Tendencias21
Evidencias de actividad física antes del Big Bang

Evidencias de actividad física antes del Big Bang

Roger Penrose ha planteado un nuevo paradigma cosmológico que posterga el origen del universo más allá del Big Bang. Su modelo CCC abre nuevos horizontes a nuestra percepción del cosmos. Junto a Gurzadyan, Penrose ha encontrado indicios de colosales encuentros gravitatorios entre agujeros negros previos al Big Bang. Los anillos de Penrose en la radiación de fondo de microondas pueden ser la señal originada en un pasado eterno. Por Manuel Béjar.

Evidencias de actividad física antes del Big Bang

El cosmos está inundado de una radiación de fondo de microondas (RFM) procedente de las etapas primigenias del universo. Diferentes equipos científicos han rastreado esta señal cósmica en los últimos años. Los resultados experimentales de la misión COBE y, con mayor precisión, los recogidos por la sonda WMAP permiten tener una imagen global de la temperatura de nuestro universo a gran escala.

El último descubrimiento acerca de la RFM es la presencia de una familia de anillos concéntricos donde las variaciones de temperatura son en promedio anormalmente bajas. Es decir, manifiestan una mayor homogeneidad al compararse con otras regiones.

El análisis de los datos de la WMAP revela esta geometría, los anillos de Penrose, que puede deberse a las consecuencias físicas de violentos encuentros gravitatorios entre agujeros negros en un eon previo a nuestro big bang.

El modelo CCC de Penrose.

De acuerdo con el modelo cosmológico cíclico conforme nuestro universo, que se supone comenzó en el Big Bang y finalizará en una tras una etapa de expansión acelerada tipo de Sitter, no es sino un eon más de una probablemente ilimitada sucesión de eones con sus respectivos big bang.

Al final de su último libro, Cycles of time, Penrose argumenta una posible comprobación experimental de su modelo CCC basada en el análisis de la RFM. En una nueva publicación, Concentric circles in WMAP data, Penrose nos muestra la dirección para mirar por la ventana del tiempo hacia estadios previos al Big Bang.

Se trata de observar en la RFM las huellas de interacciones gravitatorias entre agujeros negros supermasivos de los centros galácticos, que tuvieron lugar antes del Big Bang en un eon anterior. Como consecuencia de estos violentos bailes cósmicos debió liberarse enormes cantidades de energía en forma de ondas gravitatorias.

Desde nuestro lado del Big Bang, esta descomunal energía no se presenta en forma de ondas gravitatorias, sino como intensas explosiones de energía que impregnó sus huellas en la materia oscura inicial del universo en todas direcciones.

Variaciones de temperatura en la Radiación de Fondo.

Haciendo uso de la geometría conforme, Penrose llega a la conclusión de que los grados de libertad gravitatorios en la última etapa del anterior eon no se traducen de igual manera al pasar la frontera a nuestro universo. La información en los grados de libertad gravitatorios se transfiere con un nuevo campo escalar que representa la configuración inicial de la materia oscura en nuestro universo.

El efecto de semejante explosión energética serviría para agitar con fuerza la materia inicial del Big Bang. El impulso externo procedente del eon previo queda registrado en la RFM de manera casi uniforme, aunque compatible con las pequeñas desviaciones observadas. Son las huellas del eon pasado en la materia de nuestro universo. Algo parecido a modelar una nebulosa cósmica con la energía de una supernova.

Del análisis de las medidas de la RFM proporcionados por WMAP se deduce que los anillos de Penrose son las marcas dejadas sobre la RFM por esta explosión energética. Debido a la intensidad de la explosión los anillos presentan una uniformidad inusual, que difícilmente puede deberse a fluctuaciones térmicas.

Un replanteamiento de la cosmología moderna.

El modelo CCC de Penrose nos obliga a replantear la orientación de las modernas investigaciones cosmológicas, muy centradas en la denominada teoría inflacionaria. Los anillos de Penrose no pueden ser explicados en el marco de un modelo inflacionario.

Desde una perspectiva metafísica, el modelo de Penrose y su ilimitada serie de universos nos sitúan ante una necesaria reflexión acerca de la eternidad del ser y el origen de su evolución temporal. De confirmarse las consecuencias del análisis de los datos de la RFM, habríamos encontrado una huella de eternidad en nuestro mundo físico temporal. Semejante revolución cosmológica nos obligaría a retomar una abandona metafísica y alentar un enriquecedor debate científico-filosófico desde la mismísima frontera del conocimiento.

Manuel Béjar es licenciado en Ciencia Físicas por la UAM, Doctor en Filosofía por la Universidad Comillas y miembro de la Cátedra CTR.

Bibliografía

GURZADYAN, V.G. & PENROSE, R. (2010) «Concentric circles in WMAP data may provide evidence of violent pre-Big-Bang activity» arXiv:1011.3706v1 [astro-ph.CO].

PENROSE, R. (2010) «Cycles of Time. An extraordinary new view of the universe» (Bodley Head, London).

PENROSE, R. (2008), “Causality, quantum theory and cosmology”, Space and Time ed. Shahn Majid (Cambridge University Press), 2008, 141-195.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Histórico impulso a la computación cuántica 26 junio, 2022
    Por primera vez en el mundo, una computadora cuántica ha sido capaz de imitar la naturaleza a nivel atómico utilizando un chip que integra todos los componentes que se encuentran en un chip informático clásico, pero a escala atómica.
    Redacción T21
  • El celibato muestra sorprendentes ventajas evolutivas 25 junio, 2022
    Una investigación de la Universidad de California ha descubierto que, en términos evolutivos, el celibato puede representar una ventaja natural: favorece a las familias de las que proceden los monjes, a las que hacen más ricas y fértiles.
    Redacción T21
  • Revelan el funcionamiento interno del genoma humano 24 junio, 2022
    Un grupo de investigadores ha desarrollado un nuevo método para evaluar a gran escala la estructura tridimensional del genoma humano: la nueva técnica permitirá comprender mejor cómo funciona el genoma y, en particular, cómo codifica diferentes identidades celulares. 
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una enorme mancha solar 3 veces más grande que la Tierra 24 junio, 2022
    Una mancha solar, denominada AR3038, duplicó su magnitud en solo un día y ahora triplica el tamaño de la Tierra. Ubicada frente a nosotros, los astrónomos buscan determinar qué tipo de llamarada solar terminará emitiendo: el fenómeno se ha desviado de las predicciones y aún no ha logrado explicarse.
    Pablo Javier Piacente
  • Las personas se mueven en la ciudad como partículas de un circuito eléctrico 24 junio, 2022
    Las personas se mueven en la ciudad como partículas con carga positiva de un circuito eléctrico. Sus desplazamientos pueden describirse mediante las mismas leyes que rigen la corriente eléctrica en redes distribuidas.
    N+1/T21
  • Pájaros electrocutados potencian los incendios forestales 24 junio, 2022
    Los cables eléctricos provocan que las aves muchas aves se electrocuten, caigan al suelo y desencadenen un incendio. Ocurre particularmente en Estados Unidos, pero también en España, donde el 2,4 por ciento de los incendios forestales comienzan con la muerte de un pájaro.
    N+1/T21
  • Descubren en Inglaterra herramientas usadas por humanos hace 620.000 años 23 junio, 2022
    El Homo heidelbergensis, un antepasado de los neandertales, ocupó el sur de Gran Bretaña hace entre 560.000 y 620.000 años, cuando aún estaba unido a Europa. Fabricó las primeras hachas de mano, primera evidencia de instrumentos para raspar y perforar a esta edad tan temprana.
    Pablo Javier Piacente
  • Una forma exótica de hielo puede estar alimentando la vida en mundos alienígenas 23 junio, 2022
    Una forma de hielo que no existe en la Tierra y que solo se produce en otros planetas puede estar nutriendo a una posible vida extraterrestre, que habite en las aguas de vastos océanos ocultos en algunos exoplanetas e incluso en lunas de nuestro Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Hércules resurge del fondo del mar 23 junio, 2022
    El famoso naufragio de Anticitera, que ocurrió en el Siglo I a.C. y fue descubierto en 1900, sigue aportando sorpresas: no solo transportaba la primera computadora analógica, sino también una enorme estatua del mítico héroe griego Hércules, de la que ahora se ha encontrado su cabeza.
    Redacción T21
  • El cerebro tiene un modo de bajo consumo para momentos críticos 23 junio, 2022
    El cerebro, al igual que los ordenadores, dispone de un modo de bajo consumo de energía en el que reduce al mínimo su actividad hasta que pueda recargarse de nuevo y recuperar su funcionalidad cognitiva. Ese recurso informático nunca fue, propiamente hablando, un invento humano.
    Eduardo Martínez de la Fe