Tendencias21
La Inteligencia Artificial rompe la física cuántica

La Inteligencia Artificial rompe la física cuántica

La Inteligencia Artificial está rompiendo los moldes de la experimentación cuántica, escalando el entrelazamiento y la superposición de estados hasta niveles inimaginables, sin el concurso directo de los científicos.

La Inteligencia Artificial (IA) está desarrollando experimentos que trascienden cualquier idea humana y consiguiendo un progreso sorprendente en las fronteras de la física cuántica experimental, informa Scientific American.

Detrás de esta proeza está el físico cuántico Mario Krenn, que este mes ha iniciado un nuevo grupo de investigación en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Luz, en Alemania, con la finalidad de utilizar algoritmos de IA como fuente de inspiración en la física cuántica.

Esos algoritmos están orientados al desarrollo de nuevas tecnologías, incluidos telescopios o microscopios cuánticos mejorados, así como nuevas fuentes para ordenadores cuánticos.

Nuevas ideas

La orientación principal de este equipo es comprender nuevas ideas y conceptos de los sistemas de inteligencia artificial, desarrollar nuevas tecnologías cuánticas y obtener nuevos conocimientos sobre la física cuántica en sí.

El grupo aplicará dos tecnologías diferentes para el diseño de nuevos experimentos cuánticos y hardware cuántico: en primer lugar, un nuevo y potente algoritmo de inteligencia artificial teórico-gráfico, que permitirá extraer los núcleos conceptuales de las soluciones a arduos problemas científicos, informa el citado Instituto.

En segundo lugar, el equipo utilizará tecnologías de Aprendizaje Profundo, que se han aplicado con éxito en otros campos, como el diseño de materiales, para descubrir cómo «piensan» los modelos de aprendizaje automático sobre los problemas científicos más complejos.

Estados entrelazados complejos

El reto es considerable y su trabajo promete interesantes resultados. En 2016, mucho antes de aterrizar en el instituto alemán, Krenn había resuelto el problema de crear estados entrelazados altamente complejos que involucraban a múltiples fotones.

Un algoritmo de aprendizaje automático desarrollado por Krenn, y llamado Melvin, había conseguido la proeza por sí mismo, sin que nadie le hubiera proporcionado las instrucciones necesarias para generar estados tan complejos.

Lo que más llamó la atención es que el algoritmo había encontrado la manera de crear estados entrelazados complejos sin conocimientos previos: incluso había mejorado una solución experimental (humana) propuesta en los años 90 del siglo pasado.

Esta revelación ha desencadenado una escalada de experimentos de otros equipos destinados a probar los fundamentos conceptuales de la mecánica cuántica con formas diferentes, aprovechando la potencia de la Inteligencia Artificial.

Tema relacionado: Crean la primera solución de Inteligencia Artificial a escala cerebral humana

Mario Krenn. Crédito: Max Planck Institute for the Science of Light.

Potente algoritmo

Krenn tampoco se ha detenido y ha mejorado Melvin con un nuevo algoritmo de aprendizaje automático llamado Theseus, que es mucho más potente que su predecesor: será la estrella en los desarrollos del nuevo equipo investigador del instituto alemán.

Todo este avance tecnológico gira en torno al entrelazamiento cuántico, uno de los fenómenos más desconcertantes de la mecánica cuántica: implica a dos partículas, cada una ocupando varios estados al mismo tiempo, una experiencia conocida como superposición.

Cuando dos partículas, como los átomos, los fotones o los electrones, se entrelazan, experimentan además un vínculo inexplicable que se mantiene incluso si las partículas están en lados opuestos del universo. Mientras están entrelazadas, el comportamiento de las partículas está ligado entre sí.

El entrelazamiento cuántico y la superposición de estados se han ido complejizando con diversos intentos de explorarlos no con dos, sino con más partículas, especialmente con fotones o partículas de luz.

Escalada cuántica

Krenn es uno de los que ha escalado los efectos del entrelazamiento cuántico implicando no solo a más fotones, sino también aumentando el número de superposiciones de estados cuánticos gracias a la IA.

La superposición cuántica ocurre cuando una partícula elemental posee simultáneamente dos o más estados, como pasa por ejemplo con los fotones: pueden permanecer en dos lugares diferentes al mismo tiempo, algo inimaginable en el mundo físico ordinario.

Estos estados superpuestos pueden escalarse con más fotones y prometen comunicaciones cuánticas más seguras y rápidas: tres fotones podrían estar en una superposición de tres estados y conseguir cúbits en un estado cuántico tridimensional.

Si un bit es la unidad básica de información en la computación clásica binaria (basada en 1 y 0), y un cúbit es su equivalente cuántico (utiliza la superposición para gestionar estados simultáneos de 1 y 0), en los nuevos estados superpuestos complejos se habla de sistemas ternarios (trits) cuánticos llamados cútrits, que conllevan una superposición de al menos tres estados básicos. La escalada cuántica no tiene límites teóricos.

Entrelazamiento de alta dimensión

El algoritmo Melvin consiguió esa complejidad ternaria de estados y puso de manifiesto que su configuración podría usarse para generar estados entrelazados de alta dimensión.

Theseus le supera en capacidad y promete alcanzar niveles más complejos de entrelazamiento cuántico, con fotones, cúbits y cútrits de IA pensando por su cuenta.

Estos sofisticados algoritmos no esperan instrucciones humanas para romper los moldes actuales de la investigación cuántica, sobrepasando incluso la capacidad humana de idear nuevos experimentos, tal como ya ha pasado.

Nueva fase tecnológica

El diseño de nuevos dispositivos y experimentos se ha basado históricamente en la intuición de expertos humanos, explican al respecto Krenn y otros autores en Nature Reviews Physics

La nueva etapa se inspira, sin embargo, en el diseño de ordenadores que aumentan cada vez más la capacidad de los científicos, particularmente en el ámbito cuántico, añaden.

Este campo es singularmente importante porque la computación compleja puede resolver dos desafíos importantes de los experimentos cuánticos: que los fenómenos cuánticos no son intuitivos, y que el número de posibles configuraciones de experimentos cuánticos se dispara exponencialmente con la IA, concluyen los autores de este artículo.

Referencia

Learning Interpretable Representations of Entanglement in Quantum Optics Experiments using Deep Generative Models. Mario Krenn et al.  arXiv:2109.02490v1 

Foto superior: Gerd Altmann en Pixabay.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

7 comentarios

  • Excelente informe sobre los avances en materia cuantica. Llama la atencion que , como Carl Sagan, utiliza argumentos y vocabulario de facil comprension para todos. Felicitaciones. Mi mundo actual es mas comprensible leyendo sobre estos fascinantes temas. ¡ Que mentes tan brillantes!

  • Cómo hará el humano para controlar I.A. si las proyecciones son muy superiores a la inteligencia biológica? Ni siquiera mejorando nos como ciborg podríamos alcanzarla. Será el gran desafío del hombre dar ese salto cuántico y que controle la materia para estar más allá de la misma o lo que es lo mismo decir más allá de la esclavitud de las máquinas?. Quizás solo se trate este pensamiento de una realidad paralela del mundo cuántico.

  • La IA nos mostrará otro mundo, los que se malacostumbraron al actual entendimiento de la realidad quedarán obsoletos mentalmente.
    Antes estábamos limitados por capacidad humana científica (si René Descartes hubiese logrado la idea de límite ahora estaríamos viajando por la galaxia), pues con la Inteligencia artificial (potenciada por la computación cuántica) no tendremos ese límite humano en el descubrimiento científico tecnológico.

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21