Tendencias21

La Inteligencia Artificial resucita a Einstein

La primera versión digital de Einstein encarna su personalidad y conocimiento, habla inglés con acento alemán y mantiene una conversación sobre temas científicos, aparentando incluso reflexionar sobre las respuestas.

La productora de contenido de audio Aflorithmic y los creadores de humanos digitales UneeQ, han colaborado para crear la primera versión digital de Albert Einstein.

Digital Einstein es una recreación realista del afamado científico, que encarna su personalidad y conocimiento multiplicados por el poder de la IA conversacional, destacan sus creadores.

Fallecido en 1955, Albert Einstein es el científico más importante, conocido y popular del siglo XX. Ahora es posible oírlo hablar como lo hacía en vida e incluso, en el futuro, hacerle preguntas que nos ayudarán a entender mejor la Física de su tiempo.

La voz es toda una proeza: ha sido recreada utilizando una tecnología de clonación basada en Inteligencia Artificial. Ha utilizado audios históricos del genio alemán para conseguir una imitación de lo que fue su voz.

Los protagonistas de este desarrollo aseguran que es la máxima expresión de la Inteligencia Artificial: ha utilizado un motor de conocimiento computacional avanzado, capaz de interactuar con personas reales, para devolverle la vida a Einstein.

Imagen realista

A esta capacidad cognitiva, los creadores han añadido una representación humana de primera categoría: otorga al personaje un aspecto realista que facilita la comunicación con esta versión digital de Einstein.

Todo está pensado para conseguir una experiencia de comunicación plenamente satisfactoria para los usuarios de esta tecnología.

En primer lugar, se trata de un personaje basado en los rasgos de carácter que atribuimos a Einstein: habla en inglés con acento alemán y se expresa de manera afable. Su forma de hablar aparenta un sentido del humor seco.

La IA aplicada a la capacidad de hablar permite al personaje expresarse como si reflexionara sobre su propio conocimiento al interactuar con los usuarios.

En segundo lugar, responde en poco tiempo a las cuestiones que se le plantean, lo que da la impresión al usuario de que realmente se está conversando con el afamado científico.

Tema relacionado: La realidad virtual resucita seres queridos

Rápida respuesta

Este efecto se ha conseguido sincronizando las expresiones de la versión digital con la voz del personaje casi en tiempo real: responde en menos de 3 segundos a las cuestiones que se le plantean.

Los desarrolladores explican que, en realidad, no han clonado la voz de Einstein como tal, sino que se han inspirado en grabaciones originales y películas para conseguir una imitación convincente.

La voz, reconocen sus creadores, fue modulada con la ayuda de un actor, lo que significa que, además de un dispositivo de IA, esta invención tiene una contribución humana.

También que la recreación de la voz no es perfecta, debido particularmente a la mala calidad de las grabaciones de audio antiguas.

Por este motivo, se proponen crear una nueva voz para Einstein que, aunque nunca podrá ser la original, terminará siendo la que todos los usuarios reconozcan como la del genio alemán.

Un modelo de futuro

Los desarrolladores destacan que esta experiencia muestra el camino hacia lo que puede ser la IA conversacional y va mucho más allá de los chatbots, las aplicaciones software que simulan mantener una conversación mediante respuestas automáticas.

Replicando versiones digitales de personajes históricos, piensan que es posible obtener potentes beneficios educativos, ya que esta experiencia consigue un aprendizaje más atractivo y completo.

También piensan que a través de esta tecnología se mejorarán las relaciones comerciales y sociales, así como podrá combatirse la soledad gracias a la IA conversacional.

Hay otro aspecto importante a tener en cuenta para el desarrollo de esta IA aplicada a la replicación de personajes históricos: las licencias de uso.

En el caso de Einstein, los derechos están representados por la Universidad Hebrea de Jerusalén, que forma parte del consorcio tecnológico creador de la versión digital del genio alemán.

Foto superior: Interpretación de Albert Einstein. Crédito: Humanos digitales UneeQ

RedacciónT21

RedacciónT21

3 comentarios