Tendencias21

Explorando el pasado con herramientas del siglo XXI

Investigadores de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, en Estados Unidos, están explorando nuevas formas de documentar y compartir hallazgos en excavaciones arqueológicas. Aprovechando las ventajas de herramientas como el escáner 3D de luz estructurada, que permite captar tanto la superficie como la geometría de los artefactos, se pueden facilitar posibles trabajos de reconstrucción. Además se pueden crear modelos 3D de esos objetos, poniéndolos así al alcance de investigadores de todo el mundo. Por Patricia Pérez

Explorando el pasado con herramientas del siglo XXI

Estamos en una nueva era en la que dispositivos móviles como smartphones y tabletas se han convertido en imprescindibles tanto para actividades propias del día a día como para los negocios, desbancando en muchos casos a ordenadores de sobremesa y portátiles. Esos nuevos usos se pueden extrapolar a cualquier ámbito, y el de la arqueología no iba a quedarse atrás.

Así, no es de extrañar que los arqueólogos actuales recurran a herramientas propias del siglo XXI para explorar el pasado. Eso es precisamente lo que está poniendo en práctica un equipo de investigadores de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee (UWM), en Estados Unidos, dirigidos por el profesor y catedrático de Historia del Arte Derek Counts.

Según explica la universidad en un comunicado, el grupo de investigación ha recibido importantes subvenciones para comprobar cómo nuevas tecnologías como tabletas y escáneres 3D pueden reemplazar a cuadernos y blocs de dibujo polvorientos, lápices y cámaras tanto a pie de campo como en los museos.

Aplicando la nueva tecnología digital al estudio de una estatuilla de terracota de Chipre, los investigadores han sido capaces de detectar la huella de 2.500 años del escultor. Posibles coincidencias entre la huella de ese artista anónimo con las encontradas en otras piezas les ayudará a enmarcar el hallazgo en un lugar y tiempo.

Arqueología sin papeles

Counts es además director asociado del Proyecto Arqueológico en Athienou (AAP), responsable de los trabajos que se están llevando a cabo en las ruinas de Athienou-Malloura, en la isla de Chipre. En el mismo están implicados tanto licenciados y estudiantes de la UWM, como especialistas y otros estudiantes a nivel internacional, que investigan el sitio desde 1990 bajo la dirección del profesor Michael K. Toumazou, del Davidson College en Carolina del Norte.

Durante los últimos veranos, Counts ha puesto en marcha protocolos para fomentar el uso de iPads en el trabajo de campo, convirtiéndose así poco a poco en la forma habitual de recopilar, cartografiar y archivar información. Estas herramientas les permiten tomar notas directamente a medida que excavan, buscar información en bases de datos relacionadas, crear hojas de cálculo, dibujos, tomar fotos e incluso grabaciones de audio o vídeo para insertar en sus notas a medida que trabajan.

Aplicaciones propias de Apple como Pages, Numbers y iDraw facilitan el procesamiento de información y la creación de datos "de origen digital", como denomina el profesor a la información registrada que comienza su vida en formato digital. Mientras más herramientas más facilidades, como la incorporación de un lápiz óptico para perfeccionar los dibujos.

Instrumentos todos ellos que vienen a sustituir a los portátiles, que han sido durante mucho tiempo una buena opción para los arqueólogos de campo. Sin embargo, eran más propensos a los daños causados por el polvo y la suciedad, además de más voluminosos, menos manejables, con menor autonomía y potencia limitada en comparación con las tabletas.

“Las tabletas tienen baterías de larga duración, son muy portables, incluyen cámaras de alta resolución y realmente han convertido la informática móvil en una realidad en el campo”, destaca Counts. Un investigador puede incluso estar dentro de una zanja y tener en su bolsillo la herramienta que necesita. “Es mucho más eficiente”, añade.

Modelado en 3D

Paralelamente, el equipo de Counts en Chipre estudia también cómo los avances en modelado e impresión en 3D pueden ayudar a unir de nuevo piezas del pasado que se encuentran dispersas. Con ayuda del Centro de Visualización y Entornos Virtuales de la Universidad de Kentucky, están analizando cómo el escáner 3D de luz estructurada puede captar tanto la superficie como la geometría de los artefactos.

De esa forma no sólo se podrían reconstruir piezas de gran valor, cuyos fragmentos se encuentran rotos o esparcidos por una zona amplia, sino crear réplicas tridimensionales que permitieran su estudio a arqueólogos e historiadores del arte de todo el mundo.

En su trabajo, por ejemplo, Counts y su equipo han hallado más de 4.000 fragmentos de esculturas de piedra caliza y terracota rotas. Con el uso de imágenes en 3D, bases de datos de información y algoritmos computacionales, los investigadores podrían buscar entre miles de fragmentos hasta encontrar los adecuados para completar su rompecabezas.

Los escaneos digitales también permiten a investigadores y amantes del arte el estudio de detalles de color, textura y tamaño, facilitando la datación e interpretación de los objetos dentro de su contexto cultural e histórico. Estas imágenes de alta resolución pueden sacar a la luz detalles imperceptibles a simple vista, como la huella de 2.500 años de antigüedad, aportando aún más información.

Las ventajas son incalculables. Otra buena muestra son las posibilidades que brinda la impresión en 3D, permitiendo a los investigadores estudiar las obras de arte a distancia mientras los originales se conservan en los museos de sus países de origen. O por qué no, incluso tener réplicas de esos objetos en sus propias manos. Sin siquiera viajar, "la gente puede conocer el arte de Chipre de una forma totalmente dinámica y realista", destaca Counts.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente