Tendencias21

Drones, del cielo a los fondos marinos

El desarrollo de naves no tripuladas ha llegado también al medio acuático, con drones destinados a la exploración submarina. OpenROV desarrolló los primeros modelos, ofreciendo kits de código abierto para aficionados y profesionales para trabajos de biología marina, inspección de embarcaciones y todo tipo de investigaciones subacuáticas. A estos se suma ahora Seadrone, que se ha especializado en el campo de la acuicultura. Al igual que el resto de drones, disponen de estabilización automática para la grabación y sensores integrados para un control intuitivo y sin apenas esfuerzo. Por Patricia Pérez.

Drones, del cielo a los fondos marinos

Los drones han llegado para quedarse. Prueba de ello es su creciente popularización, con modelos cada vez más perfeccionados, fáciles de controlar y asequibles para diferentes bolsillos. Sin embargo, mientras se multiplican sus aplicaciones por el aire, aparecen con fuerza las versiones acuáticas. Así, de los dispositivos capaces de nadar por la superficie del agua se ha pasado a los específicos para sumergirse en los fondos marinos.

Partiendo del mismo concepto de nave propulsada por hélices, estos drones tienen un enorme potencial para la exploración submarina, una actividad bastante limitada, tanto por la inversión económica que supone, como por la falta de medios adecuados para llevarla a cabo. De hecho, los robots submarinos comerciales oscilan entre 9.000 y 13.000 euros. La aparición de los primeros drones acuáticos podría poner fin a tales escollos, facilitando el trabajo de biólogos, científicos o conservadores.

Es el caso de Seadrone, un dron profesional para la exploración submarina desarrollado por dos veteranos investigadores de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, que han creado la empresa O-Robotix para comercializar el producto. Basta con descargarse una aplicación en la tableta y el sistema estará listo para sumergirse en cuestión de segundos. Como detallan en su propia web, el objetivo es reducir significativamente tanto el tiempo que los buzos están en el agua, como el de los operadores manejando el sistema desde fuera.

Para ello, al igual que sus homólogos aéreos, el dron tiene un diseño ligero y portátil, pesa sólo 5 kg, por lo que puede ser controlado fácilmente por una persona. Del mismo modo regula también dinámicamente la estabilización de la cámara, para evitar las oscilaciones propias del movimiento en la captura de imágenes.

El operador se limita a tomar las imágenes que desea, ya que el dispositivo incluye un sistema de pilotaje automático que calcula tanto el rumbo como la profundidad necesaria. Puede modificar el ángulo de la cámara o bien capturar vídeos Full HD panorámicos con un solo toque en la tableta. Los sensores se encargarán de medir la presión, la temperatura o la corriente del agua. Todos esos datos, junto a los vídeos, fotos o anotaciones de voz, se guardan en un registro digital que permite tener toda la información accesible y bien organizada.

Acuicultura

Seadrone se ha especializado en el campo de la acuicultura. Administrar una granja de peces puede resultar difícil por la cantidad de parámetros que se deben tener en cuenta en las labores de inspección, desde la temperatura del agua, la salinidad, la turbidez, la cantidad de oxígeno disuelto o los compuestos nitrogenados que se originan. El uso de datos históricos puede ayudar a tomar mejores decisiones y evitar fallos.

Además, no todos esos parámetros se deben inspeccionar con la misma frecuencia, por lo que el dispositivo permite recibir alertas de aquellos que requieren inspección y recomendaciones basadas en la probabilidad de fallo.

O-Robotix está probando las versiones beta de su dron en una granja de peces en alta mar en la costa mexicana. La empresa tendrá listas para el envío las versiones comerciales a finales de verano, cuyos precios oscilarán entre 2.000 y 3.000 euros dependiendo del número de propulsores, lo cual implica un control más preciso del dispositivo. De momento, la propia Universidad de Stanford, el MIT y varias universidades de China han sido los primeros compradores.

Aunque han empezado con los drones, el objetivo de los desarrolladores a largo plazo es automatizar varias partes del proceso de la acuicultura, incluyendo la alimentación, el mantenimiento y la limpieza. Asimismo, no descartan ampliar el ámbito de los drones a la educación y la investigación.

Drones, del cielo a los fondos marinos

OpenROV

Sin embargo, la primera iniciativa de drones submarinos llegó de la mano de OpenROV que, a diferencia de Seadrone, ofrece kits de código abierto para aficionados. Como ellos mismos se definen en su web, se trata de una “comunidad de personas que está trabajando para crear herramientas más accesibles y asequibles para la exploración submarina”. En ese colectivo se incluyen desde ingenieros marítimos profesionales a aficionados, desarrolladores de software y estudiantes.

El germen nació en 2012 de un ingeniero de la NASA, Eric Stackpole, y un marinero autodidacta, David Lang, que querían explorar una cueva submarina. A partir de ahí se unieron a Kickstarter, una comunidad global de creativos que permitió desarrollar y financiar el proyecto. Desde entonces han creado tres modelos que se han distribuido por todo el mundo, incluida España, que cuenta con su propia división de la marca.

El último modelo, Trident, presenta un diseño hidrodinámico que le permite moverse con rapidez y eficacia para localizar un objeto, así como maniobrar con mucha delicadeza cuando se encuentra en espacios reducidos o mientras analiza algo en concreto. Además es lo suficientemente pequeño como para caber en una mochila, pesa solo 2,9 kilos y es ultra resistente frente a cualquier obstáculo bajo el agua.

Capaz de sumergirse hasta 100 metros en agua dulce o salada, no usa radiocontrol, ya que las ondas de radio no viajan bien por el agua, sino un cable especial que comunica con una boya en la superficie, la cual se conecta al operador mediante señal WiFi de largo alcance. El control se puede realizar desde una tableta, teléfono e incluso con gafas de realidad virtual.

La herramienta permite retransmitir en directo la belleza de los fondos marinos, descubrir los tesoros que alberga, y se puede aplicar en proyectos de biología marina, inspecciones de embarcaciones y todo tipo de investigaciones subacuáticas. Trident será algo más asequible que Seadrone, pues se podrá conseguir por poco más de 1.000 euros a partir de noviembre.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente