Tendencias21
El drama de Caín y Abel está en el microbioma humano

El drama de Caín y Abel está en el microbioma humano

En el microbioma humano existe una pequeña molécula fratricida que elimina a sus hermanas: optimiza la evolución de la población al mejorar la composición genética.

Científicos de la Universidad de Princeton han hallado una nueva molécula en el microbioma humano que lleva adelante una extraña actividad fratricida: elimina sin compasión a otras moléculas que comparten su entorno. El microbioma humano es el conjunto de microorganismos que se localizan de manera normal en distintos sitios del cuerpo humano.

Según se explica en un comunicado, este comportamiento fratricida se sustentaría en una razón evolutiva, al mejorar la composición genética de la población.

Como si se tratara de una adaptación a la biología molecular de la antigua historia bíblica de Caín y Abel, la diminuta molécula, denominada estreptosactina, dedica su microscópica existencia al rastreo y eliminación de sus “hermanas” dentro del microbioma. Los investigadores resaltan que el comportamiento no es alarmante: así es el mundo microbiano, no existe la moral. Todo es cuestión de supervivencia.

Para concretar el importante hallazgo, los especialistas utilizaron una avanzada estrategia de búsqueda bioinformática, que les permitió seleccionar moléculas en busca de dos características claves. Por un lado, el comportamiento comunitario, una condición que los llevó a descubrir la actitud fratricida. Y, por otra parte, el hallazgo de alguna novedad estructural en las moléculas analizadas.

Pero allí no terminó todo, ya que el trabajo fue arduo y se extendió en el tiempo. Con posterioridad a la aplicación de la estrategia bioinformática, los científicos utilizaron técnicas avanzadas de espectrometría de masas, manipulando y concentrando los extractos de cultivo en más de mil ocasiones, hasta finalmente localizar el compuesto buscado.

Una molécula original

Aunque se ha hallado comportamiento fratricida en otras bacterias, sobretodo en escenarios dominados por enzimas o proteínas de gran tamaño, es la primera ocasión en la cual se verifica en una molécula pequeña. Todavía no es posible determinar con certeza las causas de su comportamiento, pero todo indica que estaría orientado a optimizar la evolución de la población, al mejorar la composición genética.

Los científicos explicaron que el fratricidio sería la única forma que tiene esta molécula de colaborar con el desarrollo de su especie o tipología. Gracias a su actitud, la bacteria que la cobija genera una estructura genética diversa, ampliando sus posibilidades de supervivencia en diferentes escenarios complejos.

Todo indica que esta investigación podría dar un nuevo impulso al estudio del microbioma humano, ese conjunto de microorganismos que vive en nuestro cuerpo y que desempeña un papel crucial en nuestra salud y bienestar. Es importante avanzar al respecto, ya que se trata de un área todavía inexplorada, que requiere de nuevos esfuerzos para lograr desentrañar todos sus misterios.

El microbioma y sus enigmas

El objetivo es comprender la función precisa de las moléculas que utilizan los microbios y bacterias para interactuar con sus entornos. Dichas interacciones incluyen la obtención del alimento, la competencia e incluso la eliminación de los más débiles. En ese mundo cruel, escondido en el interior de nuestro organismo, hay todavía mucho por descubrir.

Saber más sobre el papel de la nueva molécula fratricida y de otros componentes de este extraño universo microscópico no es una tarea secundaria: alrededor del 70% de los antibióticos y antivirales que utilizamos para tratar distintas infecciones provienen del complejo y enigmático microbioma.

Referencia

Discovery and Biosynthesis of Streptosactin, a Sactipeptide with an Alternative Topology Encoded by Commensal Bacteria in the Human Microbiome. Leah B. Bushin, Brett C. Covington, Britta E. Rued, Michael J. Federle and Mohammad R. Seyedsayamdost. American Chemical Society (2020).DOI:https://doi.org/10.1021/jacs.0c05546

Foto: ar130405. Pixabay.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente