Tendencias21

Descubren una fórmula de longevidad basada en el eje cerebro-intestino

Una investigación desarrollada en Canadá ha comprobado que añadir a la dieta un combinado de probióticos con un producto natural de la medicina ayurvédica, tradicional de La India, aumenta la vida de la mosca un 60% y disminuye el impacto de las enfermedades asociadas al envejecimiento. La clave: el eje intestino-cerebro. El resultado es extrapolable a los humanos.

Descubren una fórmula de longevidad basada en el eje cerebro-intestino

Investigadores canadienses han conseguido aumentar un 60% la vida de una mosca introduciendo en su dieta un complemento alimenticio a base de plantas y una asociación de probióticos. No sólo consiguieron alargarles la vida, sino también protegerlas de las enfermedades crónicas asociadas al envejecimiento.

Esta investigación, desarrollada por Satya Prakash y Susan Westfall, de la Facultad de Medicina de la Universidad McGill y publicada en Scientific Reports, se suma a otras investigaciones anteriores que confirman la importancia de la flora intestinal para la salud.

Las moscas que siguieron este tratamiento vivieron hasta 66 días, 26 días más que las otras moscas que no recibieron el complemento alimenticio. Los investigadores observaron además que algunas afecciones vinculadas al envejecimiento, especialmente la insulinorresistencia (una alteración que se produce en los tejidos y que provoca que la insulina no ejerza su acción en ellos), la inflamación y el estrés oxidativo (procedo de deterioro celular), disminuyeron en este grupo de moscas.

Según la Organización Mundial de la Salud, los probióticos  son microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo anfitrión. Cambian completamente la arquitectura de la microbiota o flora intestinal,  así como el metabolismo de los alimentos que tomamos.

El complemento alimenticio a base de plantas suministrado a las moscas se llama Triphala (tres frutas), y es una fórmula que se utiliza en la antigua ciencia del Ayurveda,  la medicina tradicional de la India. Las tres frutas que la componen son  amalaki (o grosella hindú)  bibhitaki (Terminalia bellirica) y haritaki (Terminalia chebula)

Según explica Satya Prakash en un comunicado de la citada universidad, “una sola formulación probiótica actúa simultáneamente en varias vías de señalización bioquímica para provocar efectos fisiológicos amplios y beneficiosos, y explica por qué la formulación única que presentamos en este documento tiene un efecto tan dramático en tantos marcadores diferentes».

Este descubrimiento es importante para la salud humana, señalan los investigadores, ya que la biología de la mosca utilizada en el experimento es muy próxima a la de los mamíferos, alcanzando una similitud de hasta el 70%.

La mosca del experimento se llama Drosophila melanogaster, también conocida como mosca del vinagre o mosca de la fruta. Cerca del 61 % de los genes de enfermedades humanas que se conocen tienen una contrapartida identificable en el genoma de la mosca de la fruta, y el 50 % de las secuencias proteínicas de la mosca tiene análogos en los mamíferos.

Eje intestino-cerebro

Los investigadores consideran que los efectos benéficos de este descubrimiento pueden ser espectaculares, ya que confirma que la combinación de Triphala con probióticos es una garantía de longevidad y salud.

“Esperamos que la asociación Triphala-proibióticos es al menos ligeramente más eficaz que cada uno de ambos componentes tomados por separado, y nunca pensamos obtener una eficacia tan alta en el experimento”, señalan en el comunicado.

Estos resultados están vinculados a lo que los científicos llaman “eje intestino-cerebro”, una vía de comunicación bidireccional entre los microorganismos del tracto intestinal (macrobiota) y el cerebro.

En los últimos años, diversos estudios han demostrado que el eje del intestino-cerebro está involucrado en cambios neuropatológicos y en una variedad de condiciones tales como el síndrome del intestino irritable, la neurodegeneración e incluso la depresión. Sin embargo, pocos estudios han diseñado con éxito terapias moduladoras de la microbiota intestinal que tengan efectos tan potentes o amplios como la formulación presentada en este estudio.

Susan Westfall, la autora principal, explica que la idea de combinar Triphala y los probióticos proviene de su interés en estudiar productos naturales derivados de la medicina tradicional india y su impacto en las enfermedades neurodegenerativas.

Añade que este preparado puede ser útil para muchas enfermedades humanas, especialmente la diabetes, la obesidad, la degeneración neurológica, la inflamación crónica, la depresión, el síndrome del intestino irritable e incluso el cáncer.

El nuevo estudio, que incluye datos archivados en una patente provisional estadounidense a través de una compañía cofundada por los autores, tiene el potencial de afectar al campo del microbioma, a los probióticos y a la salud humana.

Referencia

Longevity extension in Drosophila through gut-brain communication. Susan Westfall, Nikita Lomis & Satya Prakash. Scientific Reports, Volume 8, Article number: 8362 (2018).

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una serie de "tornados celulares" esculpen nuestros órganos 14 febrero, 2022
    Una compleja organización espontánea de las células a modo de “tornados” produce fuerzas que logran modelar tejidos y órganos: de esta manera, las células van cincelando lentamente la forma de las estructuras internas del cuerpo humano.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan rayos X de alta energía provenientes de Júpiter 14 febrero, 2022
    Júpiter emite rayos X en longitudes de onda de alta energía: emanadas de las auroras permanentes del planeta gigante, y detectadas por el telescopio de rayos X NuSTAR de la NASA, las emisiones son la luz más energética identificada hasta el momento que provenga de cualquier planeta en el Sistema Solar, con excepción de la […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un chip que se puede configurar como el cerebro humano 14 febrero, 2022
    Investigadores de la Universidad de Purdue en Estados Unidos han desarrollado un chip electrónico que actualiza por sí mismo sus circuitos electrónicos. Es capaz de aprender continuamente y de servir de base a un ordenador que operaría como el cerebro biológico.
    Redacción T21
  • La vida pudo haber surgido en el espacio y no solo en la Tierra 14 febrero, 2022
    Una investigación que ha recreado en laboratorio las condiciones que prevalecen en las nubes moleculares cósmicas ha comprobado que los mecanismos básicos de la vida pueden desarrollarse en las condiciones extremas del espacio y que la vida no es una condición única de planetas como la Tierra.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una mutación genética podría explicar la longevidad de los centenarios 13 febrero, 2022
    Una variante genética que abunda en las personas centenarias se perfila como el gen de la longevidad: retrasa el envejecimiento, disminuye la inflamación y prolonga la vida sana. Esta ingeniosa proteína podría reforzar las estrategias contra la senescencia.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El cerebro puede ver después de un accidente cerebrovascular 12 febrero, 2022
    Los ojos pueden seguir viendo después de un accidente cardiovascular, pero el cerebro dañado no puede interpretar las señales visuales. Una rehabilitación personalizada podría conseguir la recuperación de la visión.
    Redacción T21
  • El núcleo interno de la Tierra presenta un estado entre líquido y sólido 11 febrero, 2022
    Los físicos han sostenido durante mucho tiempo que el núcleo interno de la Tierra es sólido, pero un nuevo estudio sugiere que se encuentra en un punto intermedio entre sólido y líquido, un descubrimiento que podría arrojar luz sobre algunos de los secretos más profundos del planeta.
    Pablo Javier Piacente
  • Algoritmos para calcular la complejidad de un planeta podrían revelar la vida extraterrestre 11 febrero, 2022
    Un procedimiento aritmético aplicado a una serie de algoritmos podría ser la llave para descubrir la vida extraterrestre: al medir la complejidad de un planeta tomando determinados datos e imágenes, identifica a los mejores “candidatos” a albergar vida. 
    Pablo Javier Piacente
  • Puede haber muchos más planetas habitables a 4,22 años luz de la Tierra 11 febrero, 2022
    La confirmación de un tercer planeta orbitando Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol, indica que seguramente habrá más mundos en zona de habitabilidad a solo 4,22 años luz de la Tierra.
    Redacción T21
  • Humanos y neandertales vivieron juntos al sur de Francia hace 54.000 años 11 febrero, 2022
    El homo sapiens habitó Europa hace al menos 54.000 años, 10.000 años antes de lo que se había documentado hasta ahora, y compartió con los extintos neandertales una cueva del sur de Francia al menos durante miles de años.
    Redacción T21