Tendencias21

El Pentágono proyecta un ordenador capaz de predecir el “futuro plausible”

Un ordenador que utiliza algoritmos genéticos y que combina las probabilidades y las incertidumbres de la vida con el sentido común, está siendo desarrollado por el Pentágono con la finalidad de modelar los comportamientos humanos y de anticipar el “futuro posible”, lo que permitiría prevenir y evitar actuaciones terroristas. El proyecto, conocido como Genoa II, forma parte del polémico programa que pretende unificar todos los bancos de datos del planeta en uno solo bajo control del Gobierno norteamericano. Por Eduardo Martínez.

El Pentágono proyecta un ordenador capaz de predecir el “futuro plausible”

El Pentágono está trabajando en programas de ordenador capaces de modelar las situaciones corrientes de la vida y de predecir por tanto “el futuro plausible”, en el marco del polémico programa de defensa avanzado conocido como TIA (Total Information Awareness).

El Genoa II, como se denomima a este proyecto de ordenador que recuerda a Tom Cruise en Memority Report, está integrado en este programa de defensa avanzado que pretende implantar tecnologías que controlen los flujos de información que se producen cada segundo en el mundo con la finalidad de combatir eventuales ataques terroristas.

Tal como se explica en Computerworld, los ordenadores que sirven de soporte a esta tecnología se basan en algoritmos inspirados en la biología, de un lado, así como en la estadística bayesiana y en la teoría de Shannon.

Eso quiere decir que los algoritmos, que son modos de resolución de problemas aplicables tanto a la actividad intelectual como a las actividades cotidianas, se han construido en estos ordenadores siguiendo las leyes de la vida, imitando los procesos biológicos.

Combinación de ideas

Son algoritmos genéticos inspirados en la evolución y capaces por tanto de resolver problemas de la misma forma que lo hace el cuerpo humano, lo que permite por ejemplo idear un sistema de seguridad que reproduce el sofisticado sistema inmunológico de nuestra especie.

Combinando estos algoritmos genéticos con la estadística bayesiana, que pretende generar las explicaciones o configuraciones más probables para una evidencia observada, y con la Teoría de Claude Shannon, según la cual la información puede ser tratada como una cantidad física mensurable aunque exista un grado de incertidumbre respecto a que un mensaje pueda llegar completo a su destino, es posible alumbrar un ordenador de nueva generación como el que pretende Genoa II.

Con estos soportes, resulta posible por ejemplo construir un ordenador que separe los elementos esenciales de una información de todo un conjunto de datos, de la misma forma que nuestro cerebro es capaz de concentrarse en un instrumento mientras escucha un concierto sinfónico.

De esta forma ya ha sido posible producir algoritmos que permiten a los ordenadores discriminar, escoger cosas utilizando criterios y gustos humanos e incluso aprender.

Más allá

Pero Genoa II va más allá porque esta tecnología se propone producir un algoritmo que es capaz de identificar un modelo, observar su funcionamiento y de establecer sus relaciones asociativas para detectar anomalías peligrosas.

Conseguido esto, también es posible modelar el comportamiento de las personas en un aeropuerto, detectar un comportamiento sospechoso como el abandono de un bolso en un asiento y alertar a la seguridad instantáneamente, lo que anticipa el posible daño de un atentado y permite desactivarlo antes de que ocurra.

Todo el supuesto se basa en las probabilidades matemáticas y en la posibilidad teórica de que la incertidumbre que existe sobre los hechos cotidianos puede ser modelada si se combina el sentido común con las observaciones del mundo real.

El Genoa II pretende así conseguir que los ordenadores emulen aún más profundamente al cerebro humano y que aprendan a reducir la complejidad de la vida cotidiana, con la finalidad de utilizar esta tecnología como instrumento inmunológico de la civilización.

Proyecto Darpa

El Genoa II es uno de los programas de la Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA, dotada con 200 millones de dólares por el Pentágono. El Genoa II está integrado dentro del sistema Information Awareness Office (IAO) que, junto al Information Exploitation Office (IEO), estructuran Darpa.

Mientras la IEO se encarga de determinar los posibles objetivos de las fuerzas armadas y de desarrollar armas y municiones inteligentes que puedan destruirlos, la IAO es un organismo de investigación destinado a descubrir mediante soportes informáticos avanzados potenciales comportamientos terroristas.

Genoa II es uno de los programas de la IAO, junto al Génesis (que se encarga de compatibilizar todas las informaciones recogidas de diferentes bases de datos de todo el mundo) y Tides, que tiene el cometido de traducir automáticamente al inglés todas las lenguas en las que figuren los documentos recogidos.

El objetivo final del TIA es hacer converger todos los bancos de datos del planeta en uno solo, convertido así en un gigantesco archivo electrónico capaz de guardar las reservas de pasajes aéreos, los talones de la caja del supermercado, las llamadas telefónicas realizadas por teléfonos móviles o fijos, los artículos de los diarios, los itinerarios en las autopistas, las recetas médicas, todas las transacciones privadas o de trabajo, etc.

Prevenir comportamientos terroristas con los modelos que puedan fabricarse con toda esta información es la vocación de Genoa II, que permitirá a los técnicos y computadoras «pensar juntos» durante las investigaciones como hasta ahora nunca se ha conseguido.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario