar es un líder mundial en desarrollo tecnológico, y en la producción de recubrimientos de absorción de luz cuyo rendimiento se debe a las superficies altamente específicas. Aunque existen otros materiales que absorben y emiten luz, los paneles de Acktar son únicos en sus propiedades altamente asimétricas y de fácil instalación.

Los materiales que utilizan son tan ligeros que varios kilómetros de superficie negra podrán ser enrollados para su fácil transporte y reinstalación. Estará compuesta de paneles situados en largos módulos que permitirán a los equipos de mantenimiento reparar los paneles desde vehículos conducidos entre las filas.

La superficie negra, que recubrirá un área de entre cinco y nueve kilómetros cuadrados, haría que la lluvia cayese en un entorno alrededor de ella y con el viento a favor de entre 40 a 100 kilómetros cuadrados. Las nubes se formarán en una franja tan ancha como la superficie negra instalada y de una longitud de 30 kilómetros entre el mediodía y las cinco de la tarde.

El coste de la superficie es de 80 millones de euros, aproximadamente lo que cuesta la instalación de una planta de desalinización. Sin embargo, el coste de operaciones es mínimo y la tecnología sencilla, además de ecológica y solar. Puede instalarse en cualquier región seca localizada en las latitudes tropicales o subtropicales en cualquier área que diste hasta 150 kilómetros del mar o de un gran lago.

En las regiones costeras con una alta intensidad de radiaciones solares, el viento dominante durante el día es la estable brisa marina que fluye desde la costa hacia el interior. Este aire predecible causaría lluvias en zonas de cultivo determinadas con exactitud en el interior del continente casi a diario durante las estaciones calurosas. Para hacer un uso óptimo de las lluvias artificiales, podrían aplicarse técnicas adaptadas de agricultura y recogida de agua.

Simulación informática

La idea de utilizar una superficie de calentamiento solar para producir nubes existe desde la década de los 60. Sin embargo, el único material disponible para tal propósito hasta hace poco era el asfalto, y la energía necesaria para probar su funcionamiento teórico aún no estaba disponible. El nuevo material, en cambio, ya puede ser probado.

En la actualidad, los investigadores trabajan en la simulación informática de experimentación y esperan lograr el apoyo necesario para realizar una prueba dentro de un año en un área del desierto israelí de Negev de 3.000 metros cuadrados. Para la prueba se utilizarán el vapor de agua y las brisas procedentes del cercano mar Mediterráneo.

El coste del experimento será de unos dos millones de euros, que los científicos intentan obtener de la Comisión Europea y de la OTAN. Las autoridades israelíes ansían respaldar el proyecto y ya han aprobado la utilización del área de territorio solicitada.

De salir bien, se harán muchas más pruebas posteriores en regiones subtropicales, que se esperan puedan superar así la desertificación. El noreste de Brasil, el norte de África, y los desiertos del Kalahari y del Sáhara podrían beneficiarse todos de este método. También el sudeste de España, cuyas autoridades ya han indicado que financiarán una prueba en nuestro país.

Marta Morales

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente