Tendencias21
El Niño es hoy más intenso y frecuente que hace un siglo

El Niño es hoy más intenso y frecuente que hace un siglo

Los corales revelan que el fenómeno climático El Niño ha perdido un equilibrio de más de 400 años. Sus patrones de comportamiento se han hecho más frecuentes e intensos desde comienzos del siglo pasado, afectando al clima global.

El Niño es hoy más intenso y frecuente que hace un siglo

En las últimas décadas, el fenómeno El Niño ha experimentado una evolución extraordinaria e intrigante, según una reconstrucción de 400 años de historia obtenida a través del análisis de muestras de coral.

Este análisis demuestra que se ha roto un equilibrio de cuatro siglos de antigüedad que tiene consecuencias para los patrones de lluvia en el cinturón tropical y otras regiones, dependiendo de las anomalías que se registran en la superficie marina y en las corrientes oceánicas.

El Niño/Oscilación del Sur (ENSO) es un fenómeno natural caracterizado por la fluctuación de las temperaturas en las partes central y oriental del océano Pacífico, asociada a cambios en la atmósfera. Este fenómeno tiene una gran influencia en las condiciones climáticas de numerosas partes del mundo y ocasiona un calentamiento de las temperaturas del aire a escala mundial, según la OMM.

El intenso episodio de El Niño de 2015/2016, que vino acompañado de sequías, inundaciones y decoloración coralina en varias zonas del mundo, asociado al cambio climático a largo plazo, provocó que las temperaturas mundiales aumentasen hasta alcanzar máximos históricos, tanto en 2015 como en 2016.

El fenómeno de El Niño ha sido suficientemente estudiado mediante datos terrestres y de satélite, pero ahora científicos de la Universidad de Melbourne han desarrollado un método innovador que utiliza núcleos perforados de coral para obtener un primer registro estacional anual de los últimos 400 años de eventos de El Niño.

Cambios estructurales

El registro, publicado en Nature Geoscience, muestra que la naturaleza de los eventos de El Niño ha cambiado en las últimas décadas.

Hay dos tipos de El Niño. Uno marcado por las máximas anomalías cálidas al este de la cuenca del océano Pacífico, y el otro por las máximas anomalías cálidas registradas en el centro de dicha cuenca. Para referirse a ambos tipos de fenómenos climáticos, los científicos hablan de El Niño Canónico y El Niño Modoki, respectivamente.

Los resultados de este registro en los corales señalan que los patrones de comportamiento de ambas anomalías climáticas han cambiado desde comienzos del siglo pasado.

Estos investigadores han apreciado que los eventos Modoki se han multiplicado por cuatro en relación con los eventos Canónicos, así como que estos eventos Canónicos han aumentado en intensidad.

«Estamos viendo más fenómenos de El Niño formándose en el Océano Pacífico central en las últimas décadas, lo cual es inusual en los últimos 400 años», señala la autora principal, Mandy Freund, en un comunicado.

«Incluso hay algunos indicios de que en el Este del Pacífico los episodios de El Niño están creciendo en intensidad, como ya ocurrió en 1997/98 y 2015/16”, añade. Los episodios muy fuertes de El Niño se han registrado en 1925, 1983, 1997 y 2015. Antes ocurrían cada 50 años, pero ahora se suceden con menos de 20 años de diferencia, según los registros históricos.

Historia en los corales

Para obtener la nueva perspectiva, los investigadores utilizaron muestras de corales dispersos entre el Océano Índico y el Pacífico Oriental.

Los núcleos de coral, como los anillos de los árboles, tienen patrones de crecimiento de siglos y contienen isótopos que pueden decir mucho sobre el clima del pasado. Sin embargo, hasta ahora, no se habían utilizado para detectar los diferentes tipos de eventos de El Niño.

Gracias a estos registros, los investigadores han podido determinar la evolución del fenómeno El Niño desde 1617 hasta 2005.

«El fenómeno de El Niño es una de las características más importantes del clima global, y los cambios en su comportamiento tienen implicaciones muy serias para los patrones climáticos y los eventos extremos en todo el mundo», explica Ben Henley, otro de los investigadores.

Y añade: «Esto nos da la oportunidad de explorar con mayor precisión cómo el calentamiento global puede cambiar a Los Niños y lo que esto significa para el clima futuro y las condiciones climáticas extremas».

«Tener una mejor comprensión de cómo los diferentes tipos de El Niño nos han afectado en el pasado y en el presente, significará que somos más capaces de modelar, predecir y planificar para el futuro de El Niños y su amplio impacto», concluye Freund.

Referencia

Higher frequency of Central Pacific El Niño events in recent decades relative to past centuries. Mandy B. Freund et al. Nature Geoscience (2019). DOI:https://doi.org/10.1038/s41561-019-0353-3.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los europeos contemporáneos son genéticamente esteparios 9 febrero, 2022
    La ascendencia de la estepa en composición genética europea contemporánea ha contribuido a una constitución fuerte, con una estatura alta y una mayor circunferencia de la cadera y la cintura, pero también a un mayor nivel de colesterol en la sangre, según un estudio.
    Pablo Javier Piacente
  • Un cometa del tamaño de un planeta menor se nos acercará en 2031 sin riesgo de colisión 9 febrero, 2022
    Un equipo de investigadores ha confirmado que 2014 UN271, también llamado Bernardinelli-Bernstein, es el cometa más grande jamás observado. Con un diámetro de 137 kilómetros, hará su mayor acercamiento a la Tierra en 2031, sin riesgo de colisión, después de tres millones de años lejos del sistema solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Una tormenta de fuego azotó la Tierra hace 13.000 años y luego la congeló 9 febrero, 2022
    Hace 13.000 años, un 10 % de nuestro planeta quedó súbitamente a merced del fuego: el incendio global se habría producido por la caída de un cometa de 100 kilómetros de ancho. Luego que la Tierra ardió, las temperaturas bajaron de nuevo y el planeta pasó por una breve edad de hielo. 
    Pablo Javier Piacente
  • Los mejillones podrían salvar a la humanidad por segunda vez 9 febrero, 2022
    Al igual que ocurrió al principio de los tiempos humanos, los mejillones cultivados en las mismas costas que alimentaron a las primeras migraciones de nuestra especie, pueden salvar a la humanidad de su extinción ante una eventual crisis alimentaria global.
    Redacción T21
  • Campaña para mantener a UK y Suiza en el espacio científico europeo 8 febrero, 2022
    La comunidad científica europea se moviliza para que el Reino Unido y Suiza no se queden fuera del programa estrella de la UE en materia de I+D debido a cuestiones políticas. Reclama un espacio único de investigación para afrontar los desafíos globales.
    Redacción T21
  • El universo no está tan "afinado" para la vida como pensamos, según un estudio 8 febrero, 2022
    El “ajuste fino” sería una ilusión: la vida inteligente no se habría generado en el Universo a partir de una serie de condiciones precisas y exactamente sincronizadas. Por el contrario, probablemente habría evolucionado bajo circunstancias muy diferentes, alejadas de la idea de un ajuste perfecto.
    Pablo Javier Piacente
  • Los chimpancés curan sus heridas con ungüento de mosquitos masticados 8 febrero, 2022
    Los chimpancés aplican mosquitos masticados para tratar heridas abiertas, lo que podría ser evidencia de automedicación en animales. Esos insectos podrían tener propiedades calmantes: se ha demostrado científicamente que algunos tienen incluso efectos antibióticos o antivirales.
    Redacción T21
  • Descubren cómo el cerebro convierte una idea en música 8 febrero, 2022
    Científicos alemanes han descubierto cómo el cerebro convierte una idea musical en el movimiento de los dedos cuando tocamos el piano, así como que, cuando tocamos a dúo, nuestros cerebros comparten una misma longitud de onda.
    MPS/T21
  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente