Tendencias21
La IA prolongará la vida humana en formato digital

La IA prolongará la vida humana en formato digital

La Inteligencia Artificial creará réplicas digitales de personas a partir de las huellas que vamos dejando en Internet. No serán nuestros dobles, pero podrán proporcionar consuelo a nuestros familiares cuando hayamos muerto y serán asesores de una sabiduría excepcional.

La IA prolongará la vida humana en formato digital

Una nueva tecnología, todavía en una etapa embrionaria, se propone un objetivo disruptivo: prolongar la vida humana en el mundo digital, de tal forma que nuestros familiares puedan hablar con nosotros incluso después de habernos muerto, entre otras posibles aplicaciones.

Esa vida humana digital se fabricaría casi de forma automática reuniendo todos los datos e historias personales que vamos dejando en Internet a través, sobre todo, de las redes sociales. Potentes herramientas basadas en Inteligencia Artificial (IA) serían supuestamente capaces de armar una personalidad coherente de nosotros mismos que sería fiel a nuestro discurso, actitudes y manera de pensar.

Esa personalidad nuestra, que no tiene límite de tiempo de duración, podría interactuar con nosotros o con cualquiera, ya en forma de chatbot (programa informático con el que es posible mantener una conversación), de holograma o de robot humanoide.

La tecnología, que se llama Eternidad Aumentada y ha sido concebida por Hossein Rahnama, un empresario e investigador de la Universidad Ryerson en Toronto, replica un episodio de la serie de televisión Black Mirror, llamado Be Right Back, en el que una mujer paga a una empresa para crear primero una copia digital de su marido fallecido y, luego, su réplica en forma de robot.

Tarea compleja

Conseguir este resultado en el mundo real no es nada sencillo, pero parte de la base de que cuantos más datos dejemos en Internet, más fácil será replicar una copia digital de nosotros mismos. Por eso, esta tecnología está centrada en los 3.200 millones de personas (el 42% de la población mundial) que participan en redes sociales, del total de 4.000 millones de usuarios de Internet, según datos de Digital in 2018.

Se basa en el hecho de que cada día esa parte de la población humana crea gigabytes de información, y en que el poder de computación y de almacenamiento está aumentando exponencialmente. Por este motivo, es plausible que un algoritmo de aprendizaje automático pueda recrear, a partir de la combinación y análisis de todos esos datos, una personalidad única que sea reflejo de nuestra manera de ser y de pensar.

Cuestión de contexto

La principal dificultad tecnológica para conseguir este resultado reside en el contexto, ya que no se trata de fabricar una personalidad digital que responde siempre lo mismo ante la misma pregunta o en función del contenido (respuestas prefabricadas), sino de reflejar la complejidad de un ser humano, que tiene múltiples personalidades con reacciones diferentes según el contexto: nuestra réplica deberá responder tanto a un familiar como a un antiguo alumno.

Augmented Eternity tiene en cuenta esta complejidad y por ello toma datos de múltiples fuentes: Facebook, Twitter, aplicaciones de mensajería, blogs, y los analiza en su contexto, teniendo en cuenta el aspecto emocional y semántico del contenido.

Con todos estos elementos, la tecnología combina la computación sensible al contexto, la inteligencia artificial y una interfaz móvil hombre-máquina (IHM) para generar una imagen visible e inteligible para el ser humano, a partir de información digital, todo ello combinado con la generación de lenguaje natural y herramientas familiares como los chatbot.

El resultado pretendido con esta tecnología está muy lejos de conseguir una réplica digital equivalente a la de un ser humano, ni tampoco es lo que se propone. Nuestro avatar digital no podrá tomar decisiones como lo hacemos nosotros, pero tal vez sí pueda darnos algún consejo útil sobre una problemática, en base a experiencias anteriores.

Aplicaciones prácticas

Las aplicaciones de esta tecnología no se refieren por tanto únicamente al consuelo que podamos obtener por mantener la ilusión de que un ser querido ya fallecido pueda interactuar con nosotros, sino que tendrá aplicaciones prácticas, ya de asesoramiento, ya de consultas técnicas: nuestras réplicas digitales serán consejeros de una sabiduría excepcional.

Un ejemplo: dos técnicos que tengan sus respectivas réplicas digitales pueden conseguir que ambas interactúen para potenciar sus capacidades y habilidades y puedan de esta forma ser más útiles a potenciales clientes.

Si finalmente esta tecnología consigue desarrollarse y ser efectiva, tendríamos a nuestro alcance una herramienta potencialmente capaz de aprovechar el talento que ya hemos desplegado en el pasado para reorientarlo al presente de una forma todavía inexplorada: a partir de las huellas que hemos dejado en Internet, teniendo en cuenta aspectos que seguramente habremos olvidado con el paso del tiempo, e incluso comportamientos o actitudes que el subconsciente nos ha ocultado.

Según la revista del MIT Technology Review, Rahnama ya está creando un avatar digital de un dirigente empresarial que pretende seguir viviendo después de su muerte. Ambos esperan que sirva como un «consultor» virtual cuando el empresario ya no esté. En vez de mostrar  una colección de documentos, o de libros que este empresario pueda haber escrito, su representación digital será interactiva y parecerá muy viva.

La idea es convertir a los agentes de software (programa informático que actúa para un usuario u otro programa) en herederos digitales de las personas, de tal forma que cualquiera pueda planificar mejor su futuro en base experiencias pasadas, propias o ajenas, optimizadas por la IA.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente