Tendencias21

Crean una raya cyborg a base de oro y células cardíacas de rata

Un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard (EEUU) ha creado un robot que simula la estructura morfológica de un pez raya, con un diminuto esqueleto de oro recubierto con una capa fina de polímero elástico. Pero lo más curioso del dispositivo es que utiliza un material de construcción vivo, en este caso células cardíacas de rata, las cuales se pueden controlar bajo el agua mediante impulsos de luz. La tecnología servirá para entender mejor el funcionamiento del corazón y las enfermedades cardiacas. Por Patricia Pérez

Crean una raya cyborg a base de oro y células cardíacas de rata

La robótica ha avanzado mucho en los últimos años, tanto en hardware como en software, pero sus funcionalidades aun distan mucho de la eficiencia y capacidad de los animales. Una de las tendencias en la que trabajan los científicos actualmente son los robots bioinspirados, dispositivos que no sólo interactúan con su entorno y llevan a cabo una tarea asignada, sino que además simulan algunas de las funciones y mecanismos propios de la naturaleza.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, ha encontrado la manera de fusionar bioinspiración con robótica y cibernética para crear un pez raya artificial completamente controlable. Los resultados del estudio son impresionantes y se acaban de publicar en la prestigiosa revista Science.

En concreto, han desarrollado un cyborg inspirado en el modelo morfológico de un pez raya, aunque a una escala menor, pues mide 16 milímetros, el tamaño de una moneda, y pesa poco más de 10 gramos. Pero lo más curioso de su estructura es que utiliza un material de construcción vivo, en este caso células cardíacas de rata, las cuales se pueden controlar bajo el agua mediante impulsos de luz.

Para emular el cuerpo cartilaginoso de las rayas, con aletas pectorales triangulares muy desarrolladas y unidas a la cabeza, el robot blando tiene un esqueleto de oro recubierto con un polímero flexible. Los músculos los forman alrededor de 200.000 células de corazón de ratas estructuradas en capas, según detallan en un artículo publicado en la revista online NewScientist.

Impulsos de luz

Los peces raya nadan con rapidez y eficacia, doblando sus aletas con un movimiento ondulante que los impulsa hacia adelante en el agua. Aunque parece un movimiento simple, también es bastante estable, lo que permite mucha capacidad de maniobra, convirtiéndolo en un «modelo biológico ideal para la robótica», según los investigadores.

Para generar ese movimiento, el equipo dirigido por Kevin Kit Parker ha modificado los genes de las células para que sean sensibles a la luz. De esta forma, al exponerse a la luz, las células se contraen y las capas actúan como una especie de bomba, empujando el esqueleto para emular las ondas características de una raya real sin necesidad de ningún otro sistema de control.

Además pueden controlar la velocidad del robot, modificando la frecuencia de los impulsos de luz, y también la dirección del movimiento, hacia la derecha o la izquierda en función de la posición de los haces luminosos. Así consiguieron que el cyborg superara con éxito una carrera de obstáculos.

Una carrera en un líquido que parece agua pero es Solución de Tyrode, una combinación que se utiliza para estudios in vitro a base de glucosa y agua destilada, por lo que contiene lo necesario para mantener activas las células cardiacas.

A diferencia de casi todos los demás robots, este necesita un tiempo para crecer, por lo que se tarda aproximadamente siete días en fabricarlo. A partir de ahí es capaz de mantener el aleteo con una eficiencia de hasta el 80 por ciento hasta seis días después, siempre y cuando se mantenga dentro del líquido.

Estudio del corazón

Aunque la raya artificial es una máquina viva, Parker reconoce que aún queda un largo camino por recorrer hasta desarrollar robots más complejos a base de tejido vivo. De momento, investigaciones como esta sirven para aprender a utilizar células vivas como material, lo que supone todo un reto, ya que necesitan condiciones muy específicas para mantenerse con vida.

Previamente, el científico fue parte de un equipo que creó una medusa cyborg, recurriendo también a células musculares del corazón de una rata. Sin embargo, tanto el diseño como el mecanismo de control eran mucho menos complejos que los de la raya. En esta ocasión recurrieron a descargas de electricidad para que nadara como un animal real.

Utilizaron un molde basado en un modelo informático tridimensional de una medusa menor a 6 milímetros de diámetro. A continuación cubrieron el molde con las células cardiacas, alineándolas de tal manera que las redes de fibra del músculo coincidían con las propias de las medusas, y por último lo revistieron con una capa delgada de un polímero de silicona líquido.

Pero el objetivo de ambos estudios era el mismo, y no se trata de crear animales artificiales. Más bien se conciben como un medio para entender mejor el funcionamiento del corazón y de las enfermedades cardiacas. Ayudar a la búsqueda de nuevos fármacos para el tratamiento de problemas cardíacos mediante el estudio de cómo diferentes estructuras del corazón llevan al músculo a trabajar distinto. «Mi verdadero interés se centra en la construcción de un corazón», admite Parker. De hecho, previamente intervino también en la creación de otros pequeños órganos.

Una vez dominada la raya, Parker y su equipo están trabajando en otro animal marino más complejo, aunque de momento prefieren no desvelar su identidad.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los colores que vemos viven en nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestra cultura y el entorno 2 noviembre, 2022
    El color está en los ojos y el cerebro del espectador: la forma en que vemos y describimos los tonos varía ampliamente entre las personas por múltiples razones. Según un nuevo estudio, estas variaciones están determinadas por variables como nuestra estructura ocular individual, la forma en que nuestro cerebro procesa las imágenes, qué idioma hablamos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 2 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Pistas químicas resuelven uno de los misterios de los violines Stradivarius 2 noviembre, 2022
    Unas pistas químicas han resuelto uno de los misterios que convierten a los Stradivarius en los mejores violines del mundo: la madera contiene un tratamiento a base de proteínas que podría influir en el sonido del instrumento, dándole su inconfundible claridad.
    CERIC/T21
  • Las matemáticas descubren cuál es la mejor defensa para un equipo de fútbol 2 noviembre, 2022
    Físicos argentinos han desarrollado un modelo informático fabricado con imágenes reales de partidos de fútbol que calcula la mejor defensa para un equipo: lo que marca la diferencia no es la cooperación para los pases, sino la distancia entre los jugadores.
    N+1/T21
  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los científicos chillan: nos estamos quedando sin futuro 1 noviembre, 2022
    La rebelión científica está viviendo una escalada de acciones que advierte del triste final que espera a nuestra civilización si seguimos mirando hacia otro lado ante la crisis planetaria: la indiferencia social, el negacionismo de los intereses creados y la inconciencia de las instituciones, nos están dejando sin futuro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 31 octubre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna nunca se separará de la Tierra, aunque se aleja progresivamente 31 octubre, 2022
    Un nuevo estudio que analizó las capas de roca en un parque australiano ha descubierto que la Luna estaba 60.000 kilómetros más cerca de la Tierra hace 2.500 millones de años, y que, aunque se está alejando de nuestro planeta 3,8 centímetros por año, nunca se separará de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente