Tendencias21
En general, Twitter ayuda a la ciencia a avanzar

En general, Twitter ayuda a la ciencia a avanzar

Un estudio de la Universidad de Miami (EE.UU.) ha analizado las ventajas e inconvenientes de las redes sociales, en concreto Twitter, para la colaboración y la divulgación científica; y ha revelado que ésta red social permite crear conexiones entre los científicos de forma rápida y eficaz, y divulgar los conocimientos al público y a los medios, sin necesidad de pasar por las revistas científicas oficiales. Con todo, puede provocar también algún malentendido. Por Carlos Gómez Abajo.

En general, Twitter ayuda a la ciencia a avanzar

Las redes sociales están cambiando la forma en que los científicos interactúan entre sí y con la sociedad en general. Un ejemplo es la forma en que los investigadores utilizan Twitter para aumentar el impacto de sus investigaciones.

David Shiffman, un estudiante de doctorado de la del Centro Abess para la Ciencia y Regulación de Ecosistemas, de la Universidad de Miami (Florida, EE.UU.), describe en un estudio las ventajas de los tweets durante el desarrollo de las publicaciones científicas.

La incorporación de Twitter en las diferentes etapas de una publicación científica permite a los científicos conectar más rápidamente, facilita la colaboración interdisciplinar y hace que sea posible comunicar los resultados a un público amplio y diverso, de acuerdo con el estudio de Shiffman. También alienta conversaciones sobre las conclusiones, después de su publicación.

«Las redes sociales, que permiten que la información sea compartida instantáneamente en todo el mundo, dan a los científicos expertos en Internet la capacidad de acelerar drásticamente el ritmo de la comunicación y la colaboración científica», señala en la nota de prensa de la Universidad Shiffman, que fue nombrado recientemente uno de los mejores biólogos a seguir en Twitter ( @WhySharksMatter) por el Huffington Post.

Aunque algunos científicos tienen sentimientos encontrados sobre el uso de Twitter con fines académicos, es sólo cuestión de tiempo que la comunidad científica acepte las redes sociales, dice otra de las autoras del estudio, Emily Darling, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte.

Una oportunidad

«Muchos científicos pueden pensar que no tienen tiempo para Twitter», explica Darling, «pero un poco de esfuerzo puede proporcionar un enorme valor en cuanto a comunicación y divulgación. La solución es simplemente darle una oportunidad».

Shiffman y sus colaboradores documentan ejemplos que apoyan el uso científico y académico de Twitter, en su investigación, titulada en castellano El papel de Twitter en el ciclo de vida de una publicación científica, y publicada en la revista Ideas in Ecology and Evolution.

Por ejemplo, identificaron una serie de investigadores en biología marina, incluyendo una lista de Twitter formada por varios centenares de ellos, EEMB. En total encontraron 116 científicos que tuitean activamente sobre su tema de investigación, y compararon el tamaño de sus redes de seguidores («followers») con el tamaño medio de los departamentos científicos.

El número medio de seguidores era de 241, siete veces más grande que las 33 personas que de media componían sus departamentos. Obviamente, señalan los autores del estudio, hay otras formas de crear redes de conocimiento en la vida real, aparte de los propios departamentos, pero son más difíciles de cuantificar.

Los autores analizaron el tipo de seguidores que ellos mismos tienen en twitter, y descubrieron que un 55% de ellos son gente del mundo científico (estudiantes, profesores, investigadores). El resto era público general y medios de comunicación.

Además, el artículo señala la importancia de las redes sociales para dar a conocer eventos y congresos científicos, especialmente mediante los #hashtags. Eso permite participar a científicos que no han podido acudir al congreso, a través de sus ordenadores.

Pre-revisión

Twitter permite discutir las conclusiones de un estudio antes de someterlo a la revisión oficial de una revista, como en el caso del trabajo de John Bruno sobre los cambios en la fauna de peces de coral en Belice tras la invasión del pez león. Recibió respuestas de un buceador aficionado y de un estudiante de oceanografía, entre otros.

Los autores reconocen que divulgar investigaciones antes de su publicación oficial puede hacer que otros científicos copien las ideas o se las apropien, pero subrayan que Twitter deja por escrito las fechas de publicación de los tweets, y por tanto es un registro fehaciente de dónde ha podido surgir el conocimiento.

Otra ventaja es la popularidad que se puede obtener en los medios generalistas o de divulgación sin necesidad de pasar por la publicación en una revista científica.

Las desventajas que pueden tener las redes sociales, añaden los investigadores al final del estudio, son principalmente la dificultad para expresar ideas complejas en textos muy cortos, y la posibilidad de que se malinterpreten las conclusiones científicas al ser analizadas por gente no especializada.

Referencia bibliográfica:

Emily Darling, David Shiffman, Isabelle Cȏté, Joshua Drew. The role of Twitter in the life cycle of a scientific publication. Ideas in Ecology and Evolution (2013).

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21