Tendencias21
Crean un robot científico que reflexiona y formula teorías

Crean un robot científico que reflexiona y formula teorías

Científicos británicos han creado un robot que es capaz de formular teorías científicas, contrastar hipótesis, analizar experiencias de investigación y de obtener resultados. Sometido a una prueba experimental, no sólo actuó como un grupo de veteranos investigadores, sino que los resultados que obtuvo, que eran previamente conocidos por sus creadores, resultaron totalmente correctos. Por Raúl Morales.

Crean un robot científico que reflexiona y formula teorías

Un robot que es capaz de reflexionar, de formular teorías científicas y de analizar las experiencias de investigación ha sido creado por investigadores británicos, que han alcanzado este logro gracias a la creciente automatización e informatización de los laboratorios científicos y de la estandarización de las experiencias investigadoras.

Sometido a una prueba, el robot sabio ha demostrado tener la misma categoría de un grupo de científicos distinguidos: a petición de sus creadores, descubrió la función exacta de los genes que intervienen en la levadura. Y lo hizo de la misma forma que lo habría hecho un grupo de investigadores experimentados.

Esta es la primera especialización de este robot científico, pero sus creadores se proponen prepararlo para que pueda intervenir con la misma eficacia en otros campos de conocimiento, tal como explican al respecto en la revista Nature.

El robot científico responde a la evolución natural de las investigaciones que se desarrollan en los principales campos del conocimiento, ya que por un lado esta investigación se automatiza crecientemente y un robot puede liberar al personal especializado de tareas que pueden ser encomendadas a una máquina.

Complemento humano

Sus creadores no piensan que este robot vaya a sustituir al personal investigador, sino que más bien potenciará su capacidad de trabajo, ya que el análisis de datos, por ejemplo, puede ser realizado con mayor rapidez por una máquina que tenga conocimiento previo del campo investigado.

En el caso del experimento de la levadura, el robot fue capaz fue capaz de observar el comportamiento de los genes y de descubrir muchas de sus cualidades a través de diversos experimentos que fueron posteriormente evaluados.

El robot a continuación formuló diferentes hipótesis que fueron sucesivamente contrastadas con otras nuevas, detectando las ventajas de cada uno de los procesos, todo ello realizado a gran velocidad y a muy bajo costo (en relación con los costos habituales de estas investigaciones), lo que desvela el potencial investigador de una máquina de esta naturaleza.

El robot no se equivocó porque los resultados obtenidos en su investigación ya eran conocidos por sus creadores, que sólo tuvieron que certificar la validez del trabajo de este robot científico.

Nuevos campos de investigación

Ahora se pretende que este robot se adentre en campos ignotos para el conocimiento humano, ya que la genética de la levadura es todavía en gran parte desconocida y el robot científico puede llegar a descubrir las funciones de algunos de sus genes que todavía constituyen un misterio para la ciencia.

Ello no impide que todo lo que el robot investigue por su cuenta deba ser comprobado por científicos para que los resultados de su trabajo tengan categoría científica, pero es evidente también que la labor de este robot simplificará mucho la tarea científica merced a la especialización de esta máquina.

Otro dato importante es que el robot no aporta de momento la creatividad y la inventiva propia del genio humano, que constituye el mayor impulsor de la adquisición de nuevos conocimientos, al mismo tiempo que dentro del laboratorio la labor humana continúa siendo imprescindible para los cometidos tradicionales y, sobre todo, para valorar la autenticidad de los descubrimientos que pueda hacer el robot científico.

El robot en sí no representa una innovación en cuanto a sus componentes, ya que ha sido construido con tecnología que ya existía, pero no deja de ser un acierto que la adecuada combinación de todas estas herramientas inteligentes alumbre una máquina científica que es capaz de emular la capacidad de investigación humana.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente
  • La materia oscura podría generar ondas capaces de ser detectadas 2 febrero, 2022
    La materia oscura macroscópica que viaja a través de las estrellas podría producir ondas de choque potencialmente detectables, según una nueva investigación. La nueva técnica se concentra en los denominados “asteroides oscuros” y las ondas de choque que generan.
    Pablo Javier Piacente