Tendencias21

Edición del ADN borra el virus del sida a nivel celular

Aunque “edición” y “ADN” son dos términos que se suelen usar en contextos que difieren mucho entre sí, cada vez se usa más la primera palabra para describir ciertos procesos científicos. El último avance en este sentido: el “borrado” que han hecho investigadores estadounidenses del material genético del VIH de células infectadas. De momento, el sistema solo se ha probado en laboratorio, pero ha funcionado con diversos tipos de células. Por Marta Lorenzo.

Edición del ADN borra el virus del sida a nivel celular

Aunque “edición” y “ADN” son dos términos que se suelen usar en contextos que difieren mucho entre sí, cada vez se usa más la primera palabra para describir ciertos procesos con los que modificar la genética.

Por ejemplo, últimamente hemos sabido de la eliminación de mutaciones genéticas vinculadas a enfermedades tan terribles como el Huntington, gracias al uso de la técnica de edición del ADN llamada CRISPR, o sobre la edición del ADN de embriones de mono, llevada a cabo por científicos chinos y destinada a modificar la expresión génica de estos animales.

Ahora, un equipo de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Temple de Filadelfia (EEUU) ha diseñado un método que permite cortar los genes del virus del sida insertados en el genoma de las víctimas de esta enfermedad, para curarlas.

De momento, el proceso se ha llevado a cabo con éxito solo en laboratorio, en células en cultivo e infectadas, pero esto ya “es un paso importante en el camino hacia una cura permanente para el SIDA", considera uno de los autores de la investigación, el científico Kamel Khalili. Las pruebas clínicas, sin embargo, aún quedan lejos, ha señalado Khalili en declaraciones recogidas por Eurekalert.

Inspiración natural

En un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) a principios de la semana pasada, los investigadores estadounidenses detallan cómo crearon herramientas moleculares para eliminar el ADN proviral de uno de los dos tipos de virus del sida, el VIH-1.

Esta variante vírica del sida fue la primera descubierta, a mediados de la década de 1980 y es más virulenta e infecciosa que el VIH-2, además de la causante de la mayoría de infecciones por VIH en el mundo.

Las herramientas moleculares desarrolladas combinan una enzima que escinde genes y una hebra guía de ARN (gARN). Con estos instrumentos, se puede ‘cazar’ el genoma viral y separar el VIH-1 del material genético celular corriente.

Los investigadores se inspiraron para el desarrollo del sistema en un mecanismo de defensa contra las bacterias. En su laboratorio, diseñaron a partir de este concepto la hebra guía de ARN (con 20 nucleótidos) y la vincularon con una enzima nucleasa específica, llamada Cas9.

El proceso de funcionamiento es el siguiente: una vez en el interior de la célula, el ARN guía se dirige hacia unas regiones del genoma del VIH-1 llamadas repeticiones terminales largas (LTR), y presentes en ambos extremos de dicho genoma. Allí, la Cas9 corta los 9.709 nucleótidos del genoma virus, dejando limpia a la célula.

A partir de ese momento, la maquinaria de reparación de los genes de la célula se pone en marcha para unir los extremos del genoma que han quedado sueltos y reparar los daños. Para evitar cualquier riesgo de que el ARN guía se vincule accidentalmente con cualquier parte del genoma del paciente, los investigadores seleccionaron secuencias de nucleótidos que no aparecen en ninguna de las secuencias codificantes del ADN humano. De esta forma, se evitarían los efectos no deseados o los posibles daños padecidos por el ADN celular corriente.

Éxito y retos pendientes

El proceso de edición tuvo éxito en varios tipos de células que pueden albergar el VIH-1, incluyendo las microglías o células de Ortega; los macrófagos (células del sistema inmunitario que se localizan en los tejidos) o los linfocitos T.

Estas células pertenecen a los principales tipos de células infectadas por el VIH-1, “por lo que son los objetivos más importantes de esta tecnología", señala Khalili.

Sin embargo, antes de que esta técnica esté lista para su aplicación en pacientes, quedan varios retos importantes por afrontar.

Por una parte, los investigadores aún tienen que idear un método para liberar el agente terapéutico a cada célula infectada, individualmente. Por otra, dado que el VIH-1 es propenso a las mutaciones, el sistema debería individualizarse para las secuencias virales únicas de cada paciente.

Un aspecto interesante de la investigación es que ha demostrado que las herramientas moleculares desarrolladas podrían servir además como vacuna terapéuticas, pues células armadas con la combinación de nucleasa y ARN resultaron inmunes a la infección por VIH.

Esperanza

Los investigadores que se afanan en mejorar la edición el genoma creen que esta técnica, algún día, podría ayudar a curar no solo el sida u otras enfermedades víricas, sino también trastornos causados por mutaciones genéticas, como la hemofilia o la enfermedad de Huntington.

En general, la edición del genoma es un tipo de ingeniería genética en la que no solo se puede eliminar ADN (con las mencionadas enzimas nucleasas, consideradas una especie de “tijeras moleculares”), sino también insertarlo o remplazarlo.

Referencia bibliográfica:

W. Hu, R. Kaminski, F. Yang, Y. Zhang, L. Cosentino, F. Li, B. Luo, D. Alvarez-Carbonell, Y. Garcia-Mesa, J. Karn, X. Mo, K. Khalili. RNA-directed gene editing specifically eradicates latent and prevents new HIV-1 infection. Proceedings of the National Academy of Sciences (2014). DOI: 10.1073/pnas.1405186111.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente